Archivos del blog

La felicidad es un globo de helio que una ráfaga de aire eleva a la estratosfera. Las miradas revientan al unísono de pura inocencia. Momentos de dulzura, momentos íntegros de especial armonía. Todos ellos perviven en nuestras almas como algo único que no se marchita contra voluntad, sueño que nos permite gozar de todo cuanto existe, tránsito hacia la mansedumbre y la postrema dulzura.

4 comentarios:

  1. Casi lírico, etéreo, delicado, casi, casi … no eres tú jaja o sí. Seguro que sí. Creo que te espanta tanto dejar salir estas preciosidades de ti que según asoman las agarras y sales corriendo a embadurnarlas de barro en el primer charco que pillas.. ;)
    Es tal cual lo cuentas, solo que tú lo has contado más bonito. A veces es incluso más, como si te explotaran fuegos artificiales dentro y se expandieran saliéndosete por los ojos y las orejas … a veces me da la sensación que podría besar a cualquiera por la calle .. y no creas que necesito que me ocurra nada especial.. me entra alegría repentina incontrolable.. de esa que te hace sonreír como a una boba y no sabes por qué :)

    Precioso, de verdad! me alegro infinito que seas así de feliz!... si no es así, no digas ni mu por favor! ;)

    ResponderEliminar
  2. No podemos vivir en el ensimismamiento durante mucho tiempo, casi líricos, etéreos y delicados, no se corresponde exactamente con lo que somos. Soy más proclive a las animalidades y al barro de los charcos cuando hablamos de afecto.
    Juegos de artificio en el corazón..., muchas veces la poesía sólo es una deslumbrante pirotecnia y lo más hermoso son los bobos que nos besan por las calles.

    ResponderEliminar
  3. De las mejores intenciones que te he leído ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dudo que se pueda leer una intención sin interpretarla, pues, cuando se lee, el poema esconde sus significados y revela una nueva existencia.

      Eliminar