Archivos del blog

Se abrazan en el sino, perpetran el sí y el no de la inocencia, se mienten el destino y se convencen de sus mutuas alas.
En la devastación del amor nadie quiere ser un héroe; creo que, bien entendido, el amor tampoco es fruto de cobardes que apelan a su propia vileza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario