Aún eran ligeros mis pasos
pero el pecho se me heló,
me quedé como lerda.
Me puse como si fuera el derecho
el guante de la mano izquierda.

Anna Ajmátova


Cómo no amar la destreza de la inutilidad, aparentemente innecesaria. Una mujer hace lo que quiere con su necedad y encandila, escandaliza despreocupadamente a críticos y eruditos. Los escalones no cuentan para llegar al umbral y penetrar en las almas, es lógico olvidar un número cuando se tiene otra intención. ¿Qué hacer si la muerte de los amantes no se confabula contra el destino? ¿Quién permanecerá en las estancias del silencio? 



Aínda eran lixeiros os meus pasos
pero o peito xeóuse-me,
quedei como en babeca.
Coloquei como se fose do dereito
a luva da man esquerda.

Anna Ajmátova



Como non amar a destreza da inutilidade, aparentemente innecesaria. Unha muller fai o que quere coa súa necidade e encandea, escandaliza despreocupadamente a críticos e eruditos. Os chanzos non contan para chegar ao limiar e penetrar nas almas, é lóxico esquecer un número cando se ten outra intención. Que facer se a morte dos amantes non se confabula contra o destino? Quen permanecerá nas estancias do silencio?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas