Ir al contenido principal
Estoy buscando una mujer, no un badulaque de la puta literatura. Recoge tus bártulos, tu ropa sucia, tu hedor a hembra... Necesito una mujer sin su palabrería y su jactancia.
Un dios osado no quiere un verso delicado, únicamente se conforma con la piel.
Díscolo capricho de  apariencia despeinada, tú no eres bella pero tampoco eres banal, te debes a una lealtad que desentierra caracolas. ¿Qué ruta marca tu manicomio? ¿Qué cartas marinas te harán naufragar? Naufragas ya, sin saberlo, en las misivas de tus desaparecidos.  Amas el poema y maldices su orfandad.

Comentarios

  1. "Estoy buscando una mujer, no un badulaque de la puta literatura" eso que escribes es machista y retrógrado... "oh busco una mujer" ¿acaso crees que el género es algo? hay millones de mujeres y de hombres en la tierra, decir, estoy buscando un hombre, no es muy diferente de decir estoy buscando un orangután... me parece que tu problema es precisamente ese... y acabas dando a entender que lo que buscas lo encontrarás sólo es un prostíbulo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sólo parte de un poema, en el próximo intentaré desmerecer absolutamente lo masculino, feminista y retrógrado hasta el asco de los huesos y la degeneración de las especies. Precisamente, una hembra de orangután que no escriba poesía, un animal al que le apetezca la compañía de otro animal sin que medie un alfabeto.

      Eliminar
  2. "Allí, el alma se anega sin oposición ni deseo." Uf...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De entre toda la cochambre de mis letras..., tú siempre te distingues, recogiendo en una bolsa de plástico, aquello que aún es loable salvar.

      Eliminar
  3. Busco una mujer que no escriba la puta poesía y voy a conquistarla con versos
    Creo que quien busca no encuentra
    y quien deja de buscar es encontrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La conquista de un verso no hace sangre, la sangre se demora, después, en las claudicaciones. Los versos solo son capaces de conquistar la usura de una apariencia. Al "poeta" hay que despojarlo de los versos, desabastecerlo de su retórica presunción para llegar a algo parecido a una felación sin ornamento. Sobre los encuentros..., mejor, tropezar con las manos en los bolsillos y caerse de morros en una relación inesperada.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POETÍLICOS

- ¿Cruces blancas en lo rosa? Si hay satisfacción, al desastre no le importa el sastre...
- Ya sabes, al final la muñeca diabólica siempre seguirá siendo muñeca... sastre y medidas férreas de lo que al "placer" se refiere.
- Prefiero la maldad de una mujer, incluso las bondades de una mujer con el mal... ¿De qué sirven los trajes cuando la piel es la medida?
-A veces vestiduras y pieles sufren de remiendos... hasta Satán sucumbe ante la costura de una mujer... de una muñeca también.
- ¡Satán jugando a las peponas! ¡Fascinante tentación!

Místicos deseos

Una melena prodigiosa que casi tapa el prodigio... Sobre el embiste, anteriormente citado, si no pone a prueba la consistencia del lecho me hace dudar de sus pretensiones. Si a una mujer se le da bien hacer habitaciones, el firme propósito de un hombre es deshacer su creación, deslegitimar su obra (no pensamos en follar sino en profanar colchones). Tengo la firme convicción de que cuando una mujer piensa deliberadamente en el amor es que la cama no está bien hecha, no le agrada totalmente, e intenta recomponer el dobladillo de las sábanas.
Ábrete como una flor al recuerdo, suicida con tus pasos las horas, porque nadie merece un tiempo de olvido... Vuela como una polilla hacia la eternidad de la luz, que no nos sirva la condescendencia de excusa ni la nocturnidad de abandono. El amor todavía es una quietud de sábanas limpias y un demonio que dormita desalojado de sus posesiones. Dios ha criogenizado tus lágrimas para resucitar la hermosura, y el alma despertará de su sueño para nidificar en lo alto.