Archivos del blog

VIRTVS INSVLA EST

324 comentarios:

  1. y de reptil vestida, sin camuflaje, sólo una piel que envuelve dos cuerpos y la lasciva mirada
    que se esconde tras voltearse y dejar en blanco los sentidos. Arde conmigo! Entregamé a las puertas del infierno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayor parte del tiempo ardemos en chimeneas de interiores y la caldera se encuentra a unos pocos grados de penitencia. No somos capaces de un amor excelso y nuestra mente navega por mares de cuaresma y remordimiento. ¡Entrégame a las puertas del infierno pero antes consume la llama, consuma la tentación!

      Eliminar
  2. Frágil

    ¿Quién podrá sostener en sus palmas el aire ? ¿Quién querrá beberse la sal de la lágrima? ¿Dónde arrojar un cabo para asir y tensar las cuerdas del presente? incierto el reloj no detiene sus manecillas.
    Seguirán las retinas atrapando la noche en sus lagunas y la burbuja indeleble manteniendo la magia.

    Gracias. Un honor inspirar tan reflexivo texto que no me dejó indiferente.
    Un abrazo y biquiños

    ResponderEliminar
  3. En la fragilidad hay una fortaleza desconocida, una belleza intacta aún por descubrir (sólo hay que alargar la mano para asir la fascinación que vive en nuestros dedos). ¿Tensaremos las cuerdas del presente aunque las olas nos arrojen al mar como náufragos? Ésta, sin duda, puede ser la pregunta.

    Un poco de indiferencia es otra laguna atrapada. ¡Gracias por mantener la inspiración!

    ResponderEliminar
  4. La verdad es una sala de oncología, pero la mentira es la quimioterapia ¿ cancer o alargar la agonia? No sé si la lectora aprenderá a odiar al poeta o se odiará así mismo al verse reflejado o se cortará con las aristas de este texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida se puede convertir en un cáncer cuya agonía vale la pena. Sin contradicción no hay arista. No es un texto para cortarse las venas es, solamente, un lugar para dilucidar esencias. Mañana el amor será esa vaporosa voluptuosidad espiritual que deja su huella imprecisa y su dosis de perturbación.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Es un idioma escondido que alcanza profundidades.

      Eliminar
  6. tu tinta masca el clítoris de la antesala del suicidio post-traumático que salda la página y rezuma ese erotismo que el dada clava en el pensamiento como el tacto a la carne y un olor a arena que se pliega de una ventana que se hace ojo y esa música, ese estremecimiento que lubrica el significado, en lo que imagino el tono de tu voz o materia inerte o el brillo del coñac de un labio a y al vapor.

    me encantó lo del recurso para la insatisfacción, el léxico que nace a la mitad ausente, se mete más húmedo en la puta noche y lo que escurre por la lengua da más largo aullido y más puntos y ambivalentes de partida


    placer leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al borde del clítoris, como en una muerte, está eso que llaman placer (el suicidio post-traumático, por afinidad o contigüidad, debe estar cerca del orgasmo absoluto). Perdona estas notas de brillo mórbido-sexual (la poesía es sexo húmedo en la fría noche como ese aullido que se escurre por la lengua).

      "...el brillo del coñac de un labio a y al vapor." Tal vez me imagines en la ría comiendo mejillones, enfermo de voluptuosidad bivalva. Soy, más bien, materia inerte, concentrado de desagüe y agua residual de alcantarilla que acabará disolviéndose en el mar (pero esto es positivo puesto que hay un mar para cada uno de nosotros esperándonos al final del sumidero).

      Tengo que leer con calma ese impúdico léxico tuyo, confabulación de una mente ardorosa y sin ataduras que me gustaría plagiar.

      Eliminar
  7. Con la palabra disuelta, como ácido acético que estrangula el hígado y anuda la bilis, una nausea moribunda encuentra su alivio bajo tierra. Muerto el hombre nacerá el poeta

    ResponderEliminar
  8. Pero podemos "estercolar" para que crezca una poesía fecunda. ¿Muerto el perro se acabó la rabia? Por suerte la rabia es una enfermedad que afecta a las musas (el Olimpo está lleno de pulgas y de poetas infestados). La tierra todo lo renueva y lo cura, la nausea sólo es abono de senectud. Dejemos que muera el "poeta" y amanezca el hombre, ya sin sus pulgas, libre de sus parásitos, sus perros y sus demonios.

    ResponderEliminar
  9. Con Pink Floid de fondo suena “the Wall” curiosamente. Llego hasta aquí, siguiendo el curso de unas aguas tóxicas de alcantarilla, sigo a las ratas que siempre encuentran la salida de emergencia. Con la única intención de encontrar una luz, el final del túnel, una bombilla intermitente con poca batería. Coger con la punta de los dedos el hilo de la inspiración, porque es una maraña de la que se puede tirar, hay que saber escoger de que punta asirse.
    Cambiemos de idioma, te propongo el griego ¿oíste hablar del amor líquido? ¿oíste hablar del plástico cruel? ¿de la sangre que tiñe de azul las flores? ¿escuchaste alguna vez el rumor de los escombros? Te propongo alejarnos del este. Sus ojos se congelaron en algún inverno. Su frialdad es como un buey colgado en la nevera. ¿De verdad crees que es tarde para engrasar las bisagras? Siempre te lo dije, mi única fe es el amor. La frialdad que combustiona. Ciertamente no sé nada.

    Ya ves, tú también me inspiras. Indark sólo es la herida, es esa otra que me habita, es el secreto, la mirada extraviada. La realidad se aleja tanto de ella porque sería imposible vivir a su lado con una sonrisa como traje de gala.

    (pero no, o cierro la puerta a las tentaciones)

    Ahora suena Ricky Nelson “Lonesome town”

    ResponderEliminar
  10. Enmarco tu comentario!!! Me gustaría saber algo más de música pero casi siempre escucho las mismas canciones (leyendo tu poema tenia de fondo a Roulette de System of a Down). Tu comentario aún lo endulza todo! Ya no es una simple observación, es un verso fluyente y transitivo que tiñe de sangre el azul de las flores (dan ganas de abrazarlo y morderlo como una manzana fresca).
    Nos estamos inspirando tanto que podemos llegar a ser polvo de heroína!!!!
    Estoy pensando en cambiar las puertas pero temo a una nueva oxidación (o sedación), al fin y al cabo el cielo no necesita puertas ni ventanas. El amor es esa fortaleza, esa isla a la que queremos regresar y que no siempre preservamos (nos han echado del paraíso tantas veces que ahora añoramos su calidez). No confundamos el amor con el convencionalismo de un hogar!!!

    Con las tentaciones te puedes pillar los dedos; pero una vida de manicura, pedicura y peluquería no arregla el alma.

    Son muchas las preguntas y pocas las respuestas (de Roulette he saltado a Du hast de Rammstein pero ahora me reconcilio con Enter Sandman de Metallica).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me beberé las notas, las agudas, el fa sostenido y el sacramento siempre a golpe de piano,, pero no te confundas, seguramente la palabra sólo es una música extraviada en un disco de vinilo que se muere por lo analógico y el vintage. Que se encuentra con espejo o espejismo y nos muestra un pequeño oasis con palmeras donde aún no ha llegado el picudo. Por aquí hay muchas palmeras, esta tierra que me baña es lo más parecido al paraíso, el mediterráneo y sus sirenas susurran canciones a Neptuno cuando se enfurece y azota al cantábrico. Las distancias de salitre. Las voces que crecen junto al mar ya nacen oxidadas, sus abismos siempre fueron oscuros. Allí, en las profundidades también hay ínsulas. No sé si en patera o en un velero de cáscara de nuez pero me gusta adentrarme en los océanos, pero es la estabilidad del hogar la balanza que me mantiene en el centro aunque me tire en parapente y sin arné. ¿de qué color sino es el mar?

      En cuanto a las puertas, si no has cuidado de su mantenimiento más vale tirarlas al contenedor, aunque está muy de moda el reciclaje. las mías aunque pasadas de moda porque tienen muchos años, las renuevo y las tuneo y de vez en cuando tapo gietas para que no se filtre el frío. Divina sedación. que sea polvo de heroína o mejor aún de polén .

      (en respuesta a la respuesta)
      De excrementos y culos, también podríamos ponerle música de trompeta como en la balada triste de Alex de la Iglesia. Aunque hay culos que se menean sólo para lucirlos, para que los miren en sus extensiones y como diferencia al perro algún humano cuenta con inteligencia para engañar con sus movimientos. No tanto para dolor , más bien para no ser dolido.

      Eliminar
    2. Hay mujeres que tienen una pregunta cuando tienen clara la respuesta (adentrarse en los océanos con una balanza en el corazón).
      Está muy de moda el reciclaje, el compostaje y todo ese mundo ecologista (no es fácil comprender que la marea nos lleva a playas donde seremos irremediablemente los mismos náufragos -basura de relaciones ulteriores-).
      La conservación o el auto-engaño consiste en seguir un programa de bricolaje para lo que ya no tiene remedio pero mientras haya clavos y cinta de carrocero debes proteger tu guarida de la helada, la nocturnidad y la alevosía (no esperaba otra cosa de ti).
      El polvo de heroína no hace miel.
      Hay culos que se menean para lucirse y otros porque son lúcidos y hermosos (cuando miro el trasero de una mujer siempre me fijo en su inteligencia y en la gracia con que sacude su cultura). Espero que no te disguste este humor sexista algo trasnochado (sólo es "sorna galega").
      Hay hombres y mujeres que son la extensión de un cuerpo (el carisma de los cuerpos se marchita fácilmente pero la dignidad del alma se conserva en una barrica de roble para ser catada como un vino añejo por paladares expertos).
      La inteligencia de los perros no llega al sarcasmo ni a la herida de lo humano.

      ¿De qué color es el mar desde una cáscara de nuez, si no levitamos con el parapente de la poesía?

      Eliminar
    3. No te preocupes, entiendo ese humor y lo tomo como tal, más viniendo de un hombre, que su sangre suele quedar entre el arco del triunfo y el riego se queda en la cabeza que está más cerca de lo terrenal je uyy perdona por mi humor feminista

      Eliminar
    4. Acepto que lo femenino sacuda mi estereotipo mojigato y me muestre el camino de los aspersores hacia el arco del triunfo. Escribo para ser cuestionado, vilipendiado e incluso maltratado por todos los humores terrenales.

      Eliminar
  11. tengo la sensación al leerte que ya te he leído en el semen que regurgita la mandíbula de un tenedor acuchillado en la arena con el tacto de las algas, haciendo escaleras de caracol que al mirarse en los ojos, dan a luz, una acera, llena de multitudes jugando a que ya tienen coartada para amar y embellecer en su carne el despropósito de tantas putas palabras que gasta la vida mientras no sé qué dedos nos masturban una noche, a solas con el abismo....el gemido animal que resuma tanta historia

    me puso tu desencantada y negra y gaseosa y arquera metralleta para follar poesía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leyéndote creo que puedo llegar al orgasmo de la auto-contemplación y convertirme en un animal más perfecto (un subidón para mi desencantada, negra y gaseosa forma de follar poesía). Tal vez esté violentando la poesía con tal proceder pero esta furcia no tiene ganas de desaparecer (la muy grosera busca su grosella).
      Tengo un aliento a semen regurgitado que no puedo aguantar (no debo lavar los dientes para conservar esa fragancia de musa). Si amas como blasfemas nadie saldrá de tu cuarto virgen. Me gusta esa forma de escanciar repugnancia sobre los poemas, contagiarlos con el despropósito de unos dedos masturbadores hasta que confluyan en una música de gemido (más genital que ornamental). Leer a un hombre empalmado es entender que se correrá en cualquier momento (incluso antes de llegar al clímax). Tu forma de comentar es como comerse un solomillo y no tener tiempo para el palillo. Es algo que te penetra y te consuela, y te invita a ser hembra. Me siento alagado cuando se corre tu tinta por mi cara!!!

      Eliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  13. Recogiendo el povo de la mariposa, la luz del faro. ¿Qué será de nosotros cuando los dientes se corroan y sólo las encias succionen? vengo tras el rastro de la palabra y a bañarme en la saliva. A untarme de la miel que desvirga la mente. Se está cociendo un almibar tan amargo en su dulzor que sólo puedo dejar a la imaginación desbordarse.

    Hoy soy yo quién enmarca tu poesía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las encías se acoplan a todo lo succionable. Dame un cuerpo y me convertiré en el succionador de sus mundos, seré un bebe corrosivo chupando como una ventosa los pezones. El rastro de la palabra deja una semilla contradictoria, un aguacero de lluvia en la boca. La mente desvirgada sangra como una ninfa de agua. El almíbar de los versos se cuece en nuestros ojos. ¿Quién probará ese dulce membrillo afrutado? ¿Quién untará en su pan un poco de levedad infinita y la animadversión de nuestros nombres?).

      Eliminar
  14. incesante la carroña devorando a la rapiña como cuidarse del propio alimento que mamamos del desdén de la noche, como bañarse en sus fauces y decir carne, para medir el alcance del infinito (que es perder o poseer neptuna) sólo algunos pecados meten dentro con precisión húmeda esos verbos para ser libres en el afuera como dos gotas de distintos cuerpos eyaculando el sudor de desfiladeros

    leerte es otra manera de caer en mi insomnio.



    las palabras son de todos porque jamás serán de nadie, pero el verso
    "La luz usada deja polvo de mariposa entre los dedos". es de Gil de Biedma, del poema:

    Nos reciben las calles conocidas
    y la tarde empezada, los cansados
    castaños cuyas hojas, obedientes,
    ruedan bajo los pies del que regresa,
    preceden, acompañan nuestros pasos.
    Interrumpiendo entre la muchedumbre
    de los que a cada instante se suceden,
    bajo la prematura opacidad
    del cielo, que converge hacia su término,
    cada uno se interna olvidadizo,
    perdido en sus cuarteles solitarios
    del invierno que viene. ¿Recordáis
    la destreza del vuelo de las aves,
    el júbilo y los juegos peligrosos,
    la intensidad de cierto instante, quietos
    bajo el cielo más alto que el follaje?
    Si por lo menos alguien se acordase,
    si alguien súbitamente acometido
    se acordase... La luz usada deja
    polvo de mariposa entre los dedos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es importante caer en el insomnio para poder reconocernos en la pesadilla que hemos soñado con anterioridad, antes de caer en el infinito de las fauces de nuestra propia vorágine. La pudorosa consolación sabe que los pecados caben en cualquier esfínter dispuesto a acogerlos con gratitud y generosidad.

      Tienes razón (lo remarqué entre comillas porque me sonaba muchísimo pero no lo situaba). Es un placer apropiarse de las palabras y hacerlas nuestras, y tener la suerte de impregnarnos de su genio. En esencia soy un travestido ladrón de versos (protege tu obra con "derechos de autor" si no quieres que los incaute).
      Todos deberíamos aprender algo más de Biedma y parecernos menos al usurpador que ahora te escribe.

      Eliminar
    2. Mareva, siempre es un placer si eres tú la que me corrige y me castiga!

      Eliminar
  15. Me olvidé de olvidar cuando debería ser un pez escurridizo aun conozco el camino de vuelta, aunque las corrientes no vayan a favor de las aletas, las aguas me llevan a la anchura de los canales y desembarco en tu poesía.
    Mareva es muy grande. Es un torrente continuo, un manantial donde siempre se están cociendo versos y su hoguera no quema pero sí incendia. Somos barro, somos una amalgama . Sedientos y contrariados, hambrientos y con poco pan donde hincar los dientes o con pocos dientes para engullir las cuestiones. Eva no salió de una costilla, el hombre salió de un vientre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si fue antes el huevo o la gallina es la eterna pregunta. Yo creo que antes fue la inteligencia, el laboratorio donde fuimos cultivados como seres vivos. De no haber preexistido anteriormente el intelecto, la esencia, la idea, el concepto o la definición, no seríamos nada.

      Eliminar
  16. "si no le das la voluntad para sostenerse" así también, el poema y la muerte y lo que se cae por la noche en los ojos y lo que hace en el sexo la caricia antes que la carne y el idioma y el timbre y el timbre pulverizado en los nombres, me gustó, esa voluntad que inoculas y se fecunda de lo indómito, la metáfora cuando se mancha del nácar que no retienen los cuerpos
    y el vientre y la amalgama que cantan las francotiradoras de la lluvia que Sandra baila en su tráquea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mancharse en una amalgama o diluirse en la caricia del sexo y salir, escrupulosamente sucio, de un baño de barro, es lo mejor que hay para desparasitarse del tedio.

      Eliminar
  17. Es hermoso tener dos musas y que las dos se lleven bien. Interactuar en cada recíproca especulación con palabras mutuas, nombrarse el uno al otro y descubrir que los poemas no existirían sin esa íntima interrelación. Nos estamos cultivando como champiñones en un fermento divino (si entendemos lo divino como una eutrofización de sustancias enriquecedoras semejante a la química de los versos). Recojo las palabras de vuestras bocas, donde nace la verdadera insinuación.

    ResponderEliminar
  18. ¿para cuándo otra entrada? y me refiero a un post nuevo porque es complicado saber cuando publicas.

    ResponderEliminar
  19. Me lo tomo con calma, no hay ninguna necesidad urgente ni imperiosa de publicar o de ubicar. Prefiero que la inspiración venga y se desate a su gusto sin prisas ni cortapisas. Creo que no es bueno tener una obra excesiva, ni el verso demasiado profuso.

    ResponderEliminar
  20. y en esa fugacidad rasura el alcance de la palabra la herida que se otorga la tráquea cada vez que dice y se hace la simbiosis de los restos corporales y el lado en el que somos muerte enamorada de la erección de las otras muertes que nos rozan a escondidas

    te leo en ésta biblia, cósmico de un desencanto que el nihilismo humedece en los espejos para ametrellear la retina con todos los extranjeros que se caen por los labios cuando arde entre las piernas la utopía que se irá a suicidar con esa huída del epicentro mientras el arrebato sacramenta

    me uno a la eléctricidad de lo contra-inamovible, sólo la deriva da a luz horizontes que perder en jadeo aún no llegados
    y "todavía nos queda pudor"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras haya pudor aún hay tierras por arrebatar al encanto. Ni siquiera el jadeo; sólo una prospección petrolífera en el mar salado del deseo, a la deriva de los horizontes, en la rasurada felicidad de los pelos del sobaco.

      Aunque publique un poema siempre estará sujeto a perversos cambios (marea incontenible que labra en la roca una bóveda y un contrafuerte).

      Eliminar
  21. muchos poetas han declarado su prostitución en sus poemas, además putas baratas. Nos abrimos de piernas de par en par y ofrecemos nuestros sexos gratis. Pero también he visto poetas que se ponen un condón, diques y barreras, enjaulan las palabras en métricas de hojalata y se acunan en sus propias nanas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrirse de piernas por amor encaja con mis principios. Por un amor universal vale la pena abrirse de piernas y abrigar a los amantes con la esperanza de un mundo. Por analogía Cristo es la gran ramera del amor, la furcia crucificada, y su afecto nos ha tocado a todos de alguna manera (incluso a aquellos que reniegan de la prostitución, pues la verdadera religión es proxenetismo del alma).

      Eliminar
  22. tu poema copirigth debería caer en todas las cajas registradoras de las librerías y mearles encima el fuego del semen que se pasa de mano en mano cuando un escritor empalma su sed y su muerte, debería escupir en las caras de todos los que aplauden en los recitales y sacarles de sus pechos la dulzura de la masturbadora de las ánimas que emergen como cuchillos, cuando vomita una vanidad una sonrisa con apellidos y abre el culo el alfabeto para bandear la esperanza en la humanidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca mejores palabras fueron dichas con tanta verdad. Me apunto a esa noche de los cuchillos largos. Es muy difícil alejar la vanidad, sobre todo si tiene una sonrisa y un apellido. Me duele reír de esa manera. Reniego de mi nombre y vomito un asco profundo por tan sórdida estupidez. El poeta es software libre o no será (sencillamente es así). Por lo pronto debemos piratear poemas y apropiarnos de lo que han querido mancillar con usura. Ya pocos nos leen (no le quitaré mérito a quienes nos desprecian), pero ¿por qué deberíamos vender nuestras sobras (obras) de cocina burguesa por un jornal cuando aspiramos al amor extraterrestre, a la excelencia libre y corpórea, y a obsequiarlo todo en una sodomización sin límites abriéndole el culo a todos los alfabetos?

      (nos vemos en tus letras!!!)

      Eliminar
    2. pálpito leer taciturnos ángulos que llueven coñac en la sombra extranjera, la musa se suele ir con cualquiera a pesar del pudor de la página para las cosas que paga el vino y costea lo indecible y ese esperma que ya conoce mi camino de ida y en lugar de carmín lleva sangre de ciervo y promesas de afiladores de cuchillos en las enaguas y el amor se vomita de antemano como buenos catadores del firmamento y el promiscuo verso de la muerte

      Eliminar
    3. La musa que se va con todos no pertenece a nadie. Me gusta adoptar a esas ninfas promiscuas por las cosas que paga el vino y costea lo indecible. Pudor, recato y sinceridad es lo que descubro detrás de tus versos (las vírgenes de cera no representan la verdad).

      Eliminar
  23. Salúd colega.

    Ayer en cierto sitio te insulté, fuí injusto y grosero. Un arrebato de mi sangre áspera y enamorada.
    Pero fué una bajeza.
    La verdad es que te he leido y tus letras tienen su punto. El punto suficiente como para tragarme de una sentada los cientoypico capítulos de tu anterior entrada.

    Pues no, no escribes mal.
    Tiene cojones que hasta siento cierta afinidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero ser agraviado que alabado (hay insultos que no son una forma de bajeza). Se aprende más de la crítica que de los discursos honoríficos (vanagloria desodorizante). Lo más difícil de las letras es conseguir ese punto y aparte para no caer en la rutina de obviedades absolutas. Tragarse de una sentada mi anterior entrada no se lo deseo a mis amigos ni a mis enemigos. Gracias por tu apreciación (nos encontraremos en las afinidades e incluso en las asperezas).

      "Si quieres rememorar aquí tu "insulto" tienes las puertas abiertas".

      Eliminar
  24. EXALTACION.

    Lo es. Es una estufa una nube que nos eleva del suelo, un andamio adherido al aire, una brújula sin norte, una extensión de un nosotros inconscientes, un alivio, hervidero de oxitocina.esto va a sonar sexista: Aunque la mujer da sexo para conseguir cariño y el hombre da cariño para conseguir sexo.
    Yo no tengo sexo ni masculino ni femenino ja

    LLuvia : llueveme.. llueve en mi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sexismo me pone! Trato de encontrar un "saxo" al que aferrarme (el amor no tiene sexo ni dignidad pero es música). La mujer florece para conseguir el engaño y el hombre engaña para conseguir la flor, pero acabamos plantando malvas.

      Aquí está lloviendo (no te afanes en cantar!!).

      Eliminar
  25. el hedonismo que emanan tus escribientes, follándose en las palabras, al múltiplo de un cuerpo, que vale para siete camas en el lubricar que el poema anónimo acomete ( y el nihilismo, respalda) y esa sensación del uno con el uno, con la precisión masturbadora de la sombra negra que bautiza la página como no le dijimos a mamá que tuvo que abortarse la descendencia en un hospital privado, con el amor creciendo en la boca, como la inflamación de los recursos literarios, el cinismo erótico (¿hay algún otro?) de ese que no te ocultas ocultando el ardid de la dirección de tu esperma....

    la mujer florece para perpetrar el engaño que soñaron sus hierbas y la flor es el envés de la caverna eyaculando espejos, que sí, las malvas al fin, iluminan, confío en la bisexualidad para arreglar los problemas de gramática.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartir es la mejor forma de apropiarse de una identidad cuando el utilitario enciende cuesta abajo y en segunda. Tu comentario es un puro recital masturbador. Lo que has escrito me ha follado plenamente y me siento pletórico, lleno de ese amor dichoso e inapropiado (repelente de insectos) que te invita a fumar un pitillo y a contar los anillos de humo que levitan en el tálamo conyugal (voz franquista que define la puta cama que compartimos con la mujer de siempre bajo el pretexto de fecundar el régimen con hijos católicos).

      Te dejo una nueva entrada en deferencia a tu inspiración!!!!

      Eliminar
  26. tu tantán de bailarina es de esos cantos de castañas negras asadas con ese fuego ilícito de desvelos impagados, de esos que se bailan vomitando champán y llenando otra vez las copas y las zíngaras sacan su sangre para amenizar el invierno con ese pisto de a sorbo de labio, porque juraría que es invierno cuando ocurrió y aullaban las bestias la estrechez del mundo para soportar los ojos de azufre del hombre del piano

    ResponderEliminar
  27. El desvelado frecuenta las presas y se siente algo atrapado por la inercia y la inquietud de la desolación, mientras degusta un sabroso solomillo. Es un hombre azufre cerca del metano de vacas sagradas que contaminan más que viejos utilitarios. Humor perverso que hace de la muerte una vanidad nauseabunda. No todas las bailarinas son ganado ebrio del teatro Mariinsky representando el lago de los cisnes, sino degollados animales danzando en nuestros platos (esta música de Ozzy Osbourne no me sienta bien, perdona). Sí, son las zíngaras que hechizan nuestra mente cuando contemplamos la estrechez de las bestias!!!

    ResponderEliminar
  28. te despachaste como se succionan virus de una escalfada beatitud los pasajes de peluquería de la historia y así, ese exalto que queda escurriendo en la boca para meter otra vez la lengua en esa patria de desarreglos por los que vale el sudor los desahogos infelices que iluminan con el fuego los altares

    entre tu pornógrafa sinestesia y tu horno con el hígado de Prometeo entran los sesenta metros cuadrados y la promiscua muerte a lluvia dorada de pérdida de la vergüenza porque ya no se necesita cuando lo quema en las manos es una manera como otra cualquiera de mancillarse el nombre y la huella, para hacerse eco sólo del estremecimiento... que sólo los fallecidos en la infancia perpetran en sus pechos y en sus fosas, para escupir contra cualquier desdén de la nobleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El escupitajo de un Titán se vuelve contra nosotros como una piedra; pero aquí no hay Titanes, sólo escombros felices de aparentar sus ruinas (dichosos de contemplar en su ombligo un firmamento que no existe). Vengo de tu blog (creo que me he exprimido las sienes para dejar algo de zumo, parezco una licuadora cargada de pulpa y pepitas). Necesitamos una escafandra para dejar de oír el sepelio y todas las bajezas de los sepultadores. Tierra a la tierra, verso al verso y en el camino de regreso un poco de sexo! La pornografía no es una forma de amar, pero puede ser una forma de lenguaje y una vía para el amor. Somos tan autodidactas en estos vicios que nunca filmaremos una verdadera película erótica (sólo las mujeres entienden el erotismo). El hombre no se fija en un trasero si sigue un rastro de lluvia (hay mujeres que dejan una huella tan imperceptible que sólo se llega a ellas por esoterismo). Cualquier pene puede vivir en menos de 60 metros cuadrados pero ninguna mujer sin una reforma. Seamos nobles y redundantes (la nobleza se escupe en su propia cara y lame la cara del vecino, y se deja babear por los demás -qué bello es ducharse sin aprensión!-). Nos gusta meter la lengua en la patria de los altares y follar en los confesionarios, y sentirnos follados en nuestras alabanzas porque nosotros abrimos las nalgas del corazón para ser bendecidos.

      Eliminar
  29. exquisitamente bárbaro, con fe ( y caligrafía) de monje que ha perdido su santidad en alguno de esos arrebatos que empiezan por misticismo y siguen por desolación hasta hallar en bruces el fuego como la única estación para cruzar los territorios sin pagar billete ni sangrar itaca, en todo nacionalismo, el terrorismo de estado y el impuesto revolucionario, acaban turnándose los mapas y el fuego acaba retornando la tierra al destierro que siempre la ha sostenido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el ciclo natural de la estupidez social, de la política como religión de estado y los políticos usurpando los problemas reales con cuentos utópicos que ocultan la indecencia de sus acciones. Todas las arenas vuelven a la misma playa siendo polvo de esqueletos marinos y cuarzo sangrado por las rocas (imperios y naciones no sobreviven a una tempestad). Mi santidad está gastada y a veces desconfío de mi humanidad (si alguna vez tuve algo de monje sería de mojigato). Sólo los espíritus insípidos y solitarios pueden insultar sin herir, amar sin hervir y mentir sin engañar.

      ¡Me sumerjo en tus poemas que son auténtica marea de Mareva!

      Eliminar
  30. NO HE DEJADO DE GRITAR TU CUERPO.

    Tres cuerpos compartidos, la poesía escrita en la piel blanca e intacta, dejamos cicatrices de letras grabadas a voz trémula y cansada. Yo voyeur. Yo, masturbándome mientras mis ojos ávidos se escurren por toda esta tinta que se derrama que se corre tras el flexo que esconde sus dejos en la humedad del grito… en esa belleza que nos conduce a la tentación.

    MÚLTIPLO DE UN CUERPO.

    Hay quienes bajo su síndrome de Aspergen encuentran la belleza en la soledad de los números primos, y una distancia inmensa como boomerang atrae los cuerpos y justo en el instante de rozarse los aleja eternamente. Encontrarse uno en su bisexualidad y hallar la sincronización y el equilibrio del ser. Cuando derribemos los muros que ha impuesto la sociedad, cuando derribemos la pared de los prejuicios, la convencionalidad. Entonces tal vez haya un progreso desde la involución.

    LA INOCENCIA AGONIZA EN EL CORAZÓN DE LAS RATAS

    //los cerezos entierran a los libros con anécdotas y la vejez es tan real como un cuento de Dickens; pero los poetas..., los poetas no envejecen nunca porque han fallecido en su infancia y son fantasmas en vida.//

    Viviremos arrastrando los cuerpos que tenemos de gusano sobre la tierra para dejar en ella nuestra cólera, nuestro veneno que tanto nos endulza. Seremos bailarinas alrededor de una hoguera de cantos demoniacos y nos dejaremos llevar por esa pueril ceguera. Seguiremos lamiéndonos las heridas como perros enfermos con la espuma de la rabia en la boca, con los dientes afilados para morder la verdad y dejar a la mentira que sea la crisálida que un día tejera el capullo para darnos alas de mariposa por unas horas. Prenderemos con una cerilla la inocencia que se hizo humo en la muerte prematura.

    NACIONALISMO.

    Acabo de tener una relevación y un orgasmo gramatical continúa gimiendo en el hipotálamo, hoy la mañana será menos tediosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO HE DEJADO DE GRITAR TU CUERPO

      Si la tentación fuera solamente bella no tendría ningún encanto. Si pecar fuera bello no sería una contradicción (sería, a lo sumo, enamoramiento). Amamos lo prohibido porque nos atrae la degradación y porque extraemos miel etérea de los labios impropios. Cuando el trío es afecto se convencionaliza en amor (debe existir algo impúdico en el acto de amar y en esa voluntad perversa de perpetuarnos).
      Tenía ganas de un poema como este (a modo de conjura contra Payés) por insultarme con la ternura y la pasión de sus versos (quien abofetea con amor debe recibir la deferencia, el regalo, la cortesía del duelo y la justa afrenta).

      Eliminar
    2. MÚLTIPLO DE UN CUERPO

      El hermoso comentario de una vampiresa de los versos con un sugerente final incrementado!!! Incluso debajo de las piedras se esconde la belleza multiplicada, parasitaria de todo lo viviente; el escarabajo de la virtud comiendo el detritus de las hojas (ángel caído rumiando estiércol de paraíso).
      Creo que detrás del aborto hay violencia enmascarada contra la mujer, disfrazada de logro social. Feminismo hecho a imagen del machismo especulador, que la desvincula de su propia naturaleza afectiva y la posterga al dominio de la razón efectiva y económica. La mujer es creación (no segregación, estereotipo o rol social). Violentar y sacrificar lo creado nunca puede ser un derecho.
      Siempre creeré en el progreso de la involución, si la involución nos devuelve los principios. No hay una sola forma de amar (esa es una propiedad física de la materia). La confinación del mundo en el alma autista no es un signo de enajenación, es la prueba de un cosmos divino y ordenado. Derribemos los perjuicios, incluso aquellos que han de emerger de los nuevos convencionalismos.

      Eliminar
    3. LA INOCENCIA AGONIZA EN EL CORAZÓN DE LAS RATAS

      Reverencio la belleza de tu celo (observo que mi deteriorado cariz político no te ha manchado el cutis del todo, y que otra parte de ti (la más amable) no ha sucumbido al esperpento del envoltorio). Somos incendiarios prematuros con miedo a quemarnos y arder en los hogares del odio.

      Eliminar
    4. De lo último que he escrito, pero que no he terminado por estar inacabado o ser sólo una idea en construcción:

      Involución:
      ¿Alguna vez habéis corrido desnudos con todo colgando, con el vello de toda una vida como abrigo; descalzos, con los brazos como alas a punto de elevarnos, con el solaje del sudor como perfume, con olor a ceniza y a hoguera, como animales en celo perseguida por el macho alfa?
      Yo tampoco.
      Pero me gustaría; vivir en una cueva, cazar para alimentarme y tener un huerto con tomates con olor a tomates. Construir una torre para ver el mundo desde arriba y ser una ingenua. Vivir en la ignorancia de las cosas y así sólo serían cosas.


      (ya ves un lenguaje de lo más cotidiano, alejado de los enfrascados, herméticos, y metafóricos textos que nos nublan)

      Eliminar
    5. Agrandado por tus versos, quería contestarte llanamente pero ha salido la odiosa y libertina inspiración a manchar el momento con sus absurdas exquisiteces, e irremediablemente me veo obligado a colgarlo de la página como un cerdo con sus entrañas abiertas para orearse. Espero que puedas perdonar esta involución y falta de escrúpulo. Empieza así: Amo la ingenuidad desnuda de artificios, aunque reconozco que somos seres ingeniosos y artificiales por defecto...

      Eliminar
  31. Quise decir revelación.
    Me abstraigo de lo cotidiano, de los papeles que me rodean, de los compañeros que hacen preguntas pero a veces interfieren este mundo tan mío. Hoy sólo suenan los teclados sobre las mesas, la impresiones de emails impersonales y los impuestos que suben como ratas de alcantarilla....

    Amén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo es lo que descubro en la fachada de todas las naciones (un endemoniado y escrupuloso deseo de sumirse y sumirnos en la alcantarilla). Si un simple tratado sobre el nacionalismo puede acrecentar la libido, imagínate lo que puede hacer una refundación constitucional!!!

      Eliminar
  32. tu frescura irreconciliable me sabe a un Cioran que se cuelga de los pechos de esa diosa y baja a embestidas sin mentir, cada pozo como el tiro que empujará su siguiente segundo. Terribles los ojos que no pueden sucumbir al engaño porque llevan las tintas de todas las palabras, peleadas en esa huella de la que nunca volvió el hombre, porque sólo quedó el poeta.
    Me es irresistible ese cuerpo deshonrado y esa flor desposeída. (te diría cochinadas si no fuera ya claro el mal ejemplo)

    ResponderEliminar
  33. Las cochinadas son como el musgo de las piedras en su viaje a la humedad, una maravilla que suele pasar desapercibida. Busqué una frase de ese singular Buda rumano y todas me cuadran objetivamente: "Un instante de lucidez, sólo uno; y las redes de lo real vulgar se habrán roto para que podamos ver lo que somos: ilusiones de nuestro propio pensamiento.". La Diosa tiene que disfrutar con esa filosofía candente entre los pechos aunque la verdad suele desgarrar los órganos vitales de los que se quiere asir. El camino introspectivo a la belleza se asemeja siempre a la locura y la mentira es la realidad (¿salvación o elucubración?).

    Me pasearé por tus letra!!!

    ResponderEliminar
  34. un cielo manchado con ideas tergiversadas, estereotipadas y vacías, sentimos que arrastramos nuestras almas como piedras (con su pesada gravedad y una repugnancia vagabunda y absoluta lamiendo el desprecio).

    Somos fotocopias de copias, hasta lo que escribimos. Puede que seamos únicos y originales en una milesima parte de nuestro ADN, me gustarìa saber con que fin será este experimento llamado humano

    ResponderEliminar
  35. Somos el poema de los Dioses y hemos nacido para representar su tragedia. Todos tenemos un mismo origen solamente que la Obra de Teatro, el Espectáculo, el Proscenio, nos hace tan únicos y originales como un género literario. Algunos somos fotocopias de ADN en un mundo sin papel. Todo lo que podemos escribir ya ha sido confabulado con anterioridad, simplemente nos ocupamos en transcribir el enunciado como meros secretarios, amanuenses de la eterna repetición; por eso creo que no valen de nada nuestros nombres, ni nuestra autoría, en el documento final (aunque tal circunstancia esté, de alguna manera, obligada predeterminadamente a perpetuarse a nuestra costa).
    Esta no es la respuesta, sólo es una posible respuesta más en un mundo de objeciones.

    ResponderEliminar
  36. Has visto la película "La Vida de Pi"? Creo que la respuesta puede ser tan obvia y tan cruel que por lógica necesitamos creer en otras realidades para engañarnos (el engaño dulcifica nuestra existencia). Los humanos aún nos creemos el centro del universo, pero hay tantos mundos ahí fuera que necesitaríamos una calculadora científica para intentar aproximarnos. Lo cierto y lo irreal nos es de todo desconocido (todavía no hemos tocado los pies de lo divino y ya queremos penetrar las bragas de lo inefable).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. este canto a la mujer, con toda su divinidad, con ese poder de transcender en su descendencia. Genial!!

      Eliminar
  37. me encanta ese profanar la paz para permanecer en el paraíso, allá donde la fundición de los dientes y las yugulares, y las hoces del nihilismo y la ceniza y la sangre resbalando y la insolencia de la razón que se niega a explicarse, conjuran la pasión con la que ofrecer los restos a los corazones arrancados de los pájaros y volverlos en el sexo una inagotable metáfora..... que sólo se acerque a verbalizar en carne lo que la incandescencia sigue escribiendo en su envés.

    ResponderEliminar
  38. Necesito vuestro sarcasmo para regresar a la herida (sin algo de desprecio nunca seré el mismo ser mendicante). El poema no me sacia del todo, salvo el final (necesita, quizás, algo más insultante o exultante). Una piedra de vuestra lapidación sería también un argumento válido para plegar o alzar el vuelo. Las expiaciones nos ayudan a sobrevivir y a reintentarnos mucho más que las aspiraciones banales. Agradezco vuestro trato pero hoy necesito un latigazo. Sandra: tu trascendencia es esencia y genial debería convertirse en genital. Mareva: tu encanto lo profana todo, incluso la paz para permanecer en el paraíso.

    ResponderEliminar
  39. ¿Quieres herida?
    Yo nací sola. He sido hija y madre al mismo tiempo. Me parí yo misma. Y tenía un hermano-hijo cuando a los doce años tomaba el tren que me llevaba a la Capital y rescataba a Felipe de las garras de las tías ricas y lo traía nuevamente al rancho.
    Y alimentaba a mis padres-hijo cuando iba con la olla grande hasta el cuartel cercano a pedirles comida a los militares. Y era madre de mi padre, cuando él rompía lo que tenía a mano, peleando con mamá hasta que llegaba yo. (...)
    (...) Y era madre de mi madre cuando la consolaba en las tardes tristes que la pobreza nos prodigaba con irónica generosidad. Y era mujer cuando escupía la cara de los soldados seductores y repugnantes que exigían un pago especial a cambio de la olla de comida (...)Y he sido la madre del pueblo el día que no pude defenderme y el grupo de los bravos del barrio Podestá me atrapó una tarde siniestra e imborrable. La tarde en que conocí el sexo y el amor apretados al odio, rodeados por el odio. (...)Y he sido la madre del pueblo cuando al caer la noche, a escondidas, arrancaba pasto para limpiarme la sangre que se me pegoteaba por las piernas. Y he sido la madre de todos esos muchachos ansiosos que se agitaron sobre mí esa tarde feroz detrás del cementerio. Y he sido la madre del universo al nacer entre la miseria y la muerte (...)Y he sido también la madre de los muertos. Por eso, después de tanto parir no me cabían dudas de que me había parido también a mí misma


    Aquí te dejo la herida de la mujer. No es mío el texto, es de Sbarra y te presento a Aleana.

    ResponderEliminar
  40. Siddhartha Sbarra!!!

    Sólo una mujer puede profundizar en el desencanto y el tedio para hallar sentido y consolación en la herida que rasga la tortura. La condición de Aleana es amar por encima de su destino y ser amada por encima de la adversidad; así lleve el peso de la cruda existencia en su humilde naturaleza, o sus manos divinas se manchen con la afrenta de nuestro barro.

    Es casi lo mismo que no decir nada e injuriar (si no se es mujer no se entiende la frivolidad de las palabras, la objeción de los hechos). Gracias por tu refinada, emotiva y rigurosa forma de maltratar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad Aleana está condenada a nacer en la miseria y la adversidad. En la carencia afectiva. A vivir acompañada únicamente de la soledad, al margen de esta sociedad. Su condición la conducen a la locura.

      Eliminar
  41. Si tuviera sombrero, me descubriría. Si tuviera cabeza, la pondría sobre la guillotina. Si tuviera ojos, los prohibiría leer tus textos para no enceguecer. Afortunadamente, no encuentro entre mis escombros nada de todo ello. Por eso sigo aquí, sin descubrir(me)
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
  42. La servidumbre se arremolina al ver caer las cabezas, y los cuerpos bobos se convulsionan sin sesos bailando la danza de los ciegos (un aplauso por los bailarines y una risa por sus peluquines). En el cadalso todos somos artistas, pues allí encontramos la fe y la admiración que se nos niega.

    Entre los escombros hay más fulgor que en los cielos espejados.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  43. (tus comentarios en mi blog me son como una vuelta de tuerca que viene a gasearse donde los ardides creen poseer el alcance del verbo y eyaculan callejones y gritos de vino y saliva y vestidos desgajados por el ácido cítrico de los carruseles, como poemas que copulan la caligrafía y hacer permisiva la violencia)

    ResponderEliminar
  44. A mi también me gusta cabalgar en el carrusel de tus espectros, ensoñaciones de urbes laceradas y amantes del inconformismo en las ruinas del ocio, mientras el sarcasmo social resbala por los nudillos de tus pies y el amor provoca inundaciones.

    ResponderEliminar
  45. me encantaron tus melillas, como tomar un tren, no pagar el billete, ser expuesto del destino que corre hacia una boca cualquiera que es la única que conoce esa líbido que aloja (lo que tarda en venirse la muerte) al infinito en los pactos premeditados del desconocimiento, cayendo en los cuerpos mientras la metapalabra, sodomiza y sacramenta, éste oficio desdichado que en tu estallido albura la múltiple nacionalidad...
    tus inmigrantes transpapelan las credenciales de lo autóctono, hacia el estupor....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El título es otro juego de palabras con la sugerencia de la miel y los "dichosos desdichados" que arriesgan la piel en la frontera. Está claro cuando me refiero a la poesía como un espectáculo amatorio dedicado al placer, a la contemplación y a la transgresión (¿demasiado epicúreo? No hay nada en los genitales que no nos anime a profundizar). Agradezco como siempre tu comentario. Me agrada pensar en esos inmigrantes de lo autóctono, con credenciales hacia el estupor, penetrando las pudorosas nacionalidades y perpetrando la consumación del mestizaje.

      Eliminar
  46. tus últimos textos, son ese fruto que nunca conoció al árbol que exprime en las cavidades que se friccionan el exalto por el que no volver a hablar de lavanderías, el falo metafísico de un dulzor de carreteras que se derriten en esa boca que impropia la blasfemia y hace de las papilas gustativas mapas hedónicos de una manera de inflamarse gas tóxico y no volver a usar ni el trato de usted ni las gracias...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La formalidad de las costumbres es incapaz de maltratar el erotismo, incluso se vale de éste para aportar nuevas seducciones (cuanto más castrada es una sociedad más "inmoralidad y vicio" corre por sus venas. Cuando un poeta es "inmoral" más sentido de la castidad tienen sus versos). No es una contradicción que en tus letras, sexualmente desinhibidas, encuentre signos de pureza.
      Mi falo está agradecido de adentrarse en tus carreteras (por esos caminos flota tu esencia -nada vulgar-).
      Tratémonos de "usted", creo que eso inflama aun más mi testosterona, y la "cortesía” me convierte en un animal enfermo, dispuesto a la metamorfosis del tacto, para coger por la tangente y penetrar la ética sin pudor (como a una inflada ramera vagabunda, hija del tedio, a la que estrangularemos con toda nuestra cordialidad).

      Eliminar
    2. Tienes que darme la receta: ¿cómo haces para escribir en tan suma cantidad y no morir en el intento? ¿Con qué hormona le calientas el culo a la inspiración para que tus letras parezcan una apoteosis sin paréntesis? ¿Piensas empapelar toda España de poesía reivindicativa? Te preguntaría cualquier otra cosa de tu intimidad porque no tengo miedo a una respuesta hiriente, pero no viene al caso. El universo de las letras tiembla como una flor abierta a tu glaciación (nunca te aflijas de maltratar a quien desmerece tu lujuria).

      Eliminar
  47. tienes el don de llenarlo todo de ese jugo que pierde el poema al soportarse en la semántica y ensuciar con precisión daltónica lo ilícito en la destrucción de la ley con esos restos corporales de la revisión de la metafísica entre gritos animales y orgasmos de quienes nada se les perdió en la tierra (si acaso la absolución)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que tú también me das la absolución, porque tal vez esté todo perdido en la tierra y los animales orgiásticos huyan de la poesía como almas disolutas. Son sólo recursos vagos y cosméticos, domesticados y carentes de erudición (restos corporales y sucios de tinta con los que me gusta maltratar de alguna manera). La exprimidora mecánica deja su jugo de sometimiento ritual y la rabia de los perdidos desdenes como una fruta hedonista. Por todas partes se esconde esa grandiosidad del virtuosismo sin bragas, nada amancebado. Las personas "simples" tienen un innato talento que se puede desbordar (divina simplicidad). He quedado prendado en la ausencia de las frases con esas anécdotas que regurgitan las bocas (pura versificación, puro talento). Todo lo que nos rodea posee esa divinidad, esa virilidad de los sentidos que nos afanamos en acallar y secuestrar.

      Eliminar
  48. y en la dicha irracional
    sólo aquellos que inducen el adulterio tienen dedos de arándano para multiplicar las lunas y los agujeros
    y tras la ceguera impía la luz en el reflejo de las retinas dispuestas a la sangre que sólo dignifica chorreante entre los cuerpos, el recorrido cerrado de las venas, otro alud insaciable de esa aceptación que delira dónde está el verbo para que el sujeto mantenga los honores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El adulterio debería ser solamente aceptación entre adultos. Lo que realmente me repugna es la ritualización social de los vínculos y el amor. No me gusta engañar a nadie (el adulterio como engaño no tiene cabida en mi filosofía, sin embargo aceptamos más el autoengaño si lo llamamos convencionalmente matrimonio).

      Eliminar
  49. leyéndote entre la costa, te imagino un paisaje húmedo, de urbe y a la vez jardines repudiados en una insolente flor del desvelo, que lo ocupa todo con la osadía de la mala hierba y despeina ira de naturaleza tiránica, rebosante de verdes y rojos, con sarmientos goteantes y esas piernas campesinas mojándose río hasta la cintura, y tú extranjero con ADSL y el delirio del floripondio entre el sueño y el ticket de aparcamiento (insinuador de burdeles con trepadoras)

    ResponderEliminar
  50. Juego con tus floripondios y te entrego la mirada del Gollum (tendremos que descifrar alguna otra película). Tienes una imagen demasiado bucólica de mis piernas (unas piernas velludas sólo dan para una comedia). Tropiezo con los sarmientos de tu naturaleza, pero la caída es grata si me acerco a tu boca poética y no me desvelas con tu indiferencia. Intento visualizar esos paisajes húmedos en el alma de una jardinera (mi regadera no tiene el suficiente talento).

    ResponderEliminar
  51. Seguiremos prostituyen do nos, nos darán por todas partes. Sin preservativos. Y al marcharse nadie dejará un euro sobre la mesa. Ni los pájaros que vuelan sobre el cielo de los besos ni el cielo de los cazadores dejará limosna. La beatitud sólo busca el perdón divino de los imperdonables y los cirios se derraman en sus mentiras de paja y arden como quemaron a las brujas. Dejaremos que el semen resbale por todas las pieles escritas y muertas. Eliminemos el rojo y el azul que llevan tantos años gobernando y que el sufijo bi no tome partido sólo el de la sexualidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te responde el "coleccionista de comentarios".
      Que nos den por las partes menos obvias para variar, quiero decir: por qué desdeñar la bóveda del sobaco, la juntura de las rodillas, el hueco de los dedos, el orgasmo de las cejas, el latido del corazón en el pelo de la coronilla; el agujero de las orejas (nido de abejas); las ventanas de la nariz, la profundidad del ombligo, la verruga secreta de los párpados, el calcañar indolente y, el cansado y perezoso, grano del trasero...
      Las brujas quemadas y martirizadas son los Cristos que nunca ascenderán ni serán recordados (pobre memoria, triste y religiosa).
      Sandra, quiero que me gobiernen tus labios rojos y tu verso azul (para qué otras banderas?).
      Desnudemos los sufijos de las palabras hasta que las sílabas se vuelvan letras y las letras sólo sean una onomatopeya del placer.

      Eliminar
  52. Gŕrrrrrrrrr quise decir:
    *prostituyendonos
    * prefijo
    El diccionario juega malas pasadas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes por los diccionarios (ellos no se preocupan por nosotros).

      Eliminar
  53. Pides azotes en micro cápsulas de rosarios pero no te lavas la boca y desprendes ese hedor a poesía. Son pellizcos a la cara del miedo. Darnos la espalda y juntar los traseros para mentirnos con toda la verdad por delante.
    (me ha hecho gracia tu nueva condición de coleccionista)
    Que nos gobierne la palabra sí, que el verso nos envuelva y nos haga vibrar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ojos mienten pero los traseros nunca han insinuado una mentira (sólo son capaces de susurrar o bostezar sus afectos -¡almas cándidas de una pureza sin escrúpulos!-).
      Imagínate el típico coleccionista de mariposas (un alfiler con cloroformo en el dorso para cada comentario y un nombre en latín para distinguir la especie).
      Hay políticos que también son poetas pero aquí caemos en la abominación (de un cruce de Ángel y Demonio sólo puede resultar un burdégano).

      Eliminar
    2. Sobre todo cuando esas verdades huelen. Podrías coleccionar las pieles de los políticos yo me hago costurera y le hago trajes a Camps.
      Le haría un pasamontañas con el escroto de sus compañeros sin aberturas en los ojos ni en la boca. Los regalamos porque poco beneficio vamos a sacar de esas pieles. Prefiero coleccionar polvo de estrella aunque esta escaso en estos dias

      Eliminar
    3. Las verdades que huelen son difíciles de ocultar. Ningún político llega a la belleza de un insecto, ya sea larva o gusano. Siento que hay algo de enajenación en tus palabras y las comparto (los políticos sólo son payasos con alma autoritaria; aunque no deberíamos ensuciar las "partes nobles" con basura partidista -un escroto es algo excelso, digno de ser alabado-).
      En cualquier descampado podemos encontrar polvos "comunes" envueltos en gelatina de condón (no hace falta recurrir a las estrellas).

      Eliminar
  54. habita entre ti, el guarro y el sacro, hilvanador de esencias profanadas en la mirada cúbica que no paga el transporte, por saberse sucio del lugar que el destino destierra amable y lascivamente en esa manzana que se pela como cremallera que abre el fulgor de los catadores de insolencia para decir, una vez, tuve una mamá que me lavaba la fruta y ahora la quiero toda escurrida hasta la formación de los alcoholes que me tiren loco de la flagelación hasta que la dentadura de una mujer acierte con mi fosa (pongo el comentario también en hoguera por ese coleccionismo El perfume)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé en que parte de mi esqueleto se halla el "guarro" debe ser un hueso bastante escurridizo y amorfo (yo sólo me veo pulcro, limpio como una damisela con su cinturón de castidad). Todos los comentarios tendrían que acabar en la "hoguera" como todos los poemas, pero nos empeñamos en salvar a las brujas. Gracias por tus alcoholes (flagelantes perfumes de coleccionista). Prometo pasearme por tus arenas si me desheredan, deseo ser desheredado para morir en tus playas.

      Eliminar
  55. (ah) no hay que ser tacaños de comentarios y gotas de sudor en el traspapelo y lascivia... y menos cuando se defiende lo corsario para con la despropiedad de la lírica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy un asqueroso tacaño de comentarios verdes (moco de manzana). Es cierto, me nutro de disquisiciones para exudar versos como trufas (un cerdo gozando en sus excrementos). Defiendo lo corsario pero me aposento en la lujuria de la propiedad privada (no se deberían secuestrar los comentarios, no es leal). Tengo cargo de conciencia pero el blog me tiraniza como una ama sádica. No soy puro del todo, tenías razón, me recreo en mi inmundicia y profano la libertad con la forma publicada y pública de una ramera. Mujer de mar, nunca me enmendaré, pero prometo una enmienda porque en el momento que nos alabamos jugamos a pretender.

      Eliminar
    2. Tómalo como una traición, hay cierta belleza que no puede vivir sin traición, pues la verdadera poesía necesita desposeerse para prevalecer en el alma.

      Olvida estas profundidades (son bajeza). Juguemos con las olas como peces ciegos hasta que Neptuno nos clave su tridente.

      Eliminar
    3. Sigo defendiendo lo corsario y esa idea tuya, tan hermosa, "la despropiedad de la lírica" e incluso, para ir más allá y ahondar en la indefinición, defiendo también "la desautoría del verso".

      La lírica no tiene futuro pero los poetas se empeñan en nacer. Nadie nos lee. La poesía es un vicio de escribientes donde el egoísmo se corresponde, a veces, con la virtud; aunque, casi siempre, faltan los virtuosos y sobran los ególatras.

      Eliminar
  56. ver fantasmas bellos o olorasamente horripilantes y tu alma, que ha de tener de ambos, las azadas que el estramonio disuelve, como bañera que se lleva los flujos a la procreación que hondea en la mar, sólo pasando por las cloacas, como el fulgor de la supervivencia de la especie..

    tú, captor vampírico, del poema y el vino que rompe, cautivo por el mismo jugo que sorprende a la renuncia y arbola al deseo. Todo está permitido si la lírica lo masturba y lo ejerce con el desclasismo de un orgasmo que sobrevenga el volver a mancharse empezando por donde nos salimos

    de tus últimos versos, me quedo el cuchillo afilado en su envés, para pasarme luego por tu habitación y explicarte cómo goza mi melancolía y cómo dicen mis cuentos de hadas la sangre de cristo en la animalidad que sólo delinque la ternura en la paradajoda de su exhabrupto, para salvar la guitarra de la cucaracha de la revolución, que a través de ese empalagar tofee, se pone toda líquida de las ganas al cubo de comer peces por dónde entra el fuego y esculpir con sus espinas la anarquía y emigrar todos los emiratos con el mapa como pólvora....

    no hay que fiarse ni del animal herido ni del poeta
    aunque cierta ternura evita entrar en explicaciones del tipo de la metafísica de la sábana agujereada y la religión como profiláctico para evitar larga esperanza de vida en los creyentes

    me encantan los vicios recurrentes que sacan la guillotina a esas viejas plazas de la revolución con el tricolor haciendo de restos corporales y se entusiasman del indecoro de los traidores amantes por el gozo de la inutilidad que servirá un día para que se corran otra vez tantos poemas escritos a deshora.

    (por cierto también tienes condón numérico en el blog, tal vez ahora blogger nos pase a todos por la farmacia, yo creía que no lo tenía y confiaba en la marcha atrás de la hoguera)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del condón numérico..., (te la meten callando y sigilosamente como serpientes emplumadas -juraría que estaba abierto de par en par para cualquier tipo de penitencia, a condición de que fuera realmente impertinente-).
      La marcha atrás de la hoguera nunca llega a quemarte (no sé si es mejor morir de números o correrse con todas las consecuencias en el fuego).
      A veces se me hace más difícil interpretar tus comentarios que navegar por tus poemas (debe ser la lepra de la prosa a la que no estamos acostumbrados). Pero, aun así, te entiendo, entiendo cada joya de tu exabrupto.
      Lo más doloroso es quedarse en el tránsito de lo horripilante y lo bello como un perfume barato en unas manos tristes.
      Nos salimos de tan manchados y masturbados que la lírica es un orgasmo que sobrevuela un gallinero alborotado (¿alguna pluma ha aterrizado en tus pies para hacerte cosquillas?).
      El amor, afilado en su envés, es más peligroso que un cuchillo (otra paradoja de la ternura).
      Un poeta herido en su pundonor es un animal acosado, una fiera digna en un zoológico de espanto, un creyente que ha descubierto que no existe ningún cielo.
      Sabía que la guillotina te iba a encantar, y ese aire de revolución francesa (hay un cadalso para cada poema en el corazón de las flores).

      Eliminar
  57. odiaremos a los poetas por la urgente animadversión que por las noches atormenta la belleza con bailes de salón que del revés nos deshojan los pentagramas para decir estremecimiento, con el fusil y el fusil literado de las amapolas, sirviendo las guitarras que caen como gotas de sangre para manchar la sarcástica dicha con la infinidad, no hay salvación, llevamos dentro todos los contrarios, hacernos zíngara desaptitud para humedecernos las vocales y bailar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu música de guitarra es bella, como una zíngara que baila altares.

      Eliminar
  58. ... y valiéndome de las excusas y de que cualquier amor es bueno para ese verdadero poema que nos hace promiscuidad de la lírica.. te dejo el poema que encendió tu poema

    Tus babas son como el trueno que desvirgó el uso correcto de la semántica por llegar el primero al agujero del que no se vuelve nunca limpio. Con llagas de barcas por el Sena y el suicida en el regazo bebiendo de los pechos el piano que tronará cuando la peste arregle el problema de contaminación del cielo. Hallando en tu cuerpo la apoteosis del virus que repara el vino malgastado en los burdeles y dignificando las vides, como relicarios de la negra noche que nos vuelve tiránica y violentamente siervos del placer libertador y homicida. Hasta emerger como los fuegos fatuos en las heces de Baudelaire.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué poema no nos abrasa? Un poema prende y enciende las ascuas de otro paraíso (los dos se pierden en las cenizas del tiempo). Una lombriz en la hez de Baudelaire es el poema que se fagocita y se besa. Mis balas (babas perdidas) anidan en los pulcros agujeros que detestamos y en las sucias mamas que nos destetan de la razón.
      Somos demasiado promiscuos para dedicarnos versos de amor. Deberíamos herirnos con la halterofilia de las palabras para sangrar un poco más nuestro ego, hasta que el amor recupere su verdadero significado.

      Eliminar
  59. me había ofendido tu poema, como ofenden los rosarios al calor de la lumbre revuelta contra el hogar
    y me aventuré a afilarme, aunque ahora entre "lencerías poéticas" de reversos y juegos de tuerca, le hallo cierto humor de sensibilidad burguesa y algo negro del jugo, cinismo en contienda por mentes retorcidas y camaleónicas de una pulcritud en alevosa duda, aunque insisto que el cuchillo del anarco feminismo, es urgente para no morir de muertos, sino de pólvora, y no vivir de préstamos y sellos, sino de mar.

    ResponderEliminar
  60. Acabaremos como poemas rotos en las manos de un ser que nos desprecia (fui al baño y se me metió esa frase entre los calzones, no tiene nada que ver -es evidente- con la ofensa de mi poema). No lo hice con la intención de ofender (hay cierto grado de sarcasmo en todo esto -el puritanismo trascendente del agravio-) A veces busco el doble sentido de las cosas y juego con los significados. Muchas veces queremos decir lo mismo con diferentes palabras. Me gusto tu poema porque el amor tiene algo de mugre exquisita y de narco-fetichismo. Nos devolveremos un mar como un azote de tiburones (tu aleta virgen en mis agallas).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando me acerco a tus poemas dejo que mi mente desvaríe de impresiones y que todo enmudezca como un paisaje impresionista de fondo. Darle rienda suelta a las sensaciones mientras tus palabras hablan (el humor y cierta ironía balsámica). Tu abres los mundos y yo navego por ese mundo virgen, aunque a veces mi pilotaje me deje en la escollera de tu percepción.

      Eliminar
  61. "poemas rotos en las manos de un ser que nos desprecia" exquisito y más si los urinarios nos acojen amantes de alguna ofensa, urgente, para que no sea vana la sed, y ese ardor que ampara la digestión que la tinta placenta y se nos mete en lencería, como la mano mojada entre un vaso de whisky, una boca que quisimos y los juegos de dedos en los ojos de un cadáver (¿cómo no amar unas cuencas que presienten la macabra rigidez que ilumina cierto opio?)

    "no hay futuro para nosotros", y ese es el fusil del estremecimiento, la boca que se abre justo en el lugar en el que nuestro pudor sueña y se cierra precisa en el erógeno que no confesaríamos sino a dentelladas de ese delirio que crea nuestros mundos...

    cuando tus poemas se me acercan dejo que mis inquilinas desvaríen de bañeras y que todo empiece a hablar con un paisaje surrealista de fondo oblicuo, donde el cuchillo narcótico fetichista, habla a veces del centeno y otras de los frasquitos de sangre rehaciendo los impagos ( que tanto gusta costear, como salmón que destierra de subir ríos, todo salmuera)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mirada oblicua de cielo protector, trasnochado, borracho que arrastra su epidermis por tabernas de cinismo y urinarios de ofensa. La lencería se nos mete, impúdica, por el traspapelado de nuestros balcones, el excusado de nuestra indefinición, queriendo exudar una flor exótica como pámpano de glicinia tormentosa y atormentada. El jardinero de nuestros dedos sujeta la tela, olvidada en el asno de la mandrágora (no he encontrado otra forma más sutil de definir el agujero del culo) y la deposita sobre el contorno de la roca áurea, definiendo el semblante de una abominación dulcificada (no sé de que otra forma nombrar el paraíso del promontorio y del nombre). Bueno..., en fin, el calzoncillo o la braga se recolectan, se enderezan, se realojan o fuere lo que fuere tal proceder y tal exhumación...

      Me has dado alas para una simulación extraña y también extrabagante.
      La frase de tus mundos en el no hay nosotros, te ha quedado como una perla incrustada en el pecho de la ópera prima.
      Siento envidia de la aproximación erógena de mis poemas hacia ti. No me gusta hablar en serio, pero hablando en serio (un poeta nunca es serio), me he dado cuenta de que mis comentarios pueden ser bastante pretenciosos o hirientes, aun sin quererlo, sobre todo cuando aquellos no están en la misma disposición o sintonía (no me refiero exactamente a ti) con su interlocutor. A veces las palabras quieren prodigar la grandeza y sólo dicen sandeces enormes que obvian a las personas que hay detrás. Quiero que sepas que no me interesa esto. Me tomo licencias pero no soy licencioso (propongo la sinceridad). Mareva eres una musa. Navego por los cuadros de tus letras deteniendome levemente, pero para llegar verdaderamente a tu poesía tendría que colgarla de mi estancia y contemplarla cada día como quien convive con una joya pictórica (la belleza es un ser vivo y los matices de lo vivo nunca dejan de sorprendernos).

      Eliminar
  62. y cuando el poeta es un inodoro, la materia orgánica y desechable, es como un anillo de boda, aunque se entienda el imposible compromiso, cuando el destino pasa por la cloaca, cantando el mar y evitando en todo lo posible las depuradoras

    me encanta ese tigneo de mezclar lo que fricciona como nudo uterino en su latir pragmático hasta la eclosión de ese alter ego, pasando por la alterseift el decoro, que preciso, esperma una belleza intravenosa y unas ganas de ir a comer insectos (cuando un poema me gusta me peleo con los puercoespin para que se me quede el nácar y hacer algo con los putos tratos de la gasolina)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor, como la verdad, tiene diferentes rostros. El compromiso sin cortapisas con su sucia nostalgia de depuradora. Los amantes lo recogen todo y lo dan todo a cambio, como apestados divinos que son. Cuando los reconoces te dan ganas de salir huyendo o de usar un buen ambientador, porque ellos sobreviven de sus desechos y son abundantemente amables con su dación en pago.

      Eliminar
  63. me quemó tu verso... " espero que aún me guardes un poco de tu afecto, qué sería yo sin esa voluntad?" como un disparo de las Borgianas tabernas, qué pólvora provoca el acto en la pena de los centenos de enfrente? qué humedad hallada en lo inconfesionable vuelve con un nombre? o qué germinio de no sé qué distancia que se convierte en las propias manos?... por ese verso te invitarán a whisky y no importará mucho lo que ocultan, ni pretenden, tus ojos si el vaso quiere ensuciarse y todavía algo dice poesía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo la espalda rota de sensualidad (otra cursilería para decir que el "trabajo" me ha punzado el lumbago). Es agradable esa capacidad que tienes para arder (muchas veces las frases se desgastan y se queman solas). Con centeno y un buen horno se puede hacer pan. Puede que sea abstemio, pero nunca rechazaría el honor de una copa. Me recuerdas a una chica que hablaba mucho y bebía demasiado (el amor es así de esperpéntico), su voz vidriosa y rasgada, y sus ganas de vivir me conmovieron. Tal vez sea necesario ensuciarse antes de pretender y ocultar. Me paseé por tus versos pero hoy mi voluntad es una soga. En cualquier momento te devolveré la cortesía porque todavía algo dice poesía.

      Eliminar
  64. de tu whisky
    el valor de marcarse sin engaño la insensatez de que las palmas de los pies sujeten el cuerpo, a cuchilla de un cinismo restaurador del viento que no sabe mentir
    bajado a despetelar de errores en la tráquea, con el favor de los desencantos, como estación de servicio que ofrece flores de gas y noches desveladas por la ebria canción de los que han perdido un amanecer en no sé qué cuerpo qué tiritaba estrellas

    me encantó la servidumbre a los brezos y el relincho de tu tristeza transversando el poro del fruto de los desterrados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que el siguiente no te guste nada, trata de ser "inmisericorde" (también me agrada tu desprecio). Los brezos eran "besos" pero los convertí en selva pensando en tus bosques. Contigo es blanco o negro (yo me muevo más en la sutileza de los grises). Tus comentarios no se avienen a la ambigüedad de la que yo me nutro, y que, a veces, crea cierta exasperación. Es más peligroso el cinismo de la verdad que el de la mentira. En tu poesía hallo más tesoros que en mi escuálida perfidia poética. Eres incapaz de vestirte de vulgaridad (en esto tus prendas son más refinadas que mis trapos), pero alguna vez tiene que ser así: la mujer bella y elegante rescata al infeliz (Julia Roberst hace lo propio con su prostituto)

      Eliminar
    2. No necesitas que te diga que lo que escribes es "Belleza". Quisiera ponerte de rodillas como a una perra y metértela hasta el alma para contemplar la indulgencia de tu "Hermoso" cerebro.

      Eliminar
    3. las perras muerden cuando el fruto devorado ha llenado y justificado el purgatorio y la penitencia (del vecino, la de una nunca si cantan las ratas posturas de ballet) y agotado pulcramente con las cuchillas de afeitar la sensiblería que obliga a desbarajar y mentir con media lengua de esos otros labios henchidos de irracionalidad y púas y, todo aquello por lo qué y resultó ser un proceso de volatidad en el que lo que quedaba del bienestar promulgó el orgasmo de un cerebro mientras ardían cortinas y rosecitas y coches y cremas para la cara y corbatas y coroneles con un buzón para que alguien les escriba si no han salido ya los corsarios a devolver la correspondencia al fuego que espera arreglar el porvenir y otros virus que el poema no soluciona
      diría que es inocente que creas en la indulgencia de un cerebro ( conociendo los leteos y antigeometrías del graznido y los brezos) sino supiera que es la lascivia la que te nutre esa ambigüedad

      Eliminar
    4. Piensas en una costura lasciva (me faltaron los coroneles en el último verso ). En mi comentario anterior todo eran oropeles, pinceladas de ingenuidad amparadas por el sexo. Deja que te explique la lascivia de los atardeceres en los que el corazón se llena de una baba misteriosa, allí donde todo es desnudez, clarividencia y espumarajos. Lo de menos es la perra a cuatro patas (tal vez deba amar a los animales con extremidades impares). La verdadera noción del impulso es ahondar en la infinitud del espíritu (no me detengo en la postura o impostura de los amantes, me amparo en la ingenuidad y elevación del amor). El poema no es la solución a nuestros virus, sólo la fiebre de nuestra enfermedad.
      Soy tan inocente como un leteo abierto de piernas a los romanos (peco de escrupulosa inocencia). Me preocupa que pienses en la lascivia como en una voluntad (la lascivia es la decoración de lo voluble). Hay tanta lascivia en mi como la que pueda tener un perrito faldero que busca la caricia de su dueña. Tampoco debemos maltratar la concupiscencia o la sensualidad aunque se trate obscenamente. Tienes razón, me engaño con la mentira de un cerebro indulgente, ¿en qué otra indulgencia puedo creer?

      Eliminar
  65. imagino del detrás de las desidias, las ínsulas obscenas que levanta el hollín, como dentaduras del Conde Lautreamont mordiendo gajos de vinagre para acuchillar todo lo que se parezca a una paloma pero esconder en las axilas el jugo de su luz, agitando el voyerismo de los cortadores de yugulares en la delicada belleza que emanan las cosas cuando van a eyacular a una especie de materia inerte que a veces emite algo parecido a una ciudad y la sudada multitud, y conserva los incisivos de la luna, no hay nada más bello que la desidia para merendarse el hambre de los pájaros en el whisky viudo de pianos y ser permisivos de calumnias que vuelvan del oblicuo espejo unas manos humedas de navajas para encender labranzas que el fuego vuelva a matar y siga afilándose la pluma que la metáfora ansia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tu boca la desidia es una virtud y un milagro de virtuosos, algo parecido a la bohemia; pero, créeme, la desidia del alma es la completa desolación, el abismo; algo que te sube por el estómago como una nausea impura que no se llega a vomitar jamás.
      Me salvaste del desierto con tu comentario de cielo: tu voz es multitud.

      Eliminar
    2. Si eres capaz de amar la materia inerte tienes algo en común con el capitalismo, y yo adoro la dulzura de las recapitulaciones.

      Acuchíllame en la labranza porque no crece ninguna buena hierba en el desdén de mis eriales.

      Eliminar
    3. ¿Piensas que te puedo salvar de algo? En todo caso, tú me salvarías de todo.

      Eliminar
  66. tus últimos textos y sus prosmiscuos corazones, su humor de galerna y queroseno de la ropa recién sacada del armario y su fascismo del telescopio de un infinito que en las tabernas, desdobla justo por dónde todo se delicadiza en su pasada de vueltas y mayos y las cestas ya esperan de los cerezos algo más que un me ha saciado la obscenidad de un romanticimismo o sí, tenías razón, demasiada vanidad para dos cuerpos condenados a desaparecer en geometrías que deshagan la cama contra otras camas y se multipliquen los timbres
    de tus frutos, a veces comentar con el cuchillo, con la vagina o la vagina que se alquila a la erección de un poema que siempre mentirá sobre el autor que lo firma y en la alegría del descorche de la noche será indistinguible en qué perversión se posó el nombre para tocar esos pronombres sin traicionar al asesinato de la paloma o la llegada de la pagana ternura y presentuasa (de qué parte de tu cuerpo o de tu fango?) para sembrar el vino

    te comenté obtusa del arrebato porque si entrará en detalles me tendría que manchar los dientes....... y echar a perder mis sidras que tanto insomnio me hizo reservar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi telescopio fascista está dirigido a tu cuerpo infinito como un zeppelin de la segunda guerra o una división azul en los campos nevados del exterminio. Lo acepto. Soy ese enfermo neonazi que quiere masacrar tus pezones (te puedo decir que estoy pelado como una mandarina y mi cogote refleja una luz ácida). No creo que Hitler mintiera sobre los poetas que amaba, yo tampoco miento sobre ti. Puedo hablar desde la boca de Lenin o la de Mussolini de la abundancia de arrasar tu alma (tierra quemada, hoguera de ideas), pero en el fondo deseo tu absolutismo y no me importa el escaparate de la poesía. Tal vez pienses que prefiero perderme en la cama de una mujer del movimiento (rubia y lechosa como el acero) o maldecir indiscriminadamente una alegoría. No soy rojo, no soy negro, tampoco rosa como el arco iris. Seguro que piensas en mis nuevas impertinencias y si detrás de estás lineas de batalla habrá observadores (a todas las mujeres les encantan que las miren). Nuestros obuses no dan para más. Soy como un mono sin calzoncillos con una esvástica en el pecho al que le gusta insultar. Me vendo mal, siempre me venderé mal, al igual que tú vendes esa supuesta ingenuidad. Pensé que amabas el fango y el vino, más que el desperdicio de buscar la noche en las pupilas de un supuesto caballero. Me río de todo; pero, sobre todo, me río de mí porque nunca he albergado un credo o una pretensión vulgar. No olvides los detalles, la sidra, los dientes y el arrebato, todo eso me pertenece.

      Eliminar
    2. Desearía que el arrebato fuera más persistente para entender algo sobre las manzanas que desconozco y la sidra que pierdes, porque realmente no comprendo nada de tu insomnio!!!

      Eliminar
    3. Mánchate los dientes, aquí y ahora!!!

      Eliminar
  67. tu fe... me quiere pervertir los teclados "voluntades" y humedecer los cajones en los que guardo los Cantos de Maldoror y otros corales que hallé una vez en la geometría de un viento dándole a los chopos la poligamia de los promiscuos destinos y trágica indecencia de la alegría de una nube, tu fe, quiere hacer con mis ateas, el amor a los barcos mercenarios que tomó rimbaud harto de los poetas e ir a matar a algún santo o negociante, yo sé que tus pacíficos es lo que sueñan por las noches, por eso te dejas distraer con las cantos de las galernas y ocultas oblicua intención de dónde meter el dedo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prometo no meter ningún dedo en la sopa (soy como un salvaje domesticado por el refinamiento de tus perjuicios). Ojalá fuera capaz de pervertir o de humedecer (amo la geometría que intercede por su alma). Estoy harto de los poetas y los pacíficos negociantes (nunca dije que la poesía supusiera aceptación). No me importa que ubiques la insania en mis ojos o en mi proceder. Si meto los dedos en la tarta y ésta me alecciona sobre la pulcritud, yo, pulcramente seguiré deseando su azúcar.

      Eliminar
  68. tú no aceptarías la mesura, la sed te la sacaría por los bolsillos, como anillos ansiosos de pretender la criminología que humedeciera ese tacto que flota en el contra-alfabeto que inventan las perversiones y santitades

    no me hiere la impertinencia cuando el que la acude, va, ardiende de mancharse la boca y no limpiar cuerpos ni saciar beatitudes y es impertinente osar que se provoca herida cuando somos esos de las pieles de una multitud y ocultamos el cuchillo a salvo de restos corporales

    de tus últimos textos, podría decirte" como tengo visto en otros blogs" me encanta. me nació otra vagina y otra guillotina, se me arremolinaron los nombres propios, de apologías que destripar en aforismos que lubricaran el infinito contrario que diera tiempo a meterse en narrativa y usurpar la dignidad del poeta, a adjetivización de los anacolutos y otros sudores que sólo el proletario se lleva para los temas conyugales...y el amor me cegó la vista

    te escribo rápido porque voy mancharme las manos de pintura, otro día entro en dientes, tomando una parte por el todo y al todo por el loco o sádico perfumista del salmo que alquimia otra manera de vergüenza que fecunda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca aceptaría la mesura de las frases apagadas (prefiero la desmesura de las frases sórdidas). A través de la sordidez nuestro mundo excreta una belleza distinta, tal vez hiriente. Por lo menos tengo una cosa clara: no vas a morir de impertinencias. Me estaba preocupando porque no me gusta excusarme reiteradas veces y caer en la redundancia. Te tengo preparado un poema de pies, que es como si el mismo Papa te los estuviera lamiendo y perfumando de beatitudes santas (algún día tendré que hablar mal de lo que escribo para no parecer un pedante).
      No sabría cómo satisfacer a una mujer con dos vaginas sin que se enfadara una de ellas (aún no comprendo la ciencia de la poligamia).

      Eliminar
  69. No sabemos hasta que punto la palabra debería ser tratada con cuidado, con mesura . La palabra puede ser el comienzo o la destrucción. El cimiento o un tejado sobre escombros mal asentado. El poder sirve copas heladas a gusto del consumidor con toda una retórica de falacia y atentan al personal crédulo e ignorante. La palabra es capaz de construir castillos de papel y quien consigue vivir en ellos incluso abrigarse a pesar de sufrir hipotermia. Usemos la palabra para abrir o cerrar puertas para remover las arenas del océano y sacar su mierda a la superficie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya conocemos a esos oradores de la muerte y la confrontación que han originado múltiples desolaciones. Creo que no se puede vivir en la palabra (la palabra suele ser una cárcel de anestesias). Tengo la impresión que, a veces, me asiento en castillos de papel, pero, extrañamente, cada poema constituye una roca desnuda de clamor arrogante a la que podemos asirnos y que trasciende a la pátina del poeta. En el fondo, desprecio al poeta (no me malentiendas) cuando se comporta como esa niña boba y absurda de los espejos autocomplacientes. Muchas veces me siento así. Las palabras nacen a través de nosotros pero no son nuestras. Echaba a faltar tus comentarios, de los que siempre se puede aprender. Tenemos que tener cuidado al sacar la mierda a la superficie para no ahogarnos en lo superficial de las heces. Con lo de la hipotermia, me estaba situando en un lugar recóndito, rodeado de frío glaciar, con una libreta de poemas y un mechero (¿incendiarias una obra póstuma para calentarte los dedos, aun sabiendo de la consistencia de la muerte y la posibilidad real de que una nevada borrara todo el arte?) Creo que haríamos lo indecible por una llama de esperanza. El sarcasmo, la ironía y reírnos de nosotros mismos son una forma de combatir el desánimo. No me alargo más, para no parecer tedioso. Gracias por permanecer!!!

      Eliminar
    2. Seguramente acabaría comiéndome toda literatura por muy póstuma que sea y cagaria letras jajaja (esta ha sido una carcajada de lo mas sincera, si el frui o el hambre me convirtiera en el ser mas primario que me habita y te habita y nos.Siempre hable de mis monstruos y ellos son aquellos que me roban la razón y desnudan a uno de los yo que más odio.
      Un yo bastante destructibles que se lleva por delante todos los modales de perro adiestrado.
      Podrías decirte eso de seguramente incendiaria el hielo con mi mirada y me ahogaria en aguas cálidas rodeadas de nieve...que me habita un geiser y siempre soy templada agua volcánica que se contonea por los subterráneos y resurja con la hipotermia de unas manos licenciadas en alpinismo. Te miento. ¿ donde está la línea entre realidad y mentira?
      Borraría todo el arte y me detendría en un nuevo amanecer para esperar su muerte más bucólica.
      Pero no me hables de supervivencia porque me comería a mi amado tras copularlo como la mantis aunque lo haría estofado.
      Yo también me siento a veces vulnerable tras escribir un poema. Es lo que tiene. Nunca sabe uno donde le va a dar el azote.
      La primavera me mantiene fuera, por eso comento menos que no nada y ya te lo dije. Me da pereza bajar tanto la página en tu entrada kilométrica. Se te estima galego

      Eliminar
    3. ¡Sí, por supuesto! Obviaba esa manera de morir poética y trascendentalmente, lejos del materialismo de las llamas y el frío. (¿en qué piensan los poetas que no reconocen dentro de sí sus inquietudes y sus vicios? Me has abierto los ojos con tu clarividencia alejada del pragmatismo, puesto que hay otras formas de ser, de sentir y de percibir el mundo: "incendiaria el hielo con (tu) mirada y me ahogaría en aguas cálidas rodeadas de nieve....". Eres como una tempestad de certezas y temperamento poético (el poema no escrito es el único que se debe consagrar): "Borraría todo el arte y me detendría en un nuevo amanecer para esperar su muerte más bucólica".
      ¿No son todos los amaneceres un nuevo poema y una nueva tentación de lujuria? Necesitaba tus palabras salvadoras para apreciar la claridad de los suicidios (mantis copuladora de los estofados salvajes bajo el páramo de las nieves eternas). Hay algunos versos que no están hechos para la pereza, y tu no eres una mujer perezosa (hay que andar algunos kilómetros para adelgazar el absentismo del alma). Mi aprecio siempre por delante (esta frase tiene muchas y extrañas interpretaciones, pero nunca te diría "mi afecto por detrás"). Ja,ja,ja.......

      Eliminar
    4. Me dan ganas de cambiar el nombre de esta "isla" por el de "Sandra y Mareva", y puede que lo haga, porque vosotras sois esa inspiración que viene para quedarse.

      Eliminar
    5. Soy tan perverso que tienes que bajar hasta los pies de la "entrada" para penetrar el interior del poema (cómo si subieras por una falda de nocturnidades y alevosías). Nada es moral ni sencillo en este juego en el que el "ratón" se mueve de una forma impertinente.

      Eliminar
    6. Te veía más como felino. A mi me gusta jugar a tirar ovillos y que los gatos jueguen con ellos. Volver a la niñez que nunca tuve y me convirtió en anciana prematura. Yo veo más el amanecer como la salvación, es la noche el poema la muerte que se precipita por los costados y atenaza párpados y gargantas ansiosas de lujurias. Somos bulímicos de ego que nos pasamos el día atiborrándonos de nosotros mismos y nos vomitamos cuando el péndulo a pasado la medianoche para resucitar a las bestias.
      Ni se te ocurra ofenderme cambiando el nombre del blog, al menos con el mio. Porque mareva es nombre de canto, oleaje que recorre profundidades donde no llega ni la luz la abstracción y resistencia, fuerza y pureza. Su voz es la inconfundible especie que nadie quiere que se extinga.
      Te confundes. Te confundo. Con-fundir una bombilla no será suficiente oscuridad para salvarnos y seré la más perezosa de las tecnologías que nos habitan. Ellas son las culpables de que a punta de dedo se quemen los papeles que preserva Ban los "grandes conocimientos de la humanidad" .
      Arte es lo que tiene el hombre que sabe robarme el corazón. Cuando un corazón está ocupado la moral solo entiende latín y la alevosía para que llore eternamente

      Eliminar
    7. Los estómagos vacíos necesitan vomitar algo para engañar a la vida cuando la vida es inanición. Somos como hipopótamos en ríos de placenta, orillando nuestra grasa de los libertinos rayos solares. Mareva es una criatura diferente, imposible de catalogar (estoy tratando de averiguar su nombre científico en latín). Nos inventaremos los nombres si hace falta una excusa. ¿Las bombillas juegan ahora con las palabras? Luces traviesas, luces. Tienes suerte: tu ladrón te espera para robarte y nunca dejará de delinquir. La moral es una alevosía nueva que exige nuevas perversiones. ¿Por qué siempre hablamos de perversiones cuando queremos decir otra cosa?

      Eliminar
    8. sandra irradian tus letras altivez de nocturnidad e insurrección a bocajarro de no sé qué petalo que se mete entre los dientes al leerte, sólo las niñas que fueron ancianas, conservan la jauría e indestructibilidad del fuego y el baile

      Eliminar
    9. Lo clavaste Mareva. La carencia es la herencia que me adjudicaron. Me equivoqué al nacer. De época, de familia y de planeta. ¿Alguna vez sentíste la extrañeza de aquellos que nos observan en cualquier lugar y parecen vigilar nuestros pasos para que no nos perdamos al volver a casa?
      Seguramente ardí justo al nacer y hoy sólo hablan mis cenizas.
      Yo te imagino en el recondito páramo junto a papeles desnudos y plumas sangrantes. Al nacer ya te regalaron el talento de la pintura en cuadros de manifiesto y con una causa que no das por perdida. Naciste republica independiente con tantpo que decir que te enajenan las letras y como una droga reclamas tu dosis a diario. Si no, como dijo una vez Raul ¿Cómo lo haces para no agotar tanto talento? No te imagino hablando nuestro idioma, sino uno en el que la metáfora coloca todo los signos de puntuación y semantica.

      Eliminar
  70. la erección de tu pluma lleva muchos alfabetos que hilvanan, alcanfor y elixir, carne de cañón y nudos rosas en el esperma del pescador adicto a las jardinerías que los peces devuelven a la mar como la venganza del estremecimiento, "no importa lo que ocultamos" nuestro detrás es aquello que nutre en su traición, matadero o rocío acariciándonos en los maizales, otra historia, políticamente correcta para el impuesto revolucionario y persiste.porque en el fondo se sabe innecesaria.. ¿qué salmo después de una pulverización? te imagino manos saliendo de tus manos, babilonia en el profilactico que el cerebro exige para la seguridad de las emigraciones ( y me gusta fantasear, con tu lágrima de trigo, la campesina, la desbrozadora de las selvas)

    (las mejores mariposas son las que emergen de los malentendidos del abstracto y no hay realismo capaz a defraudar porque nos iluminan ardiente error hacia la deriva)

    (estoy segura que no te llamas raul y es el nombre que robaste a algún taxista con tendencia al crac)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me llamaré como tú quieras (si quieres ladrarme también me enteraré de quién soy). Siempre hay un significado detrás del significado que provoca tu significativa animadversión. Esta vez es cierto (asquerosamente y políticamente correcto y para mí esto no es una virtud). También en la trastienda puedo ser asquerosamente y políticamente machista o un residuo franquista que tu alma jamás podrá amar porque necesitas una pulverización y una ortopedia de libertadores. Esta forma de hablarte es el resultado de mis bacterias cínicas (me gustas mas enfadada y a ti te gusta más maltratarme con tu afecto). Lo acepto. Soy ese malentendido de tu abstracto y la deriva de tus mariposas (nunca te dije lo contrario) dispuesto a defraudar.

      Eliminar
  71. el amor a la traición tiene la boca de ese insaciable cambiante de firma, los perros huelen la sangre, los zorros distinguen el lado de la manzana mordida y los santos la líbido del misticismo que justificará los juegos de dados, por qué decimos santidad cuando queremos hablar de la geometría que gotea? creo que la atracción de los espejos irradia en el erótico revés de sus pupilas y que es ese olor a cuadra el que une a los nómadas en el santuario..
    creo que tu afirmación volvería a delirar los gustos con mayor violencia e impertinencia y a embestir la marabunta de esas voces, entre los restos corporales y la luna que cae, un bodegón y media botella de whisky, sería el interrogante de un oblicuo o lo que deslizaran las pieles, porque la sangre se huele a lo lejos y los bichos necesitan la conjura de algún delirio que nunca entraría en la afirmación ni siquiera a través de la carne... si no por qué tomaba estramonio son juana inés de la cruz?

    te he leido y he escrito con vino, la noche que se pone el carmín deque a éstas horas se frota su nihilismo con la luna y la intimidad de los presuntos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cara oculta de la luna..., (la luna tiene dos caras y no sabemos cuál es la más desagradable). Eres políticamente correcta porque tu vino siempre dice la verdad. Conozco tu noche (en ese sentido somos ambivalentes). Los vicios poéticos son la afirmación de nuestra mentira (lo reconozco), y esto ¿en qué lugar nos deja?, si es que hay algún lugar en la metáfora para nosotros.

      Eliminar
  72. Con que tirania te flajelas en un amor de araña que ha tejido su red en la virtual carencia de la esperanza, la desesperanción toma por los pies una melancolía desgastada que luecha por sucumbir con alas de polilla.
    Los perros saben seguir el rastro de su hogar y aferrarse a su amo. Las mentiras guardan en sus bolsillos la verdad absoluta y sólo hay que descoserlos. Pero estos bolsillos guardan tambien el cuchillo para sangrar todos los sacramentos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa flagelación le da vida a mis alas de polilla. No estoy convencido de esa carencia de esperanza. La desesperación es también virtual, a la espera de una constatación definible, aunque lo virtual y lo real se entremezclan claramente y confluyen en sus lazos. El amor no es un poema de amor, pero tengo que confesar que hay un cielo absoluto, ahí fuera, que quiero conocer y ponderar, ya que mi virtualidad lo necesita y lo desea.

      Eliminar
  73. Te manifiestas con una rotundidad indeleble. Cada vez amo más tus comentarios (son pura poesía). El amor?, siempre con un interrogante, es una tela de araña en la que queremos ser atrapados. Un juego, sin salvación aparente, con el ardid de la necesidad (ludopatía alterada y convulsa). Me gusta esa frase: "Las mentiras guardan en sus bolsillos la verdad absoluta y sólo hay que descoserlos. Pero estos bolsillos guardan también el cuchillo para sangrar todos los sacramentos". Tienes un don para la mística de los aforismos que debías explotar. Los sacramentos que no sangran son los más dolorosos porque han muerto definitivamente. ¿Verdades, mentiras? Te diría: miénteme pero no me engañes con una verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EXAGERAS. Sguramente lo que sucede que somos almas errantes que se quedaron atrapadas en el purgatorio porque ni el cielo ni el infierno nos entendía y al fin nos hemos encontrado. Te habla el hombre que me habita así como la mujer. Si tuviera la fórmula para explotar " el don que dices que tengo" seguramente estaría hecha pedacitos y esparcida por una póstuma obra de arte con la que en un futuro se limpiarán el culo jajaja. porque se habrán dado cuenta del tiempo malgastado. Entonces verán con ojos de ranura donde relamente tendrían que haber invertido el tiempo, sólo escucharán el eco, en la frecuecnia modulada, de los pájaros, olerán flores de plástico y obervarán el azul de los mares en pantallas que simularán lo que debimos cuidar.
      Esto sólo era para dejarte un número capicua en tus comentarios. je
      Si tienes la fórmula para esa explosión. Dejaré que orientes mi desorden.

      Eliminar
    2. Si me gustan esas obras de arte en los azucarillos del café por qué no habría de amarlas en el papel higiénico (el arte de limpiarse el culo exige una voluptuosidad elevada).
      Hasta los relojes de arena malgastan el tiempo (no amar es malgastar el tiempo). Los grandes hombres suelen consolarse con amores de mentira que parecen sacados de las novelas de sus propias vidas (¿redundante?).
      Tu presencia llena los números.. Puedes seguir la numeración que quieras siempre que no te pases a los irracionales.

      Quieres la fórmula:"Entonces verán con ojos de ranura donde relamente tendrían que haber invertido el tiempo, sólo escucharán el eco, en la frecuencia modulada, de los pájaros, olerán flores de plástico y obervarán el azul de los mares en pantallas que simularán lo que debimos cuidar."

      Tú ya posees la matemática precisa.

      Eliminar
  74. no sé si me acostumbro al vino por la noche cuando se abren mis armarios o si tomarte los versos a la uña de la letra e insinuación de ese relincho negro que hilvana insólitas maneras de colocar los dientes en el mismo lugar que se caen las manzanas y sube salvia divinorium a atestiguar la gravedad (un viaje de salvia, suele poner los suelos en la punta de la lengua) no sé al desposador de culos dónde se le colocaría la serotonina o la metastasis del vestido de bodas y la consagración de la narrativa donde la metáfora exige agujeros

    es urgente la múltiple y mal pensada y servida interpretación, eclosionamos y al final el opio se baña a solas en algún embosque que intima con la multitud que llevamos entre botones y centenos y coñac ( y esa monstruosidad que se le canta con ternura sólo a los muertos...) si tienes el don de aatraer la ironía y las cuchillas de afeitar, es tuya la ambivalencia y ese ego te absolvo sale del mismo sitio que el espanto, otra cosa sería esperar por ello una felación, pero el fuego en el cartucho suele alargar las nociones y mezclar las hierbas, creo que padeces patologías que reconocería entre el betún, los capós de los coches con esas "huellas" y la múltiple personalidad de un crimen y la colada con suavizantes del fetichismo de una inocencia que nunca supo quedarse y podría con mis ojos de esquizofrénica posicionarlas en tu cuerpo mientras te muevo lo que aprendí de los floripondios en inefables chillidos de alfabetos que nos empaticen el cubismo que ganamos por darle a las hojas no lo que no gastamos en....

    hay que hacer apología a la contrainterpretación, todos guardamos un gusano devorador de significados que nos saca la mariposa que mejor nos jadea para el innato egoismo del estremecimiento, lo correcto, está torturado, de antemano , si de verdad somos honestos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amo todas las enfermedades que conozco pero no las practico demasiado. Pocos se reconocerían desposados con un culo aunque estas simbiosis existen, esa felicidad suele estar incluso bien aposentada pero no da para muchas luces, ni para mucha pulcritud (es ironía). No hay fantasmas en una mente que vomita fantasmas (los fantasmas permanecen donde nadie los pueda exorcizar). Busco la clarividencia de los agujeros, no la oscuridad de los mismos. No te imagino llena de agujeros, te imagino llena de luz.
      No esperaba perjuicios de tu parte. Cuando hablas en tus versos de "bolas chinas" no pienso en ningún extraño aquelarre, ni que tengas una desviación sexual (me gustas igual con todas tus desviaciones). ¿Cuál fue la palabra con la que te injurié que nunca podrás perdonar? Tienes razón, hay un innato egoísmo del estremecimiento a la hora de crear y jugar con nuestras miserias. Tu párrafo final es incontestable e imponderable; más, también podemos ser incorrectos y honestos. No temo la esquizofrenia de tus ojos.

      Eliminar
    2. los fantasmas se nos tienen que quedar dentro para que nos sigan masturbando nuevas y flotantes Itacas, embadurnarnos de su sangre, para abrirnos de piernas y ternura, a ese éxodo que se paga, hallándonos, como calambre tántrico y para seguir vomitándolos, ¿qué insaciable náusea que seguimos escribiendo y bañándonos de noches estrelladas?...

      no sé en qué letra me leiste el perjuicio, cuando hablo de patologías y desviaciones, suelo hablar de virtudes

      no me injuriaste con la palabra, a mi sólo me injuria la larva de tres ojos que vive entre mis tripas y los fangos que dejé correrse sobre mi cabeza

      me gustan los exorcismos y las bolas chinas con nombre y corazón para que mis agujeros abarquen la incertidumbre

      no habrá lo correcto en la honestidad que era lo que te decía, porque nos habitan los tentáculos de la sed y el fuego, otra cosa es cuánto y sobre qué los empalmamos

      Eliminar
    3. Por fin, un párrafo en el que consigo entenderte (lo achacaré a mi poca sesera). Vivir sin fantasmas es muy aburrido (a menudo los tengo que inventar). Me gustaría que no hubiera fangos entre nosotros y que se retiraran de tu cabeza esas aguas embalsadas. Siempre caemos en la petulancia de los agujeros como un abstracto (no son un fin, son un medio). Lo verdaderamente importante es la permisividad del corazón (estas palabras tan beatas me suenan insanas si no hay un trasero que nos llene de realidad afectiva). Cuando trato de ser sacro me siento más sucio (es un grave problema). El fuego, la sed, la honestidad: entiendo tu disyuntiva (lo correcto es un término muy difuso).

      Eliminar
  75. me antojo hoy a tus aforismos, como la narrativa se mancha de anacolutos, como el fetichismo de las mirillas de la puerta y un licor sobre algún molde indeterminado metiendo sus sintonías en una ebriedad gaseosa de la que da recibo sólo una monja con el dios metido en la vanidad de su cuerpo....

    eres como una tela de araña con olor a muchas moscas y amor de esquinas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tela de araña está bastante pastosa. Todos los poemas padecen de sexo acumulativo o sexo desperdiciado. Sólo tus poemas me sacian porque están lejos de cualquier cinismo. Mis perversidades me parecen inútiles y reiterativas. Tus moscas son frescas, jugosas y dulces, y aunque toquen el cieno también tocan el cielo.

      Eliminar
  76. tu encuentro me ha hecho reír, en ésta mañana con mis desvirtudes descolocándome el desorden de los armarios, logras paralelismos y rizomas, que impían y a la vez tocan, como un coro que se baja la ropa, para la serenata, a cuidado de conservar, la solemnidad que oculta el deseo de mancharse... y en el relincho de tu onomatopeya, añades, una flor alucinógena, que arranca un motor punk que toma en pedacitos "la eternidad" y carcajea insolente el tiempo invertido y toda esa belleza que se quedó sudando como una experiencia religiosa..

    me pregunto qué hará tu risa en los entierros......

    ResponderEliminar
  77. No enterremos la risa. Aún no conozco la sonrisa de los entierros pero si la palabra ironía. El humor es lo único que nos puede salvar (el desempañante perfecto de las tristezas). Me pierdo mejor en tus místicas que en mis desviaciones. La vida tiene algo de ridículo que nos afanamos en ocultar. ¿Quién no desea besar la ridiculez de unos párpados y acaba dándose un golpe contra la conciencia? Así de absurdos somos, pero es gratificante ser absurdo. Tus palabras me alagan (no siempre las musas, además de seducir, nos premian). Prefiero el alma amotinada de tus versos, deliberadamente puros.
    Me gusta el sarcasmo y perderme en el sarcasmo (tal vez esa idea de revista cómica "El jueves" sea hacia dónde se desliza mi promiscuidad). Siempre espero la inspiración que llega de tu Hoguera.

    ResponderEliminar
  78. como parásitos de las palabras, seguimos dejando las larvas que nunca llegarán a capullo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya soy un capullo, me incluyo dentro de esa categoría banal de insecto sin fructificar.

      Eliminar
  79. el comentario anterior es en respuesta a los dos últimos que te he leído.
    En respuesta al comentario que me dejaste en INvolución (es que me hizo mucha gracia lo de las viejas, pero sabes, en las playas de mi puelo las viejas son las menos pudurosas y muestras sus colgajos con total desfachatez. Son admirables jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay viejas que te meten el sarcasmo y la ironía por los ojos. ¿Cómo renunciar a sus diatribas? Te corrijo: "muestran sus colgajos con total sensatez"

      Eliminar
  80. tus dos últimos cantos (tan sinestésicos de opuestos no paralelos entre sí, formulan la exquisetez de la uva envenenada follando vino a la zorra noche que te encontrará esa voz demacrada que inflexionará la taberna como un eyacular de vidrios hacia la cósmica sed que afila tu pluma

    leerte vampírico y luminoso de lo reprochable me incendia las muñequitas húmedas del vudú

    el golpe en la mesa desbarajando los papeles de la pureza del escribiente hacia un jugo de corzos y cortezas de mándragoras y dónde entra ese anillo que rasure las trompas o qué dedo llegará a tocar el mordaz romanticismo (porque era una cosa muy seria la primera vez que juramos los desfiladeros) (irónia de los viajes de salvia)

    tu acicate, se refería al fulgor o la espuela? llevas la ambivalencia en los crucifijos envenenados que caen de tu risa

    qué tan inalcanzable nos ha acuchillado para que tenga sentido la escritura? ¿qué tan horrible, que la página se abre de piernas?


    tus dos últimos cantos sacan las flores con savias acampanadas y floripóndicas a lucir mayo y el desfalco que la primavera ensucia en ciertas dependencias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mayo no es capaz de ensuciar nada (su voz siempre es transparente y limpia). Dejamos que las palabras supuren por nosotros. No hay ninguna bilis en mí, pero los cantos se emboscan y lo niegan. Me detuve en varias lecturas y, aun sin quererlo, no decoro las primaveras como hubiera deseado (Mayo con floripondios eternos, sin animadversión ni aborrecimiento mutuo). El acicate es aquello que nos llena sin necesidad de describirlo o transcribirlo y en el que no median las vanas palabras.
      Mayo representa la totalidad (no se puede vencer a la totalidad sin sucumbir a sus encantos y a su esencia -reitero ese especial "absolutismo"-).
      Estoy leyendo lo que escribes pero no me lanzo al comentario por no parecer un poseso presuntuoso.
      Es curioso que los poetas hagan de la nada un mundo y mueran en la nada de sus mundos. En el fondo era eso: conocer el cielo o el infierno y aprender otra lección de los ángeles o los demonios.
      No sé si la escritura tiene sentido; pero, en algún momento se convierte en lujuria. Me leo y no me reconozco (demasiada barba en el espejo y sin afeitar), puede ser incluso la tiranía incipiente y la baja autoestima de los traseros.

      Eliminar
  81. tus cantos a ese amor perenne en el que fuiste una última certeza, tienen la sinestesia de la acidez de ciertos granos de café y sidra, aún cuchillas afiladas de un tiempo que aguarda flotante los sexos que desmitifican y se inundan de tantos carruseles gastados por un fulgor que devuelva la incandescencia y tienen esa risa, alienígena, de un llanto que se ha hecho manzana y se ha hecho huelo tus braguitas desde mi posición de catador de uvas y cosechador de vidrios que expían luz embriagadora... ( te lo comento desde mis dadas)

    no soy objetiva con lo que tenga que ver con cadáveres y humedades, hay ciertos desamores por los que comienza una revolución, ( apología a la indigencia y al fuego de diógenes o quién sabe qué otras perversas libertades) me sentí algo identificada con tu proceder del desfalco y frutos afilados, en el paralelo de mis proceder a las heces del infinito de mis desamores

    haces vanguardia con la erección, y ahora te pregunto yo ¿ qué haces cuando se empalman los cables de la luz de las ciénagas? ¿pides destornilladores y preguntas cuánto me vais a pagar o empiezas a buscar algo que mantenga dura la mala educación y.. qué negocio más conveniente. (te quería preguntar una guarrería cínica, pero me puse muy obtusa jej)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hago vanguardia con la erección (hago retaguardia). No entendí bien tu pregunta (me gusta el estilo pero tendrías que ser más directa, o concretar). Te diré una cosa (no sé si tiene que ver con lo que preguntas): en mi mala educación y en mi ciénaga no hay nada referente a ti, nada que te pueda molestar. Sólo entiendo de guarrerías obtusas y cínicas cuando escribo, el resto del tiempo es un aburrimiento obtuso y cínico.

      Eliminar
  82. Acabaré dándote la razón, mente sucia y coleccionista de comentarios, también podrías ser coleccionista de recuerdos. A la hora de comernos un asado todos somos igual de cerdos porque no me imagino a una pija refinada apartando pelos.
    A fin de cuentas, a la hora de los muertos todos tenemos la misma textura y los gusanos no son clasistas.
    Se acaban de revolucionar todas las olas del mediterráneo, con la calma que tienen, dejaron pasar al cantábrico con toda su lluvia y orquesta con su pleamar y su retirada y las conchas están abiertas por toda la arena esperando que las succionen. Me llegó el oleaje con olor a mariscada y todos los percebes escupen sus placeres.

    ResponderEliminar
  83. Hay pocas miradas que engorden solamente con la vista de las viandas y la eternidad de los embutidos. No es pija, pero si tiene un aire refinado y mucha belleza.

    Tendríamos que preguntarle a los gusanos sobre los muertos para saber si todos los cadáveres tienen el mismo sabor a repugnancia (puede que haya diferencias entre masculino y femenino, como con los mariscos. Se podría hacer una tesis).

    A todos nos llega lo bueno, quiero decir: los placeres y los percebes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mente sucia, coleccionista de comentarios, esposador de culos (un delicatessen de Mareva) y lo que gustéis. Estoy abierto a todas las inclemencias (me gustan las inclemencias)..

      Eliminar
    2. En realidad yo solo te puse coleccionista de recuerdos. Mente sucia, ese apelativo lo pones tú en el poema. Y la pina es de la que tanto nos nombra Sbarra. No era más que un juego de palabras. Pero le pregunte a los gusanos y me respondieron todos por igual. (Es decir, el silencio otorga) soy bastante más explícita que Mareva

      Eliminar
    3. Nos vemos en finisterre... buena mañana

      Eliminar
    4. Rectifico: y la pija es de la que tanto nos nombra Sbarra.

      Eliminar
    5. Las pijas son las peores (puede que en la cama se transformen en otra cosa, incluso más obscena). Todos perdemos la cabeza por una niña de esas alguna vez. El problema aparece cuando intentas arrancar alguna idea de esa mente residual y te embadurnas de maquillaje. Te conviertes en un elemento decorativo semejante a un bolso o a un clínex.

      Eliminar
  84. tu inefable sabe a asadores de castañas, flotando en el fuego que las ciudades pierden hacia la capa de ozono y que sólo prueba el agujero pactado de los impetuosos y santos artilleros de desalfabetizaciones ( es necesario ese agujero para dilatar cavidades y eclosiones, eyaculares y términos de extremos en osadía de saliva y llama) tu inefable es colador del nácar del pez que lleva los mares en sus dientes, el único pez que tiene lengua lo suficientemente sucia y ardiente para despoblar las ropas de las geografías de los bailes, imagino las cortinas del mundo en tus horas libres, diluviando una obscena música clásica en las grietas que a través de la violencia que te cuida el viento, se suma la sauna de la belladona entre lo que dice la metáfora y lo que memoriza el cuerpo y.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ensalzas demasiado las palabras (no me creo merecedor de tu artificio), tus peces limpios nadando por mis cavidades sucias y a contra corriente. No me siento inspirado y eso se nota (el verso niega su natural procedimiento). Escribo pero no soy capaz de alcanzar la beatitud de los agujeros ni la santidad de las eyaculaciones papales. Estoy en pañales en la sauna, con un chupete en la boca, observando la gracia de tus senos y el verbo dilatado de tus caderas. Entre la pilosidad de los vapores podría arrancar lo "inefable" de la libreta para asar esas castañas de tu querencia; y daría esta resolución por apropiada, si me ayudas a descorrer las cortinas de tu mundo.

      Eliminar
  85. De lo inefable me quedo con toda la mermelada que se te ha derramado por la mesa para comerla a lametazos. Con la caricia curva que se esconde bajo los párpados todo lo demás es piel como el pellejo del prepucio que protege su palpito.
    Bajo esas pieles muertas hay un torrente o manantial de aguas terapeuticas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Necesitaba una crítica (aunque no sé si es exactamente lo que proponías). Yo también creo que todo mi mundo se está convirtiendo en pellejo, prepucios y pieles muertas (suspensorios y otras bajezas abstractas). Tal vez necesite una terapia contra la terapia.

      Eliminar
  86. Resulta que no soy capaz de criticar los poemas ajenos. Sólo puedo decirte lo que me ha transmitido. Siempre rellenamos de paja, sin peso, lo que realmente importa o llega. En esa poesía. Inefable. Tras la introducción hay mucha ternura (la mermelada derramada) y la ternura es caricia. Pero esta oculta por la cara del tipo duro (las pieles que protegen)
    A veces un poema se puede condensar en muy pocas líneas siendo como un dardo o flecha e ir directo a donde queramos lanzar lo. Sea la entraña, el corazón, el dolor, la conciencia e incluso la entrepierna.
    Un beso y buen domingo.
    ( mi inspiración también está de vacaciones disfrutando del buen tiempo de levante)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La paja sin peso hace que lo que realmente importa llegue, remarcándose del contenido. El problema es cuando hay demasiada paja sin contenido, o demasiado contenido sin paja (perdona, me estoy haciendo una paja mental). No estoy defendiendo mi poesía ni mi poema, ni sus contenidos o atributos. Tienes razón. Visualizo a un tipo duro en el escaparate, que tiene la consistencia de un maniquí, vestido con costuras obscenas, incapaz de cambiar de hechura o de mirada. Deberíamos (deseo que lo hagas) criticar para extraer lógica de la crítica, presunción de sentimientos, certezas, afección, etc. Espero que no parezca que estoy enfadado (nunca podría enfadarme contigo). Puede que a mí tampoco me guste ese bastardo que se ha metido dentro de mis calzoncillos para pervertir y agraviarme con "belladona de puritanismo"; pero estos que nos soliviantan ahora son los que al final nos conocen.

      Eliminar
  87. en tu isla me posee la niebla, la orilla, el malecón y la marea y en la bruma de tus metáforas soy desposeida como pensamiento recien nacido de la llama a la destrucción de las fronteras, lencería que se elige a capricho del golpe de vino en los agujeros y se va a cremallera que posa la nube en los dedos de una afirmación, soy más incierta leyéndote, más gaseosa, sin consonantes en el nombre, sin piedras en los suelos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada le puede decir el mortal a la Diosa que su aura desconozca. Mi poema es un gusano que se arrastra a tus pies, absorto en la majestad de tus tobillos, sólo espera que la benevolencia de tu aprensión se digne en mortificarlo. Aplástalo..., y observarás que sus tripas poéticas aún te adoran...

      Eliminar
  88. Respuestas
    1. No hay tal nivel, sólo una desviación de la burbuja.

      Eliminar
  89. Platónico el ovillo o madeja que palabra a palabra o hilo a hilo estáis tejiendo. Con un romanticismo fuera de todo compromiso con la enferma necesidad del vaso de versos que se conforma con el orgasmo del poema. Que aproveche. Salud!

    ResponderEliminar
  90. Los amores no siempre se aprovechan o son saludables, pero nos gusta jugar a perder. Lo platónico sigue sin convencerme del todo como no me convence el sexo en todo y sobre todo. Te faltó la "buena digestión" y el "buen apetito"... Me cuesta tejer ovillos para atrapar fieras (no es esa mi intención).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco hay conformismo, aunque los versos apelen a un enferma necesidad o a un orgasmo (el poema es la sombra de una voluntad).

      Eliminar
    2. ¿El compromiso?... Da igual que los Dioses se burlen de nosotros, somos sus arlequines.

      Eliminar
  91. te leo y es un opiáceo, con el horizonte en la sartén del gusto en la boca al precipicio y a la noche herida de las otras noches, te leo tu dilación y reconozco el grito del fondo de las copas, al labio que obscene el licor que estalle el principio de los frutos, te leo y leo una envolvente música que habla como la absenta al abismo de los ojos de Baudelaire, como un marinero sin barco ama la mar y la lleva entre sus uñas y mira mar adentro y grita, y entiendo bien, los gemidos del éxodo que siento en tu voz maldicen pero siguen amando los pechos de la tierra y tocando y bailando y profanando la belleza, aunque una zanja en la tráquea y ya no haya mapa ni dónde volver, ¿qué sería de nosotros si no nos desposaramos con el cuerpo corrupto del silencio? ¿quién pudiera tocar entonces ese verso que sólo de las tormentas? me embriagaste una intimidad de amarillos de Vang Gogh acuchillando la lluvia, como una pasión de autopistas en llamas colgando figurativas de algún árbol entre la niebla y flotando en una no salida, con las aves en su savia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu verso acaricia mi verso en la extensión del espacio de los náufragos. El corazón de las tormentas se nutre de silencios.

      Eliminar
  92. "Soy como un ramera lamiendo su propio trasero, perpetuando su propio linaje. Imagínate ser penetrado por uno mismo y quedar en cinta de su ego. Parir una abominación poética e intentar que esa criatura inocente comprenda el significado de padre, madre e hijo. "

    éste texto, tiene un humor Kafka y una sangre metafísica que se me corre en mi placenta en una metaretorno y me da la primera excitación para salir por el útero de mi madre y tocar con los dedos el fulgor........... y luego ya hablarle de las descendencias y la cultura.... lo siento un escupitajo contra las "solemnidades de la identidad", de ese oh mi yo, oh mi vida, como bujía heces de Diógenes, bendiciendo nuestra especie, (me encantó y puso contentas a mis arañas)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus arañas querían comer moscas, pero, a veces, se deleitan con el jugo de las intuiciones.

      Eliminar
  93. El amor juega a extraviarse o nosotros a no reconocerlo y caemos en los vacíos. Mientras las nubes siguen cambiando sus formas y su humedad o la presión pero siempre están ahí arriba mostrando sus caras. Me llega toda la alquimia y la dilación como una fatiga con ganas de cubrirse de juventud.
    Todo es tan fácil que lo complicamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo complicamos para que no parezca fácil (la facilidad alienta el desinterés). No buscamos complicarnos pero las nubes cambian de forma, aunque no ocultan su indiscreción. Me fatiga volver a la juventud (debo abrirme a la edad de la inconveniencia en la edad de la "madurez").

      Eliminar
  94. Con toda la mugre des vestida y las heridas envasadas al vacío para que no superen más.
    Nos tomaremos todo este cianuro y dejaremos a las bestias que caigan en su vértigo.
    Acabas de dejarme las palmas llenas de oscuridad. Tú mi vagalume. Pulsas el interruptor y provocas edemas en la fragilidad de esta piel.
    Tiremos de la cadena. Todos los poemas arrugados yacen en el desagüe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién te dice que los poemas arrugados no tienen la voluntad de ensuciarse en cualquier desagüe?

      El vértigo de las bestias es una zanahoria a la que seguir (una motivación, un aliciente).

      No sé si pulso bien o mal el interruptor (no sé si estoy encendiendo o apagando una luz).

      Eliminar
  95. No entro en las misivas ( parecería que me entrometo como si fuera la vieja del visillo tras la cortina)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Detrás de los visillos se puede observar todo el espectáculo; pero, ¿vale la pena la función o es mejor mirar hacia otro lado?

      Eliminar