Archivos del blog

Alcé el corazón, tan tímido como prudente, para contemplar el horizonte de sus bucles, y la conmoción cayó como un ocaso entre sus muslos. Quise renacer en su abdomen y tegumentos pero ella me aleccionó con premura:

"El navío quiere zarpar hacia otros puertos y naufragar en el crisol de otros brazos. Apresúrate a desatar los amarres y a observar como el embarcadero es abandonado por su posesión".



Alcei o corazón, tan tímido como prudente, para contemplar o horizonte dos seus bucles, e a conmoción caeu como un solpor entre as súas coxas. Quixen renacer no seu abdome e tegumentos pero ela instruíu-me con présa:

"O navío quere partir cara a outros portos e naufragar no crisol doutros brazos. Apresura a desatar os amarres e a observar como o embarcadoiro é abandonado pola súa posesión".

15 comentarios:

  1. Recordar para el encuentro, nunca para el adiós.

    ResponderEliminar
  2. Es la singladura..., con despedidas y reencuentros. Algunas despedidas no son ciertas pero subyace un adiós y un después del recuerdo.

    ResponderEliminar
  3. De brazos abiertos. El salto del ángel. Hermoso bello y triste a la vez. El corazón nunca debe reservarse para con el amor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la cuestión: ¿el corazón debe reservarse para un amor, o amar sin reservas cualquier amor?

      Eliminar
    2. Eso va con la honestidad de cada uno. Yo estoy abierta a todo pero si se está "felizmente en pareja" mi honestidad me dice que debe ser consensuado. Ahora bien el amor tiene tanta cavidad como uno le permita

      Eliminar
    3. Lo difícil es encontrar honestidad entre los amantes, sin que prevalezcan todas esas alusiones, referentes a los celos y a los días de alcoba y confusión. En un mundo perfecto estaríamos abiertos a cualquier necesidad, y habría trinidades y tridentes dulces, cuartetos místicos de cuerda con violas y violonchelos, incluso una orgía tendría más sentido que una cáustica penitencia.
      Lo consensuado me parece prudente y pertinente. Si uno realmente ama debería amonestar sus posesiones y principios para entablar otra clase de vínculo: "si todo nos pertenece y nada es nuestro" cómo dice tu poema. Pero el mundo de las relaciones puede ser confuso si no ponemos ciertos límites, límites que evidentemente no se amparan en la "decencia" sino en la integridad.

      Eliminar
    4. Personalmente tendría aun que quitarme muchos miedos. El amor libre, lo he hablado muchas veces, para que sea lícito en una pareja, tiene que nacer del mutuo respeto y transparencia. Otra cosa es ser libre por condición propia y no deber explicaciones a nadie pero una es consecuente con lo que elige libremente también y de la necesidad de cada uno. No todo ser humano necesita pareja. Aunque la naturaleza en cierto sentido nos haya dotado de la búsqueda del sexo opuesto y no sólo para procrear. Normalmente buscamos compañía sea del sexo que sea. Lo que tengo claro a estas alturas de mi vida y después de haber probado distintos platos es lo que quiero hoy. No lo que querré mañana y si ni en el amor nada es nuestro aunque formemos parte de él. Debemos partir de no ser tan posesos y limitar nuestros apegos. Creo que se ama de forma más altruista. O amamos al hijo que no dejamos marchar de tanto que lo queremos? Ya sé estoy desviando el tipo de amor. Pero es el de los amantes el que más tóxico puede ser. Y bastantes toxinas le metí ya a este cuerpo en mis años de inconsciencia. Todo esto me vale a mi. Porque para eso es para lo poco que aún tenemos libertad. No me gusta la gente que cree en sus verdades absolutas y van de progres ni los radicales "libres" jajaja porque lo que para mi es válido para otro será una barbaridad

      Eliminar
    5. Yo nunca tuve esa edad de la inconsciencia y no sé si las toxinas me merecen, pero hay que flanquear todas las edades para abarcar lo que somos. Las verdades absolutas se desquebrajan absolutamente delante de los insignificantes sentimientos. Tal vez, más que el sexo, buscamos el altruismo de los sentidos, lejos de superficialidades y apariencias vanas; nos llena más el desprendimiento del corazón que la codicia de los profilácticos.
      En la sociedad están presentes los libres libertinos (¡qué su vicio nunca fenezca!) y los cautivos liberados (¡qué su virtud les conduzca al vicio o al amor!), puede que mis aspiraciones estén cerca de estos últimos pero no desprecio las de los primeros.

      Eliminar
  4. ...aaaaaaaaaaaaaaah.............. y entonces se hizo la luz.........................(¿o fue la oscuridad?... es igual...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concreta ese orgasmo, tenemos que saber si ha sido un fantasma o un ángel el que lo ha provocado. Luz y oscuridad nos devuelven sus sombras.

      Eliminar
    2. ah!, pero no era orgasmo, era estertor... (petite mort, que dicen en Francia)

      Eliminar
    3. Ya veo que no quieres profundizar en los estertores o en el estupor, tal vez necesitemos extintores para una mayor comprensión, pero aún desconozco tu opinión.

      Eliminar
    4. me ha gustado leeros, esa brizna de salvia y viento de Sandra (hacia tiempo que no nos cruzábamos), que agita cebadas y diluvios.. para mí es el vale todo, siempre, sin excepción, ni límite, ni presunto, si quema por dentro, si da una canción... ya habrá tiempo para maldecir o para cambiar de órbitas la luna, ha de haber transparencia, aunque en el fondo del espejo se ría encima de nosotros una rana, y al final un rizoma y enamorados rayos y vinos diga a diego encima del decir y nos comamos amapolas.., por obligatoriedad para mí lo transparente es metafórico y por lo tanto, también críptico y voluble, y no sé si el consenso, en el fondo es real, o el hecho de que exista, lo convierte, en retórica... no sé, debería ser como los pájaros con los pájaros, los pájaros con las gotas de lluvia, con el sol y a la sombra de los naranjos o persiguiendo una mariposa, ya estamos repletos de definiciones, de límites, de cajas, de pactos democráticos y blabla.... a lo mejor, ser más etéreos y sinestésicos, inesparados, y chi lo sa! cada vez, cada noche, y ¡hágase la luz! y que alguien destruya a los de Iberdrola.

      Eliminar
    5. ...pues... ¡venga!... ¡hagámoslo!... (me susurra siempre mi siempre leal squizablo... ))))))

      ....y ¡hágase la combustión!...

      Eliminar
    6. SÍ menos pensar y más sentir Mareva. Amemos a las piedras a las gotas de lluvia y al jugo exprimido de las naranjas. Hasta la vitamina C esa que dicen que se va y nadie sabe donde. Me gustó este encuentro

      Eliminar