En poesía, incluso con nuestras más bajas pasiones e impropios talentos, aspiramos siempre a la perfección: la vulgaridad no es herencia de las musas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas