Archivos del blog

El pecado es combatir el pecado. Puede que te esté llevando a un terreno de singularidades, pero algún día te darás cuenta que el cabrón del demonio es un ángel de buhardilla, y sucumbir al mal es más placentero y alentador que sobrevivir al bien.

34 comentarios:

  1. Hacia tiempo que no leía en tan pocas palabras algo tan real y verdadero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que enfatizar lo de "pocas palabras" y reclamar lo perverso...

      Eliminar
    2. No soy mujer de pedir, porque si tengo que "pedir" ya no me gusta ni lo quiero, imagínate reclamar... mucho menos...

      Eliminar
    3. ¿Pero la insinuación no es una forma de reclamo?

      Eliminar
    4. Te he leído pero no he podido responder hasta ahora... disculpa.

      Y no, la insinuación nada tiene que ver con un reclamo... la insinuación "llama" a un deseo, pone de manifiesto una intención tal vez... un reclamo es una exigencia, hasta un reproche si se quiere. Al menos así es mi subjetiva opinión.

      Eliminar
    5. Son válidos los dos significados... A veces tenemos que rebajarnos a pedir y a esperar que nos den lo deseado.

      Eliminar
    6. Pese que con lo aprendido, con los años, elijo no "pedir", no creo que hacerlo sea "rebajarse"... y el esperar a que se nos de lo deseado, mucho menos... eso, lo hacemos todos, en menor o mayor grado; es -muy- hipócrita decir el contrario.

      Eliminar
    7. Si es el deleite la correspondencia, no hay ninguna bajeza!!! La "súplica" y la "humillación" es una forma de entrar en el corazón.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Lo malo del cielo es terminar espatarad@ al caer de nuevo (...malo...según se mire) jejj.

      Eliminar
    2. No creo que sea lo malo... El cielo existe para la penetración, para poder caer de bruces en un infierno femenino, despatarrado y sin bragas, con la postura del misionero.

      Eliminar
    3. ¿Antes o después del café? :)

      Eliminar
    4. Preferiblemente antes de pagar y que el camarero nos increpe con cara de propina...

      Eliminar
    5. Serás cabrón, jajj... Me gustas.
      Conversar contigo frente a ese café ha de ser mejor o similar a una buena sección de sexo espatarrada.

      Eliminar
    6. No ves, esa es la equivocación. Yo no sé llevar una conversación aunque a veces parezca que sé escribir. Nunca cambiaría una palabra por un par de piernas alevosas que se encaraman al trapecio de las nubes para perder los tacones (hay un rincón en mi anatomía que si sirve de paragüero también sirve de zapatero..., o florero).

      Eliminar
    7. ¿En ser un armario multiusos? Bueno, Megan, ahora habrá que descubrir tus "radicales encantos".

      Eliminar
  3. Justo estaba buscando un buen taquicador que me plantee un armario empotrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Con cama plegable, aseo y cocina para noches sin escapatoria?

      Eliminar
    2. En principio tenia en mente un discreto habitáculo para mis cueros,mis látigos y el uniforme de promiscuidad, por eso de mantenerlo ocultobabla curiosidad den la prole... Pero, tal como lo planteas igual resulta que necesito un proyecto más ambicioso.
      Igual me dejo asesorar por el especialista del palaustre.

      Eliminar
    3. Cuando una mujer piensa en obras siempre deja al poeta en cueros y abandonado a los látigos. ¿Por qué no una promiscuidad sin uniformes? A mi me sobra todo cuando quiero darlo todo...

      Eliminar
    4. Pero te puedes poner el uniforme si quieres acrecentar mis ganas de milicia!!!

      Eliminar
    5. Una pregunta. ¿Eres Ícaro en tu imagen de blogger?
      Igual es el momento de sentarme a planificar la estrategia de combate.

      Eliminar
    6. ¡Unas alas nuevas para sucumbir a una nueva voluntad!

      Eliminar
    7. Bajo el sol, todas las voluntades sucumben a la misma ley...
      Yo, no puedo volar soy de mar.

      Eliminar
    8. ¡Parece que todas las mujeres huyen al mar cuando observan las alas de Ícaro!

      Eliminar
    9. Esta frase tendrás que explicármela, porque no consigo imaginar que le pasa a las otras mujeres que no soy yo.
      Yo soy Ícaro con las alas derretidas por mi propia arrogancia de querer volar más alto y aprendiendo a respirar bajo el mar... No huyo al mar, estoy bajo el mar... Sobrevivo allí.

      Eliminar
    10. Sí, es cierto, tiene sus razones en otras circunstancias y en otro mar de fondo... ¡La verdad es que Ícaro no sobrevive si no vuela!

      Eliminar
    11. No es nada extraordinario mi habilidad de adaptarme al medio y cambiar alas por agallas, bajo el mar no hay otro medio de sobrevivir al bien que respirando aunque sea a medio pulmón.
      Volvemos al principio, al final el más listo como siempre es el más Viejo. ;)

      Eliminar
  4. Posiblemente tengas razón.
    Pero tampoco se si es tan fácil sobrevivir al mal.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si tengo razón, tal vez razones para la equivocación. Puede que la única forma de sobrevivir al mal sea acostarse con él y repudiarlo cuando parezca amarnos.

      Eliminar
  5. Los extremos no me van, una mezcla de ángel y demonio me parece mucho más seductor. Un no saber por dnde va a salir el sol hoy. Al final el sucumbir al eterno pecado puede ser tan aburrido como eternamente intentar combatirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo se sucumbe una vez al pecado, el resto del tiempo es concubinato, pleitesía, aristocracia (una costumbre de hombres cívicos y decentes). Coincido contigo... La esencia quizás sea abrazar el aburrimiento y confraternizar en el hastió con un toque de causticidad, confraternidad y desafección... Ni ángeles ni demonios, únicamente animales con alma.

      Eliminar