Archivos del blog

La naturalidad de los desposeídos es semejante a la naturalidad de los posesos... ¿Cómo te va? ¿Cómo cultivas la distancia? Estaba pensando que en algún momento elegirás el vino y yo me quedaré con el corcho de las botellas, pues cada uno merece lo que anhela, y en esa contienda la uva le reprochará su falta de codicia al alcornoque.
Tengo que ordenar este puñetero garaje y tirar todos los trastos a la basura. La inmundicia aprecia la ternura de los mundos que se acaban. Diógenes manchado con heces de rata, nuestra insolvencia nos ama y es el peor de los amores el que se apropia de la voluntad.

5 comentarios:

  1. cultivo la distancia, también con insolvencia y con un embrujo lisérgico que codicio en tus noches de intemperie, cuando ya no hay que pagar los recibos de la luz y no tenemos buzón en la puerta, tu insolvencia, es la electricidad del vino, el pretexto para el vals de los desarrapados, poseidos de gozo y de luna, ¿cómo no amar lo que se marcha hacia quién sabe qué PI con las maletas planchadas en la basura? y adentro sólo pájaros y místicas

    eché de menos tu piel, entraba frío ésta noche por la ventana y mis mantas se había caido cuando soñé con diógenes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo la curtida piel del frio... Amor de vagabundos en un basurero y amantes que se pelean por sus desperdicios. Animales entre la suciedad, ¿qué más se puede pedir?
      Sugerentes sueños, no imagino a diógenes con tales propósitos a menos que lo engañes con un sucedáneo de detrito, y ya en tus brazos no sabrá por cuál contenedor retractarse.

      Eliminar
    2. Cuán diferentes somos... Yo hablo de holgazanes y perezosos, y tú del romanticismo de los mendigos. Y a través de tus ojos, quizás, mi vaga visión ame la indigencia.

      Eliminar
  2. esa escarcha artificial que confina amaneceres en cuadriláteros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sugerente crítica en una hermosa frase!!! El poeta es escarcha artificial que necesita golpearse contra los amaneceres, y qué amanecer ha querido, alguna vez, ser víctima de ese engaño o ese escarnio.

      Eliminar