Archivos del blog

Añoro la simiesca complacencia, reductos de paz sin mancillar. Lo más loable al interactuar con individuos de nuestra misma especie sería comernos las liendres, que es lo mismo que decir: amémonos hasta desparasitarnos el corazón.



Estraño a simiesca compracencia, redutos de paz sen lixar. O máis loable ao actuar con individuos de nosa mesma especie sería comer-nos as lendias, que é o mesmo que dicir: ámemo-nos até desparasitar-nos o corazón.



2 comentarios:

  1. Volver a la burbuja materna. Nadie lo recuerda pero todos quieren volver. ¿tal vez por la amortuguacion del ruido y la incapacidad de sentir mas que actos reflejos?
    Si nos desparasitamos el corazón (como me gusta esa imagen) tal vez crezca tanto que enmudece al otro corazón. Pero si ambos corazones se despiojan a la vez tendrán un final feliz y serán tan grandes que podrán guardarse en una cajita de humildades...
    Pero y si nos metemos en una burbuja y luego en otra y otra y otra ¿acabaremos por dejar de ser uno mismo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volver a la interioridad para dejar de ser nosotros mismos, diluidos en el nirvana de la aceptación. Todas las burbujas son superfluas si nos fijamos únicamente en el envoltorio.
      Ser acicalado por un amor recíproco y coleccionar las pulgas y la piojera como un tesoro...

      Eliminar