Archivos del blog

Necesito el alma postergada, aquello que los dioses se negaron a dirimir con certeza, lejana a la invariable y adulterada sensualidad de la materia. Si nos referimos a una mujer, es aquello que ella misma desconoce de su esencia. No es la personalidad, el carácter, la distinción o el proselitismo, es aquel presente relegado a lo exiguo: el paraíso que despierta por la voluntad de desentrañar tesoros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario