Archivos del blog

En los campos de exterminio había algo peor que los guardianes: los secuaces de los carceleros, escogidos del judaísmo para hacer el trabajo sucio, coartar y reprimir a sus semejantes.
En este mundo hay algo peor que la pobreza o el sesgo del obrero, los secuaces de la pobreza, escogidos para forjar una cárcel de masas.

4 comentarios:

  1. Interesante punto esbozas en tu escrito, el cual comparto y me identifico.
    Excelente.

    Siempre es un place leerte y visitar tu espacio.

    Saludos Fraternos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es bueno leerse en la distancia y encontrarse en la confraternidad.

      Un saludo y un fuerte abrazo.

      Eliminar

  2. Suena terrible pero es verdad, de hecho creo que en mayor o menor medida todos formamos parte del grupo de conversos que ayudamos a fabricar las inmensas cárceles de miseria que existen en este mundo … pero no queremos vernos tan despreciables como lo eran los judíos que delataban a los suyos y los servían en bandeja a los SS. Me temo que ahora hasta los anti sistema son parte de esta porquería de sistema, salvo los anacoretas puros, si es que existen ( vamos, de esos que comen raíces y no compran nada :-)...todos culpables!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario con enjundia y verdades lapidarias. Has profundizado totalmente en la idea. Culpables o inocentes en la idéntica deriva (estamos en el mismo barco y hasta las ratas tienen intereses en el motín y el hundimiento, o seguir a flote haciéndole tierna compañía al capitán de sus necesidades). Todo es un juego en el que hay bastantes interesados y asépticos comprometidos que huelen a mano blanca: personajes y entidades que están por encima de la ley, imponiéndonos sus principios y su legalidad.
      Me gustó tu idea de los antisistema (yo los veo como un reflejo de un contrario y en el momento que se aproximan al contrario se mimetizan con el degradado paisaje).
      Es un avance sabernos culpables y manirrotos del despropósito (alguna sabiduría se nos pega a los talones).
      ¡Divinos anacoretas come bayas e insectos, seres sin socializar hermosos como animales solitarios!

      Eliminar