Archivos del blog

ÓNICE (Tu edad y mi vida)


Ó N I C E





Mujer

Mucho más allá del bien y el mal
te haces tierra.
ser humano
que nos hace comprender
el bien y el mal de nosotros mismos.
Palabra
en la voz de los que viven,
templo en la voz de los que mueren,
mucho más
que la existencia
ama.
Sueño
en la voz de los que sueñan, mucho más;
reencarnación en la voz de los que sienten
aunque no lo sepan.
Mucho más
que el olvido de los que escriben para vivir,
mucho más que los que mueren
para ser libres;
así tú, la gloria
de tu vientre, la vida
por ti dada.

-1-

La primera poesía

La primera poesía
fue una palabra desnuda, un verso tibio
escrito en cualquier momento.
Mi poesía primera fue una flor
del principio del mundo, que se escondió
al aparecer el hombre
que la pisaba.
Pecó
y esa fue su mayor verdad
en el silencio: el pecado de comprender
Mi primera poesía
fue la esencia del mundo mismo,
el nombre.

-2-

En el silencio de la vida

Te culmino
en el silencio de la vida
y soy poeta para ti, mi silencio
en el tuyo,
unos labios se secan
nacidos de otros ojos
y de los nuestros.
Te culmino llevando mi paso en mis sandalias
de nuevo,
otra vez en la penumbra de tu mundo
salvarme.
Quiero vestirte de alcázar y vibrar,
quiero renacer.

-3-

Conocerte

Conocerte
no es sólo encender la luz de tu cuarto
y a través de la ventana mirar
si ha nacido el día, para volver
a tu trabajo.
Conocerte es luchar.
Y morir también,
pero mientras te guíe la palabra
y vivas la luz del espíritu
no habrás muerto. Conocerte es seguir
cultivando el pan de cada día
en la argamasa de ti mismo
y creer en quien te espera
y te siente.
Conocerte es amar. Que es más
que toda la vida
porque hoy empieza para ti una sensación
nueva.
Conocerte es más
que vivir, porque vivir y morir
se aprende
y con el tiempo se posee.
Pero conocerte lo es todo,
es ser tú y ser yo
a un mismo tiempo,
compartir.

-4-

Fuerte contra ti

Me siento fuerte contra todo.
Menos contra ti
que eres el principio y el fin del mundo.
Y eres la verdad
y un reino en mi mente
y en la tuya.
Fuerte contra ti
como todo lo que invades cuando susurras, pero no contra
tu silencio
ni tu destino.
Porque hoy me he levantado distinto
a como era ayer,
hoy todo es diferente
y es mío. Me puedo vencer
si pronuncio tu nombre
o tú si me reconoces
podrás hacerme débil.

-5-

Tu edad y mi vida

Tu edad
y mi vida. ¡Cuánto tiempo hace
que llueve sobre cubierta
y están secas las flores de mi jardín! Tu serenidad
enmudeció mi alma
mientras se desenvolvía airadamente
de miedo.
Abatiste mi verga más fuerte
con tu estirpe de leyenda
sobre mí.
¡Cuánto tiempo hace
que te creo! Tu edad
y mí camino.
Me vuelvo a la tierra otra vez
porque no quiero desprenderme de las cosas
que he cosechado.
¡Cuánto tiempo hace que ya no tengo
nada!

-6-

Hoy me abrasa la noche

Hoy abrasa la noche
con su soledad de hiedra. Pero me atrae
porque estoy solo
con su intimidad de hielo.
Me ciega
lentamente, mientras se levanta
con su frialdad de mármol,
esquiva.
Tiene aroma a ausencia,
casi sin quererlo.

-7-

Voy a sentirme libre

Tus pies de barro
anclados en el tiempo,
efigie de mis sentimientos primeros
y salvajes,
me hacen libre. A veces me siento
en la raza primitiva de otros cuerpos
más sublimes.
Voy a luchar por esta vida
como lo hiciste tú. Así cambiaré
como cambio por dentro
cuando estoy a tu lado.
Tus pies de barro
me hacen descubrir mi instinto
y mi fuerza. Voy a sentirme libre

-8-

A través de ti

Porque todo lo que se escribe está vivo
yo vivo y muero
a través de ti. Y callo
por mi manera de callar y de sentirte
y de morir.
Tú eres sincera
y desnuda,
eres la verdad
sin pedirme nada a cambio.
Sólo cuando te escribo
te veo más clara
y profunda.
Tus palabras son la fe de los pueblos,
la plenitud de mi vida.
Cuando callas
y de nuevo vuelves a escribir
en la espera,
acaso de esta secuencia de palabras.
Vivo y muero
a través de ti y a través de este incienso
que secunda mis venas
y me da la vida,
dulcemente.

-9-

Espigas de hielo

Espigas de hielo
dibujan colores
sobre el marfil ausente.
Pero en tierra todo es igual.
Pasiones que se rompen ante al coral del tiempo
inventando el dios de la madrugada
y la vida.
Siento porque creo
y te invento sobre el alma
como lengua
de verbo.
Como resto de una tierra
que no existe en este mundo
diluyes tu semblante
y me alientas.
Te creo.

-10-

Frente al silencio

Descubre que ya no hay vida,
que ya no te sientes ni a ti misma.
Estarás desnuda
frente al silencio, inventando el tiempo que alguien
deja en tu piel
de una forma
distinta.
Descubre que tu infancia
es como un fuego que te está moviendo
y te está gustando. Dejarás
que la voluntad del deseo pese sobre ti
y te ensalce.
Estarás desnuda
para ti misma y para todos.

-11-

Restos de un arcángel

Restos de un arcángel
o un instinto a ser hoguera recorre mis venas,
mi realidad.
Ya es tarde para saber encontrar,
para saber compartir;
un instinto a ser plata recorre mi cuerpo
y me enjuga,
me lleva.
Restos de un eco aterrador
fluyen de lo vivido.
Lo comprendo
y lo odio también.

-12-

Como un poema

En el germen de mi infancia más larga
y de mi vida más corta,
más tenue, te arrancas de mi soledad
con un poema de mil palabras
y de mil caminos. Arrebato la poesía
para ti
de su lecho de plata.
Quiero escribir.

-13-

Mi cuerpo humano

Tu trigo siega mi cuerpo humano
con las espinas primeras.
Me lleva lejos de aquí
para que me haga mayor y sienta,
y siembre
sin dejar que la mentira
sea mi manantial.
Y cuando me recoges
no dejas que pase el tiempo,
tu pecho de cristal
deja de latir
porque teme romperse. Virgen de la tierra
sin ser polvo me unes,
me defines,
si engulles mi fuerza
y la transformas en piel
muéstrame tu divinidad
para que te crea.
Quizá me haga comprender
el ruido que tantas veces
enloqueció mi estancia. Me alejó de aquí
porque de mí mismo nunca lo conseguiría, pero el silo
me hace comprender lo que queda,
lo que creo.

-14-

Te he visto crecer

Porque te he visto crecer, porque te he
visto vivir,
porque te he visto sacrificar mi vida
en pos de la libertad
que tanto ansié.
Vuelvo a tenerte,
a sentirte, a deshojar tu interior
en el mío
y ser libre por última vez.
Porque te he visto sufrir
a mi lado,
porque te he visto morir.

-15-

Un Dios en mis labios

Un Dios
en mi piel
se hace carne hoy
porque te siento,
te nombro. Un Dios en mis labios
se hace carne hoy:
te vivo.
Tal vez no entienda ciertas lagunas
que hay en mi mente,
pero a ti sí. Un Dios
por que te amo
nacerá cuando conciba
tu pensamiento.
Mi soledad se unirá a la tuya.

-16-

Las sombras que me atravesaron

Mi silencio
tu desnudez
frente a frente. Mi cuerpo
cuando entra en tu soledad se transfigura
se inmortaliza,
una sola carne
en ti
y en mi. Cesan ya
las sombras
que me atravesaron. No eran tu silencio,
era mi desnudez
vista frente a frente
como dos vidas.
Cuando te siento
y cuando me sientes,
te inmortalizas cuando hablas
más que tu y yo.

-17-

Tu silencio me obliga

Tu silencio
me hace libre
cuando te tengo y cuando
me tienes
tú a mí.
Me reconforta,
me seduce
tú me haces libre
porque te entiendo.
Tu silencio me obliga,
me ofrece
la posibilidad de morir.

-18-

En tu cuerpo

En tu cuerpo está dormida la ola de plata
de mi niñez,
en tu cuerpo
quedará para siempre
mientras sienta que estoy vivo.
Quiero vivir
porque temo que la muerte perpetúe mi infancia
sobre ella.
Tu cuerpo incorrupto,
loca sensación de vivir
en que habita
mi alma.

-19-

Tu eres Dios

Tú eres Dios
aunque no te des cuenta. Dios por esa vida,
para esas vidas. Eres Dios
aunque todavía seas un ser indefenso
encerrado en un mundo
en el que todo se compra
y se vende.
Pero eres un poco de este futuro
y de mí.
Por que crees en los demás también,
TU ERES DIOS.

-20-

Poeta en tus palabras


Estrellas de tu vida
se hacen en mi alma tus poemas
como forja de un ser divino que me anega.
Hoy volverás a vivir
encerrada en ti misma, sufre!,
para que yo también sufra y sepa
lo que es vivir por ti
y por mí.
Un ser divino se hace poeta en tus palabras
que son las mías
porque te siento, sufre
para que yo endulce lo bello
que es morir.

-21-

Del silencio naces

y te quemas
y es la soledad una enorme vertiente
que me cosecha por dentro.
El mar y tú,
la vulva, una cascada de ónice
esponja sobre su rostro
la vida.
Y te haces demasiado grande
cuando no te tengo en mis manos
ni en mi siembra
y tiemblas como una niña.
Tu vulva de nieve en mis manos,
poesía.

-22-

En ningún momento

En ningún momento te he poseído,
en ningún momento te he amado,
en ningún momento.
Pero hay algo que nos hace creer
que más allá de nuestras propias fuerzas
hay un nuevo firmamento,
una nueva razón
como tú, eclipse de luna, que me dominas
y me salvas.
En ningún momento me has llenado
de ese inmenso color de añil
que me desenclava,
en ningún momento
sabrás entender esta infancia que te derrama
y te vierte.

-23-

Me estoy haciendo mayor

Me estoy haciendo mayor
como algo que no se acaba y me termina creando
a su manera.
Para ti soy alma
y ser, pero en un momento
te consagro
por mi mente. Me estoy haciendo mayor, tú lo sabes,
porque me alimento de mí mismo,
porque el silencio
no existe.
Las redes de mi alma
no son más que la efigie de un ser desconocido
que me lleva.
Pero al que amo
Me estoy haciendo mayor.

-24-

Los seres que me aman

Quiero tocar el suelo que ando
por mí mismo, sentir el lento crujir del silencio.
Cojo tu cuerpo y siento
que es la tierra
otra forma de existir.
En mi alma guardo seres que me forjan pasados,
pasados que me forjan
orgullos, pero en mi alma
hay un lugar para ti.
Cuando la vida de otro tiempo
me devuelva
entenderé.
Como entienden los seres que me aman.

-25-

Me hice niño

A pesar de tener
la fuerza de mi silencio,
la vida, a pesar de tener éste lapicero de estaño
que me enseña a palpitar,
a pesar de sentir, hay muchas cosas
contra las que no puedo luchar. Ese otro silencio
que me domina
a pesar de tener la fuerza de mi soledad
y mi poesía
que es amor.
Me hice niño, sentí y amé,
y jugué con la vida
renaciendo. Me hice niño para luchar
por todo y por nada
a la vez,
por mi poema.
Que eres tú.

-26-

El hombre libre

El hombre libre
vale más que una vida,
un hombre que no es libre discute,
se enfada.
El hombre libre aprecia el tiempo
en que respira,
el hombre que no es libre se ahoga
y al final se rinde.
Puedo tener miedo
y llorar
y vivir, pero cuando el fulgor de mi alma
te cerque, déjate llevar
por mí porque te conoceré
del todo.
El hombre libre
vale más que una vida.
Como el sentimiento
cuando se desnuda.

-27-

Me dejo llevar

Me dejo llevar
por alguien que no busca mi mal sino mi bien,
sólo mi bien.
Alguien urde en mis entrañas
la soledad de oro
para que yo exista. Me dejo llevar
por alguien que cree
sobre toda no creencia.
Sus palabras existen conmigo,
me habita.

-28-

Puedo luchar por tu vida

Puedo luchar por la vida.
Porque ni la vida es más fuerte que yo
ni el destino. Me enseñaron a sufrir
sólo ella me enseñó a guerrear.
Puedo luchar por tu vida
si estoy a tu lado
para siempre.
Ni el silencio es más fuerte que yo
aunque me subyugue
y me esclavice, le doy mi soledad.
Ni el abismo es más fuerte que yo
siquiera,
ese abismo que dibujo en mi mente
como una oscuridad
aunque sea dulce acostarse sobre ella.
Puedo luchar por tu vida.

-29-

Ni tu Dios puede dominarme

Ni tu Dios puede dominarme
que es de piel y arena
y puede morir,
el mío es de tierra, de tierra viva
hendida por un rayo de fuego
que se hace inmenso.
Ni tu Dios puede dominarme,
sólo yo que te creo,
que te sigo
y en tu esencia desnuda
palpita.

-30-

Yo no quiero ser rico

Yo no quiero
ser rico. Quiero trabajar por la tierra
que me vio nacer,
que me educó. Quiero sembrar esta poesía
que mana de mi mente
como manan los ríos
de las altas cumbres. Y ver el paisaje
que deja el manantial
sobre la tierra. Yo no quiero ser rico,
rico hombre inmóvil
en su lecho de fina seda. Quiero
luchar
como lucharon por mí mis mayores
en un tiempo.
Hincar mis raíces
en esta tierra que me sostuvo y sudar
sobre ella
y sudar sobre mí.
Herir de alguna forma mi frente
de polvo. Caminar,
que es de alguna manera sufrir
y creer.
Yo no quiero ser rico.

-31-

Yo no sé morir

Yo no sé morir.
Morir es algo que te enseña la vida,
morir es aceptar a un ser profundo
que te habita,
yo no sé lo que es morir.
Morir es amar cuando el mundo ya se ha ido,
morir es amar
las tinieblas y los vacíos,
amarte a ti mismo.
Morir es algo tan bello como Dios.

-32-

Muy adentro de mí mismo

Muy adentro de mí mismo
sufro,
muy adentro de mí mismo vivo,
¿qué más quieres?.
Muy adentro de mí mismo
dos sensaciones
me sostienen:
una es la libertad, la otra
porque el sentimiento me lleva
a lo que tú me enseñaste,
eres tú, pero ahora
soy yo. Muy adentro de mí mismo
rezo.

-33-

La nueva vida

Para empezar una nueva vida
recogeré los silencios.
Mis silencios
porque soy poeta, nada más.
Para empezar una nueva vida
llena de poesía
y tu aliento. Arrancaré mi alma
para tenerte a mi lado, mi corazón salvaje
siempre será tuyo.
Y así
la nueva vida comienza: libertad
sobre todas las leyes
del mundo.
Mi único corazón salvaje.

-34-

La vida tiene que ser dura
conmigo

La vida tiene que ser dura
tiene que hincarme sus dientes
aunque sus dientes
sean la poesía más verdadera
que existe.
Tengo que descubrir
en el fondo su alma.
La vida tiene que ser dura
conmigo,
para amarla.

-35-

Búscate primero

Búscate primero
en el seno de los demás
como parte de la verdad que compartimos. Y serás libre
por entero,
muy dentro de ti.
Nacerá la poesía
sobre tus dedos
y parirás el poema de tu lecho femenino,
la eternidad.
Pero búscate
primero, encuentra
tu imagen de diosa que se clava a las almas,
se fija a la vida.
Tú traerás el poema
sobre tu cuerpo
escrito,
la noche en que comienza tu amor.

-36-

El ruiseñor proscrito

Me iré con el amanecer
siendo acuarela de oro
en lo alto de una cumbre. Derramando vida
y muerte seré la vida en lo alto
o lago
de fino azul. Me iré buscando el último poema
del alma gélida,
el ruiseñor proscrito
de la poesía.

-37-

Me hizo simiente el tiempo

Me hizo simiente el tiempo.
A veces mi egoísmo
se escondía en tu sombra
y se hacía fuerte. Pero sólo era eso: simiente
viva.
Culminé la tierra virgen
hasta enterrar mi alma en ella.
Y la entregué.
Entonces pude morir tranquilo,
sin miedo
morir.

-38-

Está amaneciendo

Está amaneciendo.
Por fin está amaneciendo.
Otra noche en vela
fluyendo por mi mente
como si empezara a existir.
Está amaneciendo.
Mi misma vida
deshojé esta noche
y la amé. Sus hojas eran poemas
y el silencio. Pero entre los dos
poesía solamente...
Está amaneciendo
otra vez. Noche entera,
desnuda.

-39-







Octubre 1991
 José Angel Carbajal Abal




No hay comentarios:

Publicar un comentario