Ir al contenido principal
Ya no se ama a quien nos promete una eternidad, sino a quien nos miente una eternidad. La belleza es como el fuego de Prometeo sustraído a los Dioses. El engaño ha de conseguir que creamos en el momento y obviemos los momentos.

Comentarios

  1. No amaría a quien me miente una eternidad, acabaría odiando cada momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el ardid el bueno, acabarías amando al mentiroso...

      Eliminar
    2. No creo, pero si lo dices con esa rotundidad...será

      Eliminar
  2. Puede que tengas razón, de hecho yo no creo a quien me promete nada. Nadie debería prometer nada en amor. Solo lo que prometes antes de morir es inquebrantable ; )

    Es más, cada vez estoy más convencida que verdad y mentira son conceptos absurdos en el terreno del amor... ¿qué es mas verdad? ¿decir lo que sentimos sin saberlo realmente o porque estamos en plena efervescencia o sólo porque el otro está desando escucharlo o... no decir nada hasta estar seguros de lo q sentimos?

    La mentira en cualquiera de sus formas es la peor opción, sin duda. Lo que no sé es si alguien puede librarse de ella ... da igual si es consciente o inconcsientemente, sea por acción u omisión ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez los amantes se nieguen y se afirmen sin darse cuenta... Me gusta ese concepto absurdo de "veracidad" y "falsedad", si no puedo conseguir una verdad prefiero el engaño a sabiendas (el engaño del amor), pues a fuerza de repetirse puede llegar a ser cierto o, por lo menos, porque es más agradable el placer cuando se le pone nombre a lo placentero.

      Eliminar
  3. Sí . Eso hacen los políticos y consiguen enriquecerse a costa del pueblo que los vota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los políticos no embaucan a nadie, simplemente hay estúpidos que los aman.

      Eliminar
  4. Saber mentir , crear ilsusiònes en gente desesperada es un arte que siempre lucra.

    No hay nada tan necesitado para un ser humano como la esperanza " en algo ".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lucrarse de esperanzas mutuas, puede llegar a ser un beneficio de timadores. Tú comentario es bastante sagaz...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POETÍLICOS

- ¿Cruces blancas en lo rosa? Si hay satisfacción, al desastre no le importa el sastre...
- Ya sabes, al final la muñeca diabólica siempre seguirá siendo muñeca... sastre y medidas férreas de lo que al "placer" se refiere.
- Prefiero la maldad de una mujer, incluso las bondades de una mujer con el mal... ¿De qué sirven los trajes cuando la piel es la medida?
-A veces vestiduras y pieles sufren de remiendos... hasta Satán sucumbe ante la costura de una mujer... de una muñeca también.
- ¡Satán jugando a las peponas! ¡Fascinante tentación!

Místicos deseos

Una melena prodigiosa que casi tapa el prodigio... Sobre el embiste, anteriormente citado, si no pone a prueba la consistencia del lecho me hace dudar de sus pretensiones. Si a una mujer se le da bien hacer habitaciones, el firme propósito de un hombre es deshacer su creación, deslegitimar su obra (no pensamos en follar sino en profanar colchones). Tengo la firme convicción de que cuando una mujer piensa deliberadamente en el amor es que la cama no está bien hecha, no le agrada totalmente, e intenta recomponer el dobladillo de las sábanas.
Ábrete como una flor al recuerdo, suicida con tus pasos las horas, porque nadie merece un tiempo de olvido... Vuela como una polilla hacia la eternidad de la luz, que no nos sirva la condescendencia de excusa ni la nocturnidad de abandono. El amor todavía es una quietud de sábanas limpias y un demonio que dormita desalojado de sus posesiones. Dios ha criogenizado tus lágrimas para resucitar la hermosura, y el alma despertará de su sueño para nidificar en lo alto.