Archivos del blog

No hay una luna cercana en la habitación del miedo, constante gravedad estacional.

No cuestiono los centímetros de humanidad sino la sed de Adán. Nadie se pregunta por la profundidad de una vagina o si el pozo puede aclarar la garganta, se supone que los sedientos necesitan beber, se supone que el agua calma la sed.

Nadie te follará 45 minutos completos sin una pausa para tomar el té. Ya saciados, continuaremos a la misma distancia que los franceses se encontraron con los ingleses en el túnel del canal.

La tuneladora va bien, no nos hemos desviado de la ruta. Centímetro abajo, centímetro arriba, la proeza ha unido un continente y Europa ya puede penetrar en la Gran Bretaña.

¿Qué ocurrirá cuando la tierra tiemble sus orgasmos y Poseidón decida emigrar del Mediterráneo?

No sé si parar en medio del placer para deleitarme con una galleta de mantequilla, o eso hará que mi progenitora me azote las cachas para seguir copulando a mi ramera y acabar el trabajo de la honra y la familia.

¿Qué dirías si haciéndote el amor el rostro materno me impulsara a desahogarme procurando la efigie de mi nodriza?

Después de sacarla del estrecho, agotada y fláccida, mi madre me la limpia con esmero y besa el meato: "¡Te has portado bien, dame un bastardo!".


 
Non hai unha lúa próxima na habitación do medo, constante gravidade estacional.

Non cuestiono os centímetros de humanidade, senón a sede de Adán. Ninguén se pregunta pola profundidade dunha vaxina ou se o pozo pode aclarar a gorxa. Supón-se que os sedentos necesitan beber, supón-se que a auga acouga a sede.

Ninguén te foderá 45 minutos completos sen unha pausa para tomar o té. Xa saciados continuaremos á mesma distancia que os franceses se atoparon cos ingleses no túnel da canle.

A tuneladora vai ben, non nos temos desviado da ruta. Centímetro abaixo, centímetro arriba, a proeza uniu un continente e Europa xa pode penetrar na Gran Bretaña.

Que acontecerá cando a terra trema os seus orgasmos e Poseidón decida emigrar do Mediterráneo?


Non sei se parar no medio do pracer para deleitar cun doce de manteiga, ou iso fará que a miña proxenitora azoute as miñas cachas para seguir copulando á miña rameira e acabar o traballo da honra e a familia.

Que dirías se facendo o amor desafogara co rostro materno procurando a efixie da miña ama de cría?

Despois de sacala do estreito, esgotada e fláccida, a miña nai limpa-ma con esmero e bica o meato: " Así, meu ben, dá-me un bastardo!".

No hay comentarios:

Publicar un comentario