Jugaría contigo a la belleza sin otro atisbo de necesidad, porque el cielo es consentir una ola y asaltar su espuma hasta obviar el desistimiento.

 
Xogaría contigo á beleza sen outro indicio de necesidade, porque o ceo é consentir unha onda e asaltar a súa escuma até obviar a desistencia.

4 comentarios:

  1. Algunos necesitamos de la hermosura de la realidad para ver nuestras deficiencias. Siempre en la belleza hay un atisbo de irrealidad

    ResponderEliminar
  2. Siempre... Me refiero a esa belleza que nos consiente asaltar sus encantos!!!

    ResponderEliminar
  3. Pero sus encantos son flor de un dí, justo cuando más te complace verlos y no están. te enfrentas a una realidad fantasiosa. Si la belleza te lo consiente a ti y también al vecino desconfía antes que sea tarde. Si te digo que no necesito ver tu belleza es que me estoy engañando, debes comprenderme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El desencanto de la flor dura una eternidad? Nos recreamos más en las evidencias y en la sutilidad que en la apariencia de lo fútil. Nunca será tarde para la belleza ni para el placer comunitario, aunque la desconfianza pervierta los vecindarios. La belleza es inútil si no consigue engañar con sus propósitos.

      Eliminar

Etiquetas