Archivos del blog


Yo digo agua
tú te ahogas.

Tú dices mar
yo me sumerjo. 

Nací cubierta de escamas
y mis branquias
se han adaptado al aire.

En la controversia
de un pez fuera del agua
aprenderé el idioma de los pájaros
para tu oído que cae en picado
y sólo escucha el eco del último graznido.



Graja, graja, belleza mía, y no te olvides de picotearme la pez de los ojos...


Acostumbra al vuelo aun con la lluvia.
Porque adoro sus acordes.
Las constantes vitales que residen en sus gotas.
Echar de menos los charcos es el anhelo
De quién tiene alergia el sol
Y no pica entre los ojos de un pez
Por miedo a los anzuelos


 
¿Cuándo, la belleza se ha vuelto medrosa de las trampas, peregrina del deseo? ¡El anzuelo y el sedal es el milagro que nos ata al amor!

2 comentarios:

  1. Ya sé que está de más
    Rodear de diques al corazón
    Porque siempre se filtrará agua
    Por alguna ranura o grieta...
    Que vivir una vida sin sentirla es como pasar de largo por las estancias que nos atraen por su aroma o colores...
    Que el miedo resta y nos enjaula
    Cómo quien siempre va mirando el suelo y no aprecia, en su ignorancia, una puesta de sol.
    Desnudarnos y dejar al sol que nos queme con todas sus consecuencias pero también a la lluvia hay que aprender a escucharla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ahora está de más decir nada más cuando ya lo has dicho todo!!!

      Eliminar