No existen miradas inútiles sino enunciados ambiguos, moradas y anfitriones descreídos. Si pedimos redención o clemencia que sea por la sangre de un ángel caído y no por las alas de un dios impúber. No rechaces los versos que auditan la comprensión. Haz un poema de lejía para fregar los suelos y deja que tu ramera se arrodille.
 
 
Non existen olladas inútiles senón enunciados ambiguos, moradas e anfitrións descridos. Se pedimos redención ou clemencia que sexa polo sangue dun anxo caído e non polas ás dun deus impúbere. Non rexeites os versos que examinan a comprensión. Fai un poema de lixivia para fregar o chan e deixa que a túa rameira se axeonlle.

4 comentarios:

  1. Todo es palabra
    y llegada la hora del sacrificio
    los significados.
    De ahí la poesía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía tiene un poso de arbitrariedad y de vanas palabras. Nosotros, que vivimos en el éter, observamos los sacrificios en un mundo de sombras, pero es cierto que nadie puede escapar a los significados, los significados llegan, tarde o temprano llegan, como ése primer poema, y otras veces hay que salir a buscarlos.
      Evidentemente, coincido contigo en tu apreciación.

      Eliminar
  2. Un poema de lejía.
    Sí.
    Y frotar con él todos los recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ropa sucia o las juntas del alicatado deben tener el beneficio de la duda!

      Eliminar

Etiquetas