Archivos del blog

He aquí que la broma nos desmaquilló los ojos. Una mujer que se retracta y reafirma sólo puede convencernos de sus peregrinas pasiones.

Viejo payaso grandilocuente, no te atrevas a llorar las cuitas sino a sonreír con un visaje enorme, pues cuando observes el rostro de tu amada no podrás dejar de mofarte.



Velaquí que a broma nos quitou a maquillaxe dos ollos. Unha muller que se retracta e reafirma só pode convencer-nos das súas peregrinas paixóns.

Vello pallaso grandilocuente, non te atrevas a chorar as cuitas senón a sorrir cun aceno enorme, pois cando observes o rostro da túa amada non te poderás deixar de mofar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario