Archivos del blog

En un adarme de cielo

La hermosa y soez erudición caga con las puertas abiertas y los pies descalzos en  una romana. Ellos no entienden de inspiración pero saben en qué nalgas meter la  polla dura de los domingos. Así que los verdaderos poetas, el verdadero club de los poetas ebrios, está en los aseos de una fábrica,  en las letrinas de almacén o en los retretes de una taberna. No lo dudes, están tocados por el verbo y el verbo los ama. El que menudea con las letras no es más que ese absurdo biógrafo del tálamo, comparado con los verdaderos y divinos folladores.

7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡En el mismo lado en el que las musas se acuestan!

      Eliminar
    2. ¡Has sido bendecido con el verbo de la letrinas!

      Eliminar
    3. ¡Otros son los que manejan el hisopo!

      Eliminar
    4. La poesía inadecuada se hace en sitios inadecuados...

      Eliminar
    5. E imagino que por personas inadecuadas.

      Eliminar
    6. Exacto, en cualquier antro donde las damas quieran estar sin ser vistas.

      Eliminar