Archivos del blog

Quizá seas el último rebelde que queda por aquí, ya nadie se rebela contra nada porque lo abstracto ha ganado a lo concreto y el enemigo a batir no está fuera... ya no, ahora vive dentro de cada uno, así que yo, que siempre he sido de naturaleza dócil aunque un poco dispersa, si no te importa me escurro por uno de los huecos de esos horizontes inasibles que has pintado hasta caer en una nube baja y si no te incomoda, desde allí veo como renuncias a toda determinación sucumbiendo sin rechistar a la más grata de las subordinaciones ;)

María



Entonces la rebeldía no vale uno solo de sus atributos si soy yo el exponente de sus presunciones, tal vez la podemos comparar más bien con una filigrana o una fantasmagoría. Lo concreto y abstracto en algún punto se besan, de esa naturaleza pródiga, dócil y dispersa, que se evade en los huecos de los límites. Mi voluntad no es la renuncia a toda determinación, pero al igual que unos son displicentes y sumisos, otros son insumisos e indisciplinados. Lo concreto tiene mucho de molicie y resignación, y la abstracción es como un guijarro en un colchón de plumas. Si das con esa penitencia todas las noches, con esa impertinencia que no te deja dormir, pronto comprenderás que hay aristas entre las sábanas.
La subordinación del amor es el auténtico pronunciamiento que nos ata a los camisones del tránsito y a los pijamas de la noche.  



PD,

Perdona que haya manejado y manipulado tu hermoso comentario a mi antojo.

2 comentarios:


  1. jaja cuando escribo lo que sea, donde sea, es de quien sea a quien se lo escribo .. así que no necesitas disculparte por nada y siempre mil gracias a ti.

    Como ves en esto de la libre disponibilidad de lo que escribimos aquí, estoy contigo en cuanto a lo que yo hago, que no vale nada, otra cosa es cuestionar que lo que hacen otros si tiene un valor y puedes disfrutar de los beneficios que les produce me parezca bien. Revelarse contra el abuso no solo es justo, es absolutamente necesario, pero rebelarse contra todo es además de agotador, inservible y contraproducente porque aun cuando un exceso de control resulta asfixiante, nos guste más o menos es necesario, es como esas impertinencias molestas de las que hablas que no nos dejan dormir, ojalá no existiera pero están ahí agujereándonos algunas noches aciagas para que cuando dormimos como bebés disfrutemos doble Creo q lo negativo existe para q valoremos el positivo de la foto en la que nos vemos. La cara oculta de la luna debe existir para ver su lado luminoso jaja ¿ves? me fuí por los cerros de Úbeda, sí, sin duda soy dispersa ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué no vale nada! Creo que menosprecias tus talentos. Otra cosa es que no den un duro por nuestro oficio (yo me apunto a ese carro de desmerecer un doblón).
      Aprecio tus imágenes y la cara oculta de la luna, aun más cuando el que escribe insiste en los "cerdos de Úbeda" y tú te vas por los mismos paisajes de dispersión. Cerdos y cerros, ¡el luminoso envés de la misma moneda!

      Eliminar