Archivos del blog

Nos sentimos abandonados como viejos marinos, sin mar, sin barco y sin horizonte. Tan pronto nos hemos acostumbrado al desfalco de los cuerpos que ya sólo abrazamos el hastío. Nunca debimos poner un interrogante al capricho o a la idoneidad. Vengo de leer tus versos y se me ha contagiado algo de tu salvia y arrojo. Eres una criatura de la noche y la noche sangra de inocencia.



Sentimos-nos abandonados como vellos mariños, sen mar, sen barco e sen horizonte. Tan pronto nos afixemos ao desfalco dos corpos que xa só apertamos o fastío. Nunca debemos poñer un interrogante ao capricho ou á idoneidade. Veño de ler os teus versos e contaxiou-se-me algo da túa salvia e arroxo. Es unha criatura da noite e a noite sangra de inocencia.

9 comentarios:

  1. el hastío de la costumbre, nunca existe, después de pretender la luna en la quema de los cuerpos, en esos desayunos de intemperie, con las aves flotando entre la trashumancia de los marineros sin barca y un destierro enamorado,.. no se puede manchar un interrogante, cuando la duda, es una mezcla entre mandrágora y éxtasis, desamparada y acogida, en el mismo jadeo.....

    ResponderEliminar
  2. Veo que afirmas, más que niegas, pero en la negación tampoco hay una mentira...

    ResponderEliminar
  3. navegar, navegar hasta encallar o hundirse

    ResponderEliminar
  4. Zozobra y naufragio de navegantes: destino y conclusión.

    ResponderEliminar
  5. Sentirse vacío, perdido y sin norte es tan necesario como incomprensible. Suele ser la señal para subir un peldaño más y llenarse de nuevas luces. Vaciarse para llenarse. Uno no puede dar sin estar lleno. Y la vida nos llena de huecos y vacíos. Y aunque suene cursi, al final siempre me llena la misma verdad y resuelve todas mis cuestiones. El amor. Un espíritu sin amor es incompleto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Últimamente todo me lleva a un punto de partida, al del inicio. Evolución

      Eliminar
    2. En algún recóndito de la involución también se pertrecha el cambio. Suele ocurrir que para el despertar alguien nos tenga que golpear con su linterna, y ebrios del reflejo no distingamos la luz de la ceguera, el interrogante del interrogatorio.
      Plenos y vacíos como una canción de marisco en las rías: saboreemos el amor, el amor de los caparazones!!!

      Eliminar
  6. El amor es la imperfección en si misma.

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mar es diferente en todos los océanos, el amor es diferente en todos los cuerpos... No hay amor sin imperfección ni imperfección sin alma.

      Eliminar