Archivos del blog

Tal vez sólo nosotros podemos cambiar el destino que se escribe en nuestros versos, pero no ponemos nada de nuestra parte.

5 comentarios:

  1. Claro que es como dices, pero cuesta un huevo...

    "y en la angustia
    sueño que muero
    a veces incluso lo deseo...
    o quizá es que he muerto
    y muero que sueño..."

    ResponderEliminar
  2. Tal vez debiera ser así pero el hado del poema se adelanta a nuestras acciones... Me gusta esa mística de Santa Teresa "Vivo sin vivir en mí...".

    ResponderEliminar
  3. La sugestión es capaz de quemarnos a lo Bonzo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, en toda sugestión hay algo premeditado.

      Eliminar