Archivos del blog

El amor es ese lugar donde gimen las estrellas, pero no en todo cielo se contempla el mismo brillo. 
Yo le dije a mi amada: ábrete como un bolso de Armani y deja que muerda tu rosado pezón, que beba de tus mejillas la honestidad de ser.
No hay ninguna forma de amar que no mancille o duela, ninguna entrega que se llame infinito. 
Su rudimentario clítoris se clavó en mis dedos como una espina y el bello bálano se erupcionó hasta alcanzar la profundidad del crimen. 
Su vagina se cerró como un Cromlech sobre mis hoscos testículos y pude distinguir la belleza de su beso en mi beso.
El amor son carpas irisadas en un lecho de bronce, jugando al armisticio de las dulces promesas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario