Archivos del blog

Algo que provoca urticaria en el digno rascarse. Mi único ojo en somnolencia, con su débil párpado impidiendo la mirada y su ceja taciturna como un cuero arrugado.
Unos poetas adulan las huellas de los pies y otros prefieren el mecenazgo de los tacones. Unos divisan el cambio tras la lluvia y a otros el cielo les cruje en sus madrigueras.
Detrás de cualquier edad hay otra edad, no lo suficientemente narcótica como para una regresión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario