Archivos del blog

En algún momento dejarán de importar las palabras,  el mal o el bien, sólo el silencio y la lluvia resbalando por los cristales.

9 comentarios:

  1. Y las gotas empujándose unas a otras.

    ResponderEliminar
  2. En ese instante, dejaremos de ver la lluvia resbalando por los cristales, es más, en ese instante aun estando empleados por ella ni nos daremos cuenta porque ya no estamos allí.

    ResponderEliminar
  3. ¡empapados! jajaja no empleados ; ) jo! y yo que te escribí toda seria y profunda para estooooo!! jaja

    ResponderEliminar
  4. Chapotear charcos es más divertido, cuando de lluvia se trate.

    ResponderEliminar
  5. juicios y sequías, traslados, sentimientos y genitales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Momentos geniales, tal vez genitales. Instantes sumidos y consumados.

      Eliminar