Archivos del blog

Confía en el corazón de los anélidos... Lo cierto es que ambos amamos la ensalada, los matices están en el aliño: sal, vinagre y aceite para el corazón de las huestes.
Mejor que un amor pasional, un amor animal, mineral y vegetal; jugarnos a piedra, papel, tijera, el incendio de las noches y el alma de las musas.
Ginebra, déjame cabalgarte como Arturo, le cederé a Lancelot un lugar secreto en la anatomía de tu cuerpo, así no me reprocharás no ser un caballero y nunca te negarás a una cama redonda.

16 comentarios:

  1. Demasiados caballeros para una sola dama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchos son la satisfacción de una mujer!

      Eliminar
    2. ¿Por qué encerrar a Ginebra en un convento?

      Eliminar
    3. No de todas.

      ¿Por qué encerrarla en un gineceo?

      Eliminar
    4. Esa puerta aún no se ha abierto para ser juzgada, primero hay que probar para poder negar. ¿Por qué varios hombres no pueden ser el serrallo de una sultana?

      Eliminar
    5. Si eso a la sultana le satisface, genial.
      A algunas plebeyas con un solo pastor no es muy gratificante andar por el campo.
      Hay puertas que uno sabe no le interesan abrir, si se conoce medianamente.

      Eliminar
    6. Te entiendo, pero hay puertas que abrimos sin límites en la imaginación y nada es vulgar cuando hablamos de amar!!!

      Eliminar
    7. Claro que nada es vulgar cuando se habla de amar, pero hay que amar en libertad de elegir el destino y el destinatario, y ni es vulgar quien desee amar a diez o a cien, ni quien decide sólo a uno.

      Eliminar
    8. ¡Pero tiene más valor quien alimenta a cien almas con belleza que a una sola con prejuicio! No te negaré tu verdad, uno al día es suficiente: 365 amantes y un amor bisiesto!!!

      Eliminar
    9. Jajajajajajajaj.

      Hay quien prefiere cebar a un cerdo, que mal alimentar a 365. Me quedo con el amor bisiesto sin prejuicios,ni perjuicios.

      Eliminar
    10. Y ahora para fastidiarte un poco...

      Un beso :)))

      Eliminar
  2. Lástima que no te dejaron a ti ser el guionista de la película. Tu versión me gusta más que la que nos narran en la literatura europea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Todos son pocos en el corazón femenino, la mayor parte son niños jugando a ser hombres y hay muy pocos hombres que jueguen a la satisfacción!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. ¿No dar en el clavo y seguir perdiendo dedos?

      Eliminar