Si dejamos de ser intrépidos es porque nos lo han dado todo y en algún momento desistimos de hurtar la sangre, el vino y las rosas.

1 comentario:

  1. UN CONVITE CARNAL... TAN ROJO COMO CUANDO EL HURTO NO RELUCE Y RECLAMA FIEL CASTIGO Y SOLEDAD TORNADA AL COLOR BURDEOS... ESE QUE FIELMENTE Y POR EL CONTRARIO A LO QUE PIENSE LA MAYORÍA...TERMINA DESENAMORANDO.
    Mil abrazos y rastro húmedo compañero, de los que sé que pones mayor atención a su huella :)

    ResponderEliminar

Etiquetas