Si dejamos de ser intrépidos es porque nos lo han dado todo y en algún momento desistimos de hurtar la sangre, el vino y las rosas.

Etiquetas