Archivos del blog

Creo que con tanta colonia empiezo a pensar como un gabacho, ¿si echo manteca de cacahuete en la entrepierna me convertiré en Donald Trump?

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Tú sí que sabes..., pero el orujo se encuentra entre los muslos de una mujer y los besos de la lechuza.

      Eliminar
  2. Mezclar la política con la poesía no es de buen gusto. Imagínate abrir una sopera y encontrarte a un revolucionario. Me imagino sus pies mantecosos dejando el suelo hecho un asquito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso tienes razón, hay revolucionarios que son sopa de estrellas o puchero estrellado. ¡No apelemos al buen gusto en la política ni en la poesía!

      Eliminar
  3. hoy hace meejor política el vagabundo de la calle que el chascarrillo encorsetado del parlamento, la poesía son las excusas que nos dan para apelar al poder. ¿Y al orden quién apela? Me parece que nos estamos quedando solos, ¡a ní los que aún creen en la libertad de las masas!

    ResponderEliminar
  4. La mejor política es no querer saber nada de la política...

    ResponderEliminar