Archivos del blog

Si él te hubiera pisado en el baile sería distinto. Si el cielo se negara a brillar por encima de vuestro cogote ahora no habría nada de lo que lamentarse. Con un poco de cera en los oídos y la incapacidad de escuchar un te quiero no dolería tantísimo. Si las manos se hubieran comportado torpemente no existiría la decepción.

 
Se el te pisara no baile sería distinto. Se o ceo se negase a brillar por encima do voso cocote agora non habería nada que lamentar. Cun pouco de cera nos oídos e a incapacidade de escoitar un quero-te non doería a cachón. Se as mans se comportaran torpemente non existiría a decepción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario