Archivos del blog

¡Qué incidencia de nubes, aquellas que quieren delinquir sus caprichos y se apresuran a empaparnos con su belleza!
Observa el universo, todo conspira contra el hombre y en consecuencia el hombre es un hipocondriaco universal. ¿Qué grado de cinismo detenta un corazón que es amado por enteras soledades y se postra a los pies del infortunio? La veracidad es una torcaz acuchillada. El abandono ya se cernía sobre nosotros y también el desamparo, no ha hecho otra cosa que invitarnos a permanecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario