Archivos del blog

Quien es lo que escribe no puede engañar a nadie. Ser poetas significa estar atareados en el idioma de las usurpaciones. ¡Me encanta el exorcismo de espejar letreros de ambulancia! ¡Me encanta el idioma del revés y que nos caiga Mozart, cual planeta, encima!

2 comentarios:

  1. Yo soy sincero con lo que inculpo de mí, pero también con lo que exculpo soy sincero. Esculpo figuras de porcelana para que un día me den una forma, la misma que hoy yo les quiero dar. Quiero dar de mí lo que soy, pero no lo que tú ves, porque lo que tú hayas visto estará condicionado por tus creencias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre somos lo que escribimos, y, a veces, nos acercamos a una sinceridad de porcelana que debemos romper, rasgar la fragilidad al esculpir nuestra forma. En ti, Jean, no es imposible hallar la pureza sin condicionantes. Me gusta ese juego de palabras:"exculpo, esculpo...". El poeta también escupe y bendice con sus salivaciones.

      Eliminar