Archivos del blog

Abre el escote y deja que muerda la rosada aureola, que beba de tus mejillas la honestidad de ser. No hay ninguna forma de amar que no hiera, ninguna razón que prevalezca. Los amantes son carpas irisadas en un lecho de bronce, jugando al armisticio de las dulces promesas.



Abre o escote e deixa que morda a rosada mamila, que beba das túas fazulas a honestidade de ser. Non hai ningún xeito de amar que non fira, ningunha razón que prevaleza. O amor son carpas irisadas nun leito de bronce, xogando ao armisticio das doces promesas

No hay comentarios:

Publicar un comentario