Magnífico cielo, no hay nada con lo que atar una esperanza a un deseo, una sonrisa a un talón, un firmamento a un zapato, un único corazón para amarrar los labios de una extraña belleza.

Magnífico ceo, non hai nada co que atar unha esperanza a un desexo, un sorriso a un talón, un firmamento a un zapato, un único corazón para amarrar os beizos dunha estraña fermosura.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hay que hacer una autopsia... Sin esperanzas tal vez pronto dejen de existir las desesperanzas.

      Eliminar

Etiquetas