Archivos del blog

No sabemos si ha quedado polvo de estrella en el ajuar. La Diosa quiere pasear su belleza, ser piropeada por los necios y penetrada por los hijos del azar. Los dados se mueven hacia su fortuna. Dime, ¿qué ves en mi tirada? Dime, ¿qué ventura en mi mano? ¿Podrías comprobar lo que aguardaban los dedos de los dedos, antes que el destino retuviera el cielo en las apuestas?

Nada mensurable en un corazón femenino, nada tangible de mi geometría en su boca, nada amable de las migas de pan y el camino.

Si eres la despensa del mundo por qué sufrir hambre de ulceraciones; y, por ecuanimidad, ¿por qué guardar arcones y cucarachas al amparo de la rapiña si el latrocinio es la certeza de la llave?



Non sabemos se quedou po de estrela no enxoval. A Deusa quere pasear a súa fermosura, ser encomiada polos necios e penetrada polos fillos do azar. Os dados moven-se cara á súa fortuna. Dime, que ves na miña tirada? Dime, que ventura non regresa á súa man? Poderías comprobar o que agardaban os dedos dos dedos, antes que o destino retivese o ceo nas apostas?

Ningunha medida nun corazón feminino, nada tanxible da miña xeometría na súa boca, nada amable das faragullas de pan e o camiño.

Se es a despensa do mundo por que sufrir fame de ulceracións; e, por ecuanimidade, por que gardar arcas e cascudas ao amparo da rapina se o latrocinio é a certeza da chave?

No hay comentarios:

Publicar un comentario