Archivos del blog

¿Con quién te acuestas, en qué alfombra descansas los pies fríos? ¿Cuál es tu prudencia y tu jactancia, tu fragancia, tu gracia, tu arrobo y tu desvelo? ¿Anhelas lo intransitable hacia los besos, arrecian los besos hacia lo intransitable de tu ser? Quisiste amar y ahora eres una lamentable sombra de ti mismo, pero los desperdicios dan de comer a los perros. No luches por una patria sin patria, por la equivocación sin resolución, lucha por las cosas que conoces y no por la apariencia de lo conocido. Amor, necesario como la bilis, transformación del intelecto vivo, para dar con la oculta belleza, juega otra vez a la pita ciega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario