Archivos del blog


Cuando se hundieron las formas puras bajo el cri cri de las margaritas, comprendí que me habían asesinado.


Todos los días somos asesinados por el cielo. Tal vez la forma más pura deba renacer de su inmolación.


Eso mismo piensa el poeta, pero sin dudas, con certeza arbórea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario