Archivos del blog

Morir por una meta elevada. El ave tallada con el ala aplastada yace cerca de la ventana. La hermosa flor fue cercenada, su pose inquieta y delgada: si lo dieses todo, excepto el alma, no habrás dado nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario