Archivos del blog

Ficticios

Querida Ficticia: ¿no vale la fruta estropeada el don de la simiente aunque arraigue el gusano en su cesta? Igualmente, las fláccidas carnes del poeta nunca vuelven a su sitio, y el agua de rosa nunca regresa a la flor después de parir un tesoro.

7 comentarios:

  1. Me preocupa eso de las carnes, yo tenía esperanzas.
    Y adoré la frase del agua de rosa, tal vez ella también tenía esperanzas. :)
    Saludos.

    ¿Te puedo llamar Raúl?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro... Todo por la esperanza de la carne en otra piel...

      Eliminar
  2. Nos gusta "manufacturar" todo y después visto el producto nos quejamos de no poder convertirlo de nuevo en materia prima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez el mejor producto dependa de una manufactura imperfecta.

      Eliminar
  3. Hola Raúl, qué tal, no he entendido muy bien tu comentario, pero no importa mucho, porque siempre me alegra verte por allí y por aquí.

    Un beso y si es con censura mucho mejor, eso quiere decir que es 4 x :-) (por lo menos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era con segundas, era sólo el final que me sugerían los versos (mejor que la desmemoria de un hermoso poema).

      Eliminar
  4. No presuponía que fuera con segundas, no, pero gracias por decirme el significado.

    Bona nit

    ResponderEliminar