Ir al contenido principal
¡Sube a la burra, Diosa, que la burra es menos tozuda y odiosa! Te aconsejo que tires del asno con la zanahoria de tus encantos. Sube a la burra, Diosa, que me abruman tus cuartos traseros... Si una hembra lleva tacones, la otra calza herrajes; si una desviste sedas, la otra enjaeza arreos. Estoy por decir: ¡Burra, sube a la Diosa, que aquí me apeo!

Comentarios

  1. Respuestas
    1. ¡Y la Diosa por su desvalor!

      Eliminar
    2. ¡Es una lástima que no esté acostumbrada a cargar cunado se le apremia!

      Eliminar
    3. Mejor no pedir peras al olmo.

      Eliminar
    4. Me salió un comentario de cuna en vez de "cuando"... Si sales con una diosa los esfuerzos serán proporcionales a la belleza como un pollino con su obcecación.

      Eliminar
    5. A buen entendedor ;)

      Si sales con una diosa, trátala como tal y no esperes de ella nada que se salga de la divinidad.

      Eliminar
    6. Mejor no salir con la divinidad si no nos va a tratar divinamente. No esperar nada, hasta que algo mortal entre en la caverna de lo divino.

      Eliminar
    7. Se supone que los Dioses tratarán divinamente, aunque quizá ese sea el problema, tanta divinidad.

      Eliminar
    8. Demasiada..., hasta que el único deseo es regresar a las coces de una mula.

      Eliminar
    9. Y así se cierra el círculo, vuelta con la mula.

      Eliminar
    10. Todo mulero se tiene que amoldar a su bestia y amarla por la delicadeza de sus crines...

      Eliminar
    11. Y toda Diosa se tiene que amoldar a su mortal y amarlo por la delicadeza de su mortalidad.

      Eliminar
    12. Y tener un buen ambientador en el baño para disipar los olores de esa mortalidad...

      Eliminar
    13. Y un buen protector genital para cuando lleguen las coces.

      Eliminar
    14. ¡O sufrirlas y gozarlas como una enfermedad!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POETÍLICOS

- ¿Cruces blancas en lo rosa? Si hay satisfacción, al desastre no le importa el sastre...
- Ya sabes, al final la muñeca diabólica siempre seguirá siendo muñeca... sastre y medidas férreas de lo que al "placer" se refiere.
- Prefiero la maldad de una mujer, incluso las bondades de una mujer con el mal... ¿De qué sirven los trajes cuando la piel es la medida?
-A veces vestiduras y pieles sufren de remiendos... hasta Satán sucumbe ante la costura de una mujer... de una muñeca también.
- ¡Satán jugando a las peponas! ¡Fascinante tentación!

Místicos deseos

Una melena prodigiosa que casi tapa el prodigio... Sobre el embiste, anteriormente citado, si no pone a prueba la consistencia del lecho me hace dudar de sus pretensiones. Si a una mujer se le da bien hacer habitaciones, el firme propósito de un hombre es deshacer su creación, deslegitimar su obra (no pensamos en follar sino en profanar colchones). Tengo la firme convicción de que cuando una mujer piensa deliberadamente en el amor es que la cama no está bien hecha, no le agrada totalmente, e intenta recomponer el dobladillo de las sábanas.
Ábrete como una flor al recuerdo, suicida con tus pasos las horas, porque nadie merece un tiempo de olvido... Vuela como una polilla hacia la eternidad de la luz, que no nos sirva la condescendencia de excusa ni la nocturnidad de abandono. El amor todavía es una quietud de sábanas limpias y un demonio que dormita desalojado de sus posesiones. Dios ha criogenizado tus lágrimas para resucitar la hermosura, y el alma despertará de su sueño para nidificar en lo alto.