Me observaste con ojos de desprecio, me besaste con labios de cera. La dicha, la dicha nunca está en lo que se anhela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas