Archivos del blog

El antecedente, el rocío de las estatuas y el esfuerzo del alma por las anécdotas. Mujeres de otoño con su dulce compañía como oficio, guardan el amor para los necesitados. La poesía con su óxido de bienvenida y un espectro de hachís en la memoria. Aguardas como una postal extraviada, y a veces las direcciones se anticipan a los nombres, hasta que tanta laxitud se convierte en impiedad.

4 comentarios:

  1. Me gusta...mucho.

    Aprovecho para dejarte aquí el deseo que pases una Feliz Navidad... Tentadores besos.

    ResponderEliminar
  2. Mágico Raul. Como ese cuento d Navidad q jamás escribirías sin vomitar tres veces, entre la escarcha d los recuerdos inolvidables q no quieres recordar y los deseos indeseables q deseas con la tímida frugalidad d la naricilla d un pequeñajo pegada al vidrio helado d su tienda d juguetes.

    Con todo mi cariño, para ti y no xq sea Navidad, xq t lo has ganado aquí, letra a letra;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, algo irreal e irrelevante se convierte en tus propias palabras en algo digno.

      Eliminar