Archivos del blog

Ya no se ama a quien nos promete una eternidad, sino a quien nos miente una eternidad. La belleza es como el fuego de Prometeo sustraído a los Dioses. El engaño ha de conseguir que creamos en el momento y obviemos los momentos.

9 comentarios:

  1. No amaría a quien me miente una eternidad, acabaría odiando cada momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el ardid el bueno, acabarías amando al mentiroso...

      Eliminar
    2. No creo, pero si lo dices con esa rotundidad...será

      Eliminar
  2. Puede que tengas razón, de hecho yo no creo a quien me promete nada. Nadie debería prometer nada en amor. Solo lo que prometes antes de morir es inquebrantable ; )

    Es más, cada vez estoy más convencida que verdad y mentira son conceptos absurdos en el terreno del amor... ¿qué es mas verdad? ¿decir lo que sentimos sin saberlo realmente o porque estamos en plena efervescencia o sólo porque el otro está desando escucharlo o... no decir nada hasta estar seguros de lo q sentimos?

    La mentira en cualquiera de sus formas es la peor opción, sin duda. Lo que no sé es si alguien puede librarse de ella ... da igual si es consciente o inconcsientemente, sea por acción u omisión ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez los amantes se nieguen y se afirmen sin darse cuenta... Me gusta ese concepto absurdo de "veracidad" y "falsedad", si no puedo conseguir una verdad prefiero el engaño a sabiendas (el engaño del amor), pues a fuerza de repetirse puede llegar a ser cierto o, por lo menos, porque es más agradable el placer cuando se le pone nombre a lo placentero.

      Eliminar
  3. Sí . Eso hacen los políticos y consiguen enriquecerse a costa del pueblo que los vota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los políticos no embaucan a nadie, simplemente hay estúpidos que los aman.

      Eliminar
  4. Saber mentir , crear ilsusiònes en gente desesperada es un arte que siempre lucra.

    No hay nada tan necesitado para un ser humano como la esperanza " en algo ".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lucrarse de esperanzas mutuas, puede llegar a ser un beneficio de timadores. Tú comentario es bastante sagaz...

      Eliminar