Ir al contenido principal
¿Por qué es tan difícil de interiorizar, sacar un simple volumen de la biblioteca y leer sin que nos entre el sopor del bibliotecario? Ardemos tanto que llegamos a consumirnos en complejidades. ¿No es lógico probar lo anómalo y deleznable de las conductas, el ilícito debajo de los pupitres? ¿Qué placer carece de alma y motivación?
El amor es esa danza del unísono incapaz de esclavizarnos; si nos alejamos es que queremos preservarlo tal y cómo era: lazos frágiles e indecisos guardan la caja en el mundo de Pandora.

Comentarios

  1. en algún lugar se preserva esa esencia evanescente que gozó de una marea y del propósito de un verso, aunque sus palabras mintieran como miente la tierra, las vides y la muerte....

    me gusta ese halo místico entre las ruinas, buscando el vino y el jugo de otra danza que valga para restaurar el semen de un cielo... hay que llamar a las puertas del amor, con un mano de robar, un canto porquiosero y una flor de chocolate para fumar.... las otras bondades dejárselas a cristo, y en la tierra, las hogueras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí ya no me gustan ni las ruinas. No busco el vino ni la danza en poemas adulterados para el trance, reminiscencias de inexistencia, frases recuperadas del hastío. No hablo de ti, hablo de mi propia experiencia, pero es cierto que hay que hurtar el amor con las manos de arrancar la inocencia.

      Eliminar
  2. Y como desvincularnos de la sangre del cordón umbilical?
    Distanciarnos puede ser la solución y cortarlo. Pero esos desenlaces también pueden pesar. No sé hoy el día es gris y las nubes tapan el sol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, el amor tiende a desaparecer con la desvinculación, supongo que el poema es erróneo en su percepción, tal vez se refiera a amores dañinos por necesidad, contradictorios y compulsivos (ahí el alejamiento es un principio de cordura y desprendimiento).
      Gracias por tu comentario, Sandra, tendré que tratar estos temas umbilicales con el autor!!!

      Eliminar
    2. Fui yo Raul, la que de desvió del tema, y es que el amor abarca tanto, hoy mi comentario fue tan subjetivo que intentaba despejar mis propias nubes.Pero ya ves, si nos dejamos subimos a la superficie para volver a tomar aire cuando parece que nos estamos ahogando o llegamos al fondo para tomar impulso...lo chungo es si hay demasiada profundidad ;)
      Estoy de acuerdo en distanciarnos al menos para tener mayor perspectiva y que el horizonte sea más amplio

      Eliminar
    3. A veces uno pierde la perspectiva del todo y el horizonte puede ser demasiado amplio, tan amplio que el amor no cabe en la retina.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POETÍLICOS

- ¿Cruces blancas en lo rosa? Si hay satisfacción, al desastre no le importa el sastre...
- Ya sabes, al final la muñeca diabólica siempre seguirá siendo muñeca... sastre y medidas férreas de lo que al "placer" se refiere.
- Prefiero la maldad de una mujer, incluso las bondades de una mujer con el mal... ¿De qué sirven los trajes cuando la piel es la medida?
-A veces vestiduras y pieles sufren de remiendos... hasta Satán sucumbe ante la costura de una mujer... de una muñeca también.
- ¡Satán jugando a las peponas! ¡Fascinante tentación!

Místicos deseos

Una melena prodigiosa que casi tapa el prodigio... Sobre el embiste, anteriormente citado, si no pone a prueba la consistencia del lecho me hace dudar de sus pretensiones. Si a una mujer se le da bien hacer habitaciones, el firme propósito de un hombre es deshacer su creación, deslegitimar su obra (no pensamos en follar sino en profanar colchones). Tengo la firme convicción de que cuando una mujer piensa deliberadamente en el amor es que la cama no está bien hecha, no le agrada totalmente, e intenta recomponer el dobladillo de las sábanas.
Ábrete como una flor al recuerdo, suicida con tus pasos las horas, porque nadie merece un tiempo de olvido... Vuela como una polilla hacia la eternidad de la luz, que no nos sirva la condescendencia de excusa ni la nocturnidad de abandono. El amor todavía es una quietud de sábanas limpias y un demonio que dormita desalojado de sus posesiones. Dios ha criogenizado tus lágrimas para resucitar la hermosura, y el alma despertará de su sueño para nidificar en lo alto.