Archivos del blog

Dispongámonos a la fantasía de un tuerto, ya que han sucumbido todas las mitologías y las persianas gimen en el alfeizar del hueco: el alma tiene vida por si misma y no debemos traicionar sus deseos. Ninguna hembra, por mucho tiempo, abomina del corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario