Archivos del blog

Nunca he pretendido tu exclusividad, no había ninguna posesión en mi desempeño, ninguna mancha en la entrega, el alma se henchía, tonificada por la esencia, y el corazón restallaba en el cúmulo.



Nunca pretendín a túa exclusividade, non había ningunha posesión no meu desempeño, ningunha mancha na entrega, a alma enchía-se, tonificada pola esencia e o corazón estralaba no cúmulo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario