Archivos del blog

De entre todos los poetas y las rudas mujeres, tú eres el antagonista de mis días. Yo amo el absoluto de uno solo de tus cabellos y la bondad de tu sangre para con los indigentes.
Entre nosotros el éter o el amor no importan, éter o amor todo es en vano. No importa que me pienses convencional y yo a ti distinta, lo que merecemos está lejos de nuestras pretensiones.
Amo tus palabras y la sinceridad de tus actos. Un mundo definido por costumbre es un lugar incierto, como inciertos son los días: ave que se aprovecha de nuestras artes y se alimenta de nuestros afanes.
Delicadeza y sutilidad... El amor libre es fácil de definir pero difícil de mensurar. No me molesta esa libertad si sobrevuelas el amor, ya que en el momento que te poses en él no serás libre, serás dichosa.
Un alma de igual a igual, de sexo a sexo, de bajeza a bajeza. Sólo los civilizados y cobardes se atan a sus convicciones y principios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario