Archivos del blog

Mientras tanto

Y ahora voy a abrirme de piernas como siempre, como todos los martes, para ti Teté, para que me hurgues, para que me horades, para que me rompas con tus manos sucias hasta que caigas medio muerto sobre mí como un saco de mierda...

Billy


Ya intuía yo que detrás de las cucarachas y las conservas había un gran amor, de esos de hostiazo y humo de colilla, y, engáñame otra vez y te mato y me ensaño con tus tripas. Entre Teté y un soplamocos, me decanto por Teté, aunque sus pedos de membrillo no los aguante ni la tendera. Además, ¿cómo sabes si es amor? El verdadero amor desgarra, horada, hurga y no huele a leche de crío lava-vaginas ni a suspiro de bicicleta enamorada.
Te has superado, Billy. Tengo que decirte que es uno de los poemas más hermosos que he leído porque alberga la esperanza del mar.

6 comentarios:

  1. No siempre el amor es correspondido y para lo que a TT parece divertir a ella le duele en su humedad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. No creo que nadie se parta la cara por un TT (yo no me la parto por una ETT), pero me parece que los amores canallas son mejores que los amores telarañas. En el fondo sólo necesitamos un mar o una lágrima para saciarnos.

      Eliminar
    2. No creo que el problema sea el aburrimiento, el hastío o la carcoma del tiempo!!! Lo dije en ese sentido, pero el que insinúas (el amor trama, hilo y urdimbre de araña) tampoco es desacertado.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. y nosotros somos partícipes de ese afecto!!!

      Eliminar