Ir al contenido principal
Te amo como un chute de azúcar, como meterse un bollo de crema por las venas hasta el corazón.

Comentarios

  1. Pues si que la amas dulcemente, ten cuidado con la glucosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que importa de un amor así es exagerar la repostería...

      Eliminar
    2. Al fin y al cabo, estar colados por alguien y sufrir la absoluta dependencia de los dulces...

      Eliminar
    3. Pero los dulces es mejor degustarlos no engullirlos.

      Eliminar
    4. Entonces: ¡te amo como un chicle sin azúcar y haré un globo con tu sustancia!

      Eliminar
    5. El chicle puede ser con azúcar, pero masticándolo suavemente y sacándole en cada mordida toda su sustancia.

      Eliminar
    6. ¡Déjame tiempo para consustanciar la escena! La boca tiene que estar desnuda y desprovista de decoro para el tránsito de las libaciones... Por lo visto, no se pueden vender chucherías a los menores.

      Eliminar
    7. ¡Pensé eras mayor de edad!

      Dejaré las chuches guardadas.

      Eliminar
    8. No las guardes mucho, que no llegue a la edad del resentimiento sin probar tus caramelos.

      Eliminar
    9. El tiempo justo para que los caramelos no caduquen.

      Eliminar
    10. ...y, necesariamente, no haya que embalsamarlos.

      Eliminar
    11. No se me da bien esperar por los Reyes cuando el reprochable amor está a un paso de los calcetines de Santa.

      Eliminar
    12. Sino se te da bien esperar, no pidas tiempo...

      Eliminar
    13. Cierto, mi espíritu navideño no se amolda a nada y los regalos buscan a quien quiera detentarlos con más afán.

      Eliminar
  2. Llega un momento, en que disfruto a partes iguales de tus escritos, como de tus conversaciones con Prozac.

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacer literatura con unos diálogos abiertos, conversar amena y abiertamente. En todo caso, Prozac siempre pone la guinda.

      Eliminar
    2. Pero tú pones el pastel...

      Gracias Lua por la parte que me toca.

      Eliminar
    3. Lo importante del pastel es tirar de la cisterna cuanto antes!

      Eliminar
    4. Tan enamorado de la glucosa un día, y al siguiente, adicto a los productos sin azúcar...

      Eliminar
    5. Se desaconsejan los extremos sin pasar previamente por los edulcorantes...

      Eliminar
    6. La zona tibia ,como que no, es tan insípida...

      Eliminar
    7. De nada Prozac :)

      ¡Sois el recopetín! jajaja

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POETÍLICOS

- ¿Cruces blancas en lo rosa? Si hay satisfacción, al desastre no le importa el sastre...
- Ya sabes, al final la muñeca diabólica siempre seguirá siendo muñeca... sastre y medidas férreas de lo que al "placer" se refiere.
- Prefiero la maldad de una mujer, incluso las bondades de una mujer con el mal... ¿De qué sirven los trajes cuando la piel es la medida?
-A veces vestiduras y pieles sufren de remiendos... hasta Satán sucumbe ante la costura de una mujer... de una muñeca también.
- ¡Satán jugando a las peponas! ¡Fascinante tentación!

Místicos deseos

Una melena prodigiosa que casi tapa el prodigio... Sobre el embiste, anteriormente citado, si no pone a prueba la consistencia del lecho me hace dudar de sus pretensiones. Si a una mujer se le da bien hacer habitaciones, el firme propósito de un hombre es deshacer su creación, deslegitimar su obra (no pensamos en follar sino en profanar colchones). Tengo la firme convicción de que cuando una mujer piensa deliberadamente en el amor es que la cama no está bien hecha, no le agrada totalmente, e intenta recomponer el dobladillo de las sábanas.
Ábrete como una flor al recuerdo, suicida con tus pasos las horas, porque nadie merece un tiempo de olvido... Vuela como una polilla hacia la eternidad de la luz, que no nos sirva la condescendencia de excusa ni la nocturnidad de abandono. El amor todavía es una quietud de sábanas limpias y un demonio que dormita desalojado de sus posesiones. Dios ha criogenizado tus lágrimas para resucitar la hermosura, y el alma despertará de su sueño para nidificar en lo alto.