Archivos del blog

Somos estúpidamente inteligentes y eso no se puede deber a una generación espontanea sino a una degeneración especulativa, tal vez a un demiurgo con un gran sentido del ridículo.

2 comentarios:

  1. Yo tampoco echaré la culpa a quién nos parió... ¡benditos vientres!

    ResponderEliminar