Un poeta es un zombi llorón con ortigas en el ano. Un ser atribulado y atrofiado que se tambalea como un borracho y es capaz de embriagarse sin probar un trago, parapetado en alguna belleza. 

Recolecta sueños perdidos, recopila anécdotas dispersas, sonidos y despojos de estrellas. A cualquier patán de los versos le crecen alas y se metamorfosea en mariposa. 

Ten presente que todas las cosas escriben en nosotros y sólo un zángano mareado o un borrico pateado pueden recoger la miel de ese enjambre para transformarlo en codicia. 

La verdadera poesía se rubrica en los burdeles y en las puertas de los retretes; pero al pato de la muerte (Sin Perdón), le escuece un perdigón y tiende a vociferar como una gallina clueca.



Un poeta é un zombi chorón con estrugas no ano. Un ser atribulado e atrofiado que se cambalea como un bébedo e é capaz de embriagar-se sen probar un grolo, parapetado nalgunha beleza. 
Colleita soños perdidos, recompila anécdotas dispersas, sons e refugallos de estrelas. A calquera cateto dos versos crecen-lle ás e se metamorfosea en bolboreta. 
Ten presente que todas as cousas escriben en nós e só un abázcaro mareado ou un burrico pateado poden recoller o mel dese enxame para transforma-lo en cobiza. 
A verdadeira poesía rubrica-se nos bordeis e nas portas dos retretes; pero ao parrulo da morte (Sen Perdón), proe-lle un perdigón e tende a vociferar como unha galiña choca.

Etiquetas