Ir al contenido principal
No podemos juzgar los amores que están cerca del odio y de la muerte, enlazados a la destrucción y la redención; nosotros, que amamos con compresas y apósitos en el corazón. 
A veces, cuando uno se compromete ante Dios, lo hace contra su necesidad y su carne; la verdadera afrenta es ignorar nuestro pecado, el infierno que traicionamos con un cielo.

Comentarios

  1. Quizá la afrenta es no ser capaces de abandonar el infierno para dejarnos abrazar por un cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si vemos las cosas desde un punto de vista normal o formal, cabe esa posibilidad, es cierto que es difícil abandonar el mal. Pero en este caso "el mal" (entre comillas) es lo que ansiamos, sin embargo nos dejamos convencer por un "bien": el poema nace de esas "Cumbres Borrascosas" que tanto te gustaron.

      Eliminar
    2. Heathcliff era una buena persona, que le trtaron mal y tuvo la desgracia de amar con locura a una cobarde y no tan buena persona

      Eliminar
    3. Si te digo la verdad, no he leído el libro, sólo me puedo guiar vagamente por el relato del film, y es evidente que todo puede cambiar sustancialmente (tuve la misma sensación al leer Jane Eyre y comparar el libro con la película).
      Sin duda son amores atormentados, pero no me pareció que ella fuera una cobarde, simplemente se dejó llevar por nociones o sentimientos equivocados y ambos escarbaron en el dolor para remover entrañas.

      Eliminar
    4. Entonces no vale, no es igual ni de lejos la película. Y sí, era una cobarde y sí, se dejó llevar por convencionalismos.
      Él escarbó en el dolor como autodefensa...
      Jane Eyre la he leido muchas veces, pero no quise ver la película :)

      Eliminar
    5. ¡Jane Eyre! La película es más oscura que el libro (me gustó más la cinta que la propia obra).
      Sí..., no puedo decir nada hasta leerlo, pero seguramente estés en lo cierto.
      No sé de qué sirve escarbar en el dolor, más que para auto-infligirnos la locura, pero hay males de amor que te subyugan hasta la demencia.

      Eliminar
  2. A veces valen la pena, los pedacitos de infierno. Aprendes y vives a bocanadas. Pero que delicioso perderse en el cielo y darse cuenta de que lo otro solo era "comida basura".

    Besicos Raúl que el 2017 te traiga todo!! Todo lo que te haga feliz :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces nos acercamos a algo que supuestamente definimos como cielo, un cielo conocido para más reseñas, ya bien por convencionalismo o por costumbre... Si es así, entonces, lo que dejamos atrás puede ser el corazón (la antítesis de ese limbo superficial y aparente al que nos condenamos).

      Mis mejores deseos, también!!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POETÍLICOS

- ¿Cruces blancas en lo rosa? Si hay satisfacción, al desastre no le importa el sastre...
- Ya sabes, al final la muñeca diabólica siempre seguirá siendo muñeca... sastre y medidas férreas de lo que al "placer" se refiere.
- Prefiero la maldad de una mujer, incluso las bondades de una mujer con el mal... ¿De qué sirven los trajes cuando la piel es la medida?
-A veces vestiduras y pieles sufren de remiendos... hasta Satán sucumbe ante la costura de una mujer... de una muñeca también.
- ¡Satán jugando a las peponas! ¡Fascinante tentación!

Místicos deseos

Una melena prodigiosa que casi tapa el prodigio... Sobre el embiste, anteriormente citado, si no pone a prueba la consistencia del lecho me hace dudar de sus pretensiones. Si a una mujer se le da bien hacer habitaciones, el firme propósito de un hombre es deshacer su creación, deslegitimar su obra (no pensamos en follar sino en profanar colchones). Tengo la firme convicción de que cuando una mujer piensa deliberadamente en el amor es que la cama no está bien hecha, no le agrada totalmente, e intenta recomponer el dobladillo de las sábanas.
Ábrete como una flor al recuerdo, suicida con tus pasos las horas, porque nadie merece un tiempo de olvido... Vuela como una polilla hacia la eternidad de la luz, que no nos sirva la condescendencia de excusa ni la nocturnidad de abandono. El amor todavía es una quietud de sábanas limpias y un demonio que dormita desalojado de sus posesiones. Dios ha criogenizado tus lágrimas para resucitar la hermosura, y el alma despertará de su sueño para nidificar en lo alto.